lunes, 23 de noviembre de 2009

La Explosión Cámbrica, resuelta: Elemental, mi querido Darwin


28 octubre 2009 — Dos recientes artículos anunciaban soluciones al problema de prueba que más preocupaba a Darwin —la repentina aparición de animales complejos en la base del registro fósil del Cámbrico. Las dos soluciones involucran elementos químicos. La única diferencia reside en el elemento que se emplea.
El Anomalocaris, descubierto en el Esquisto Burgess, en las Montañas Rocosas, es uno de los seres que aparece en la Explosión Cámbrica. Según una «novedosa» teoría, aparecieron ¡gracias al incremento en la concentración de calcio en los mares primitivos! Otra teoría afirma que fue la mucha mayor disponibilidad de oxígeno. Así se obvia frívolamente la cuestión capital del origen de toda la información genética para el plan corporal y órganos y funciones de toda la diversidad de vida compleja que aparece en estos estratos.
Imagen: Arthur Weasley

Science Daily anunciaba una «Novedosa teoría de la evolución para la Explosión de la Vida». El artículo reconocía que «La Explosión Cámbrica se considera ampliamente como uno de los episodios más relevantes en la historia de la vida en la Tierra, cuando la inmensa mayoría de los tipos de animales aparecen por primera vez en el registro fósil». El artículo también reconocía que constituía un cierto problema: «Sin embargo, las causas de su origen han sido tema de debate durante décadas, y la cuestión de lo que disparó que los microorganismos unicelulares se reuniesen y organizasen para formar organismos multicelulares ha permanecido sin respuestas hasta ahora». Excitados y sentados al borde mismo de nuestros sillones después de haber leído hasta aquí, vamos siguiendo atentamente el artículo buscando la solución. Un equipo internacional exploró esta cuestión. Es el calcio, dicen con la mayor desenvoltura:

Los investigadores han conseguido demostrar que el masivo y repentino incremento en la concentración del calcio del agua marina del Cámbrico —que se cree que fue resultado de la actividad volcánica en las dorsales oceánicas— no sólo inició la acumulación de las conchas calcificadas, sino que fue imprescindible para la agregación y estabilización de estructuras de esponjas multicelulares. Esto, por otra parte, permite formular una novedosa teoría en la que el incremento geológicamente inducido del calcio marino podría ser la clave para comprender la Explosión de la Vida en el Cámbrico.

Este artículo es el primer trabajo de investigación en el que estudios de espectroscopía de fuerza de molécula única han proporcionado respuestas llenas de sentido a una cuestión tan profunda de la biología evolutiva como el origen de los animales multicelulares, y pudieran representar un hito para ambas disciplinas y un ejemplo de cómo el enfoque multidisciplinar y la colaboración son componentes esenciales de la excelente ciencia contemporánea.

Por otra parte, PhysOrg pensaba en otro elemento para explicar los «grandes saltos de crecimiento» en la historia evolutiva de la vida. Tenían dos de estos saltos en mente: el origen de las eucariotas, y la explosión Cámbrica. «Los científicos dicen que el principal impulsor de cada paso de crecimiento fue un incremento masivo en el suministro de oxígeno, que es necesario para convertir el alimento a la energía adicional necesaria para las formas de vida más complejas y de mayor tamaño». Pero si damos alimento a un atleta, ¿acaso aumenta su complejidad? ¿Cómo resuelve esto el problema? El artículo presentaba las opiniones de David Johnston de Harvard. Ciertamente, él cree que el tamaño importa, y escribió un libro llamado Why Size Matters [Por qué importa el tamaño]. «Es el determinante supremo y universal de lo que cualquier organismo puede ser y puede hacer». Una vez más, no queda claro por qué el tamaño por sí mismo habría de crear complejidad.

Entonces, si las primeras eucariotas comenzaron a bombear oxígeno a la atmósfera hace 2,35 mil millones de años, ¿por qué se necesitó tanto tiempo para el salto de crecimiento del Cámbrico? «Alimentadas por más oxígeno, las eucariotas hicieron otro salto enormemente significativo: Comenzaron a combinarse formando organismos de mayor tamaño que contenían múltiples células, órganos y tejidos.» Esta idea debería ser susceptible de prueba. Se debería examinar a personas en tiendas de oxígeno para ver si emergen nuevas células, órganos y tejidos.

Johnston también pasa por alto el origen de las instrucciones genéticas para construir nuevos órganos, tejidos y planes corporales. ¿Podría ser algo tan simple como «sencillamente añadir oxígeno»?

Al principio, estos antiguos animales tenían cuerpos blandos, como los modernos cefalópodos. Pero hace alrededor de 542 millones de años, algunos animales desarrollaron conchas y esqueletos y adquirieron mayor tamaño.

Ésta fue la famosa «Explosión Cámbrica» de las formas complejas de vida, que llevó a las actuales especies, las mayores de ellas otro millón de veces más grandes que sus antecesores unicelulares.

Los peces, reptiles, aves, anfibios, plantas, mamíferos y seres humanos estaban finalmente de camino, y el ser vivo más grande de la tierra, el árbol sequoia, es 10 billones de veces más grande que el primer diminuto microbio en el mar.

Nuestra cuestión acerca de por qué con tanto oxígeno los animales esperaron casi 2 mil millones de años para estallar repentinamente con 20 a 40 nuevos planes corporales complejos en un instante geológico, sin antecesores, aparentemente no se incluye en esta edición de la narrativa.

Si ellos creen que con esto se resuelve el problema del origen de la información genética para la construcción de nuevos planes corporales complejos, es algo novedoso, pero es una novedad dentro del campo de la ciencia ficción. Hablando claro, ¿dónde se ha visto tanta verborrea vacía presentada como una respuesta? El lector que haya visto el documental Darwin’s Dilemma (en inglés) comprenderá la magnitud del problema (por otra parte, invitamos al lector a seguir los artículos en este blog bajo las etiquetas Explosión Cámbrica y Big Bang biológico). En un momento memorable del documental acabado de mencionar, Richard Sternberg, acababa de considerar la complejidad del desarrollo de un plan corporal con sus nuevos genes, proteínas, tipos celulares, tejidos y órganos. «Esto es de una complejidad superior en muchos órdenes de magnitud que cualquier cosa que podamos haber concebido nunca», dijo, señalando atrás encima del hombro. «La idea de “imposible por azar” ya queda rebasada muy atrás.» Pero a semejanza de un actor con un papel doble de payaso y mago circense, Johnston hace que el elefante en la estancia desaparezca por pura magia. Las eucariotas desarrollaron [una palabra que esconde un milagro] esqueletos y planes corporales. Esto llevó [otra palabra que esconde un milagro] a los complejos animales del Cámbrico. A partir de esto, finalmente se pusieron de camino a su aparición los seres humanos [una frase que esconde otro milagro]. Y mientras el lector no lo estaba pensando con atención, este juego de manos produjo un zoológico en la arena del circo. Los espectadores lo contemplan maravillados. Y la pócima mágica para este prodigio fue ... ¡el oxígeno!

El otro equipo abuchea desde las gradas. ¡No, no!, gritan. ¡Fue el calcio! Bajan a la arena discuten con el director de escena. Después de una animada discusión, llegan a un acuerdo. Combinan el calcio con el oxígeno y consiguen CaO2. Todos se sienten felices hasta que se dan cuenta de que el peróxido cálcico se usa para esterilizar el agua.

Este circo evolucionista puede parecer divertido, pero puede distraer al público apartándolo de la realidad. Y, desde luego, este circo no es El Mayor Espectáculo del Mundo.


Fuente: Creation·Evolution Headlines - Cambrian Explosion Solved: Elementary, My Dear Darwin 28/10/2009
Redacción: David Coppedge © 2009 Creation Safaris - www.creationsafaris.com
Traducción y adaptación: Santiago Escuain — © SEDIN 2009 - www.sedin.org

0 comentarios:

Publicar un comentario