martes, 10 de noviembre de 2009

Los Fundamentos del Diseño Inteligente

Los Fundamentos del Diseño Inteligente


El diseño inteligente se aferra a tres principios fundamentales los cuales son:


1) La Complejidad especificada esta bien definida y es empíricamente detectable.

2) Las causas naturales no dirigidas son incapaces de explicar la complejidad especificada.

3) La inteligencia es la que mejor explica la complejidad especificada.


Complejidad especificada esta bien definida y es empíricamente detectable


Es irrefutable la complejidad de la vida en la naturaleza, y aun mas la complejidad de cada ser viviente por separado de las millones de especies que existen.


La complejidad que vemos en la vida en todo el planeta, nos asegura que no estamos hablando de algo simple que puede ser explicado por el azar, teorías naturalistas u otro medio de explicación. La vida y todas sus formas son tan complicadas que no podemos darnos el lujo de menospreciarla, creyendo que con un simple proceso que no esta probado, podemos explicar las distintas manifestaciones de vida; empezando por la botánica y terminando por la zoología. Empezando por las complejas formas vegetales, hasta el ser humano; todo esto es sumamente complejo, por lo que no se puede refutar la complejidad de la vida.


La especificación bien definida asegura que la complejidad de la vida, exhiba el tipo de patrón del cual podamos inferir inteligencia. Por ejemplo la precisión con la cual vemos en los seres vivos en toda su estructura, la colocación de órganos, membranas, etc. Que les permiten obtener una estructura funcional que a su vez les permite vivir. Siguiendo con el ejemplo, un ser humano sin riñones, pulmones, o corazón, u otro órgano; le es imposible vivir, así como pasaría con algún otro ser vivo, si careciera de una estructura funcional. Esta estructura necesariamente debe ser precisa, por lo tanto es especificada, y en consecuencia acción inteligente. La filosofía naturalista postula a la selección natural, (evolución) como quien sustituye a esta inteligencia; sin embargo un proceso ciego, carente de propósito, de pensamiento, etc. por definición no puede actuar inteligentemente; entonces la especificación que deducimos en la naturaleza no puede ser obra de la selección natural, es demasiado improbable creer en tal postulado.


Es empíricamente detectable Tendríamos que ser ciegos, sordos, mudos, etc. etc. Para no detectar complejidad y especificación, en toda la naturaleza; salta a la vista la evidencia, y si queremos usar cualquier experimento para evidenciarlo, podemos hacerlo y detectar la complejidad y precisión (especificación) que rodean todo el entorno propio e inherente a la vida; aunque únicamente con observar nuestro entorno es suficiente.


Las causas naturales no dirigidas son incapaces de explicar la complejidad especificada



Un proceso como contingencia o casualidad no dirigida necesariamente tiene que ser ciego, carente de propósito, lo cual es azar. El azar puede general complejidad no especificada, o especificación no compleja; pero no complejidad especificada; ejemplo un digitador en un teclado, puede digitar al azar aleatoriamente una sucesión larga de letras, y así generar información compleja, pero eso no la hace especificada. Por otro lado el mismo digitador puede digitar aleatoriamente una sucesión corta y producir una frase; sin embargo esta seria no compleja pero si especificada. Un ejemplo de causalidad ciega, carente de propósito, produciendo complejidad especificada es que por azar, un digitador digitara una sucesión y produjera un soneto de Shakespeare, lo cual suena absurdo y si le otorgamos un nivel de probabilidad, estaríamos hablando de una probabilidad prácticamente inexistente, por lo tanto; sí eso ocurrió en el universo siendo una causa natural no dirigida la que provoco todo; y en el caso preciso de nuestro planeta para que ahora veamos todo las formas de vida que nos rodea y miremos que no hay explicación; no es razonablemente atribuirlo al azar, si la probabilidad que se necesita es prácticamente inexistente.


La inteligencia es la que mejor explica la complejidad especificada



Para explicar este punto utilizare la alegoría del teólogo ingles William Paley


"Si encontramos un reloj de bolsillo en un campo, escribió Paley en 1802, inmediatamente podemos inferir que fue producido no por procesos naturales actuando ciegamente sino por un intelecto humano diseñador."


En el mundo nos vamos a encontrar que toda la vida esta distribuida en una manera que solamente una súper inteligencia pudo haber creado todas las formas de vida, tan bien definidas y con un exquisito toque que hace que las maravillas de la naturaleza sean únicas y que no procedan de la no inteligencia. Pretender que un proceso no inteligente creo todo lo que existe, es como pensar que después que un tornado levante cientos de toneladas de chatarra en el aire, luego esta chatarra sean ensamblada en un boeing 747 luego el tornado lo coloque en medio de una pista, y del azar tenemos una fantástica maquina voladora; lo mismo pasa con las maravillas y obras extraordinarias que vemos en la naturaleza; no hay rastros que el azar pueda crear algo así, nunca se ha experimentado, nunca se ha observado; por lo tanto el diseño inteligente se puede inferir.


©Edgar Ramírez

Maestro de Educación Cristiana

Notas: Diseño inteligente; un puente entre la ciencia y la teología.

0 comentarios:

Publicar un comentario