miércoles, 29 de septiembre de 2010

Y La ... ¿evolución? ... del habla

23 septiembre 2010 — Simplemente, el cerebro se hizo más complejo —esto es, la parte que nos ayuda a hablar. «El complejo paisaje del cerebro controla el habla», informaba PhysOrg, difundiendo resultados de investigadores alemanes que exponen que el área de Broca, involucrada en perturbaciones del habla cuando recibe daños, parece ser «un centro del lenguaje estructurado de forma mucho más compleja de lo que se creía antes». No se trata de una mera suma de dos partes; el área de Broca se contempla ahora como «un mosaico sumamente diferenciado», según el coautor de un estudio publicado en PLoS Biology.1 «Es un complejo mundo dedicado a nuestra facultad del habla».


Área de Broca. El reciente descubrimimiento de unos insospechados niveles de complejidad en sus estructuras biomoleculares lleva a descartar muchos simplistas y rancios planteamientos materialistas acerca del lenguaje que persistían inamovibles desde el siglo XIX. Ilustración: charlyzon

El párrafo final describía el impacto de estos resultados sobre más de un siglo de pensamiento:

El descubrimiento en cuestión de diversas áreas corticales diferentes en su naturaleza molecular y celular en el área de Broca del lenguaje y en áreas colindantes expone que nuestra facultad del habla está en realidad incorporada en un paisaje cerebral mucho más diferencialmente desarrollado de lo que hemos creído durante los pasados 150 años. Estos descubrimientos no son sólo importantes para la investigación sobre el lenguaje y la diagnosis y el tratamiento de las apoplejías. También alteran la base neurobiológica para las actuales discusiones acerca del desarrollo evolutivo del lenguaje, del aprendizaje del habla y de los trastornos del lenguaje.

Los autores de la comunicación original no describen cómo esta compleja región pudiera haber evolucionado. Sólo mencionaban otra comunicación que sugería de dónde pudiera haber evolucionado: «Fadiga y coautores han especulado que esta capacidad evolucionó a partir de funciones motoras y premotoras asociadas con la ejecución de acciones y con el entendimiento, como las que caracterizan al sistema de neuronas espejo». Pero su siguiente frase se ajusta más al concepto de un diseño inteligente: «Otros han propuesto que la función de esta región está asociada con un procesamiento complejo, jerárquico o hipersecuencial».

¿Acaso los monos exhiben este nivel de complejidad en sus correspondientes cerebros? Los autores observan que «la topografía y el patrón de surcos de la corteza frontal ventral difieren considerablemente entre los cerebros de los macacos y de los humanos», pero luego intentaron establecer semejanzas: «Si las capacidades asociadas con el área de Broca han evolucionado a partir de funciones premotoras, el área 6rl puede interpretarse como alguna especie de área “de transición” entre la corteza motora y el área de Broca». Pero esta sugerencia parcial necesitaba más estudio: «Futuros estudios de cartografía citoarquitectónica nos ayudarán a comprender la extensión de las áreas del lóbulo frontal inferior y su variabilidad intersujetos». Cualquier percepción evolutiva real va a necesitar mucho más trabajo ahora que ha salido a la luz la complejidad de esta región del cerebro:

Para concluir, la novedosa parcelación de la corteza frontal ventrolateral y del área de Broca proporciona una nueva base anatómica tanto para la interpretación de estudios de representaciones gráficas funcionales de las tareas del lenguaje y motoras así como para homologías entre los cerebros de los macacos y de los humanos. Por ello, esto contribuirá a la comprensión de la evolución del lenguaje. El análisis de la distribución de los receptores arroja nueva luz sobre los principios de organización de esta región. Esta dirección es un nuevo paso desde un esquema de parcelación rígida y exclusivamente citoarquitectónica introducido por Brodmann hace 100 años y hacia un modelo multimodal y funcionalmente relevante del área de Broca y de la corteza circundante.

Dado que la complejidad de sus descubrimientos trastorna todo un siglo de simplistas descripciones, parece que un «modelo multimodal y funcionalmente relevante» del área de Brica plantea unos desafíos aún más gigantescos a la mutación y a la selección natural.


1. Amuntz, Lenzen, Zilles et al, «Broca’s Region: Novel Organizational Principles and Multiple Receptor Mapping», Public Library of Science: Biology, 8(9): e1000489; doi:10.1371/journal.pbio.1000489.

De modo que estos descubrimientos, según decía el comunicado de prensa, «alteran la base neurobiológica para las actuales discusiones acerca del desarrollo evolutivo del lenguaje, del aprendizaje del habla y de los trastornos del lenguaje». ¿En qué sentido la alteran? Seamos específicos y directos. Lo que hacen es refutar y desmontar toda lejana posibilidad de ningún azar interviniendo en la estructuración de esta área tan directamente imbricada en el lenguaje, por no hablar del resto del cerebro y del organismo en todo su conjunto. Invitamos al lector a usar su área de Broca, y a hablar claro acerca del despropósito materialista de pretender un origen ciego de unas estructuras biológico-cibernéticas de una sofisticación que sólo ahora comenzamos a entrever.


Lecturas suplementarias:


Fuente: Creation·Evolution HeadlinesThe Evolution of Speech, and v.v. 23/09/2010
Redacción: David Coppedge © 2010 Creation Safaris -
www.creationsafaris.com
Traducción y adaptación: Santiago Escuain — © SEDIN 2010 -
www.sedin.org
Usado con permiso del traductor para: www.culturacristiana.org

0 comentarios:

Publicar un comentario