jueves, 4 de septiembre de 2008

Creación y Evolución

La evolución es el punto de vista predominante sobre el origen de la vida y el universo expuesto por la comunidad científica y educativa del mundo contemporáneo. Los que creemos en la Biblia debemos considerar estas cuatro observaciones en cuanto a la evolución.


1). La evolución es el esfuerzo naturalista por explicar el origen y desarrollo del universo. Este punto de vista empieza con la suposición que no existe un creador personal y divino que hizo y formo el mundo; más bien, todo comenzó a existir por una serie de sucesos casuales que ocurrieron durante miles de millones de años. Los que defienden esta postura afirman tener información científica que apoya esta hipótesis.


2) La enseñanza de la evolución no es verdaderamente científica. Según el método científico, deben basarse todas las conclusiones en la prueba irrefutable deducida de experimentos que puedan reproducirse en cualquier laboratorio. Sin embargo no se han ideado ni pueden idearse un experimento que pruebe y verifique las teorías en cuanto al origen de la materia a partir de una supuesta explosión gigantesca o en cuanto al gradual desarrollo de los seres vivientes de las formas más simples, hasta las más complejas.


Por consiguiente, la evolución es una hipótesis sin “prueba” científica y debe aceptarse por “fé” en las teorías humanas. La fé del pueblo de Dios por el contrario, esta en el señor y su revelación inspirada, que afirma que El es quien hizo todas las cosas de la nada. Hebreos 11.3


3). Es innegable que ocurren cambios y desarrollos dentro de las diversas especies de seres vivientes. Por ejemplo, se están extinguiendo algunas variedades de especies; por otra parte, a veces se ven nuevas razas que se forman dentro de las especies. Pero no hay prueba alguna, ni siquiera un registro geológico, que respalde la teoría de que alguna vez alguna “especie” de ser viviente evolucionara de otra “especie”. Mas bien la prueba existente apunta a la afirmación bíblica que Dios creo cada ser viviente según su “especie” Génesis 1.21, 24-25.


4). Los que creemos en la Biblia también debemos rechazar la teoría llamada, evolución teísta. Esta teoría adopta la mayor parte de las conclusiones de la evolución naturalista únicamente añadiendo que Dios empezó todo el proceso evolutivo.


Semejante teoría niega la revelación bíblica que le atribuye a Dios una función activa en todos los aspectos de la creación. Por ejemplo, el verbo principal en Génesis 1 tiene a Dios como sujeto, salvo Génesis 1.12 (en que se cumple la orden dada de Dios en el verso 11) y la frase reinterativa “fue la tarde y la mañana” Dios no es pasivo supervisor de un proceso evolutivo; mas bien, es el activo creador de todas las cosas (Colosenses 1.16)


Donald C. Stamps


Como parte de este articulo, quiero compartir el siguiente video, la banda se llama The lads son de Nueva zelanda y la cancion se llama "creador del Universo"


0 comentarios:

Publicar un comentario