viernes, 15 de octubre de 2010

Mas diseño previo en el ADN señala a su diseñador supremo ¡¡¡Dios!!!

La ciencia misma actualmente esta haciendo evidente cada dia que la vida y las estructuras biológicas ... llevan inherentemente un diseño previo que obviamente señala a su diseñador él cual no puede explicarse más que por su creador supremo... solo Dios lo pudo poner allí!!!

Descubrimiento de más maravillas de la reparación del ADN

7 octubre 2010 — Uno de los descubrimientos más fascinantes desde la estructura del ADN fue desde luego el descubrimiento de multitudes de máquinas proteínicas que reparan en ADN (véase La reparación del ADN necesita trabajo en equipo, y en inglés en 04/01/2002). Las máquinas de reparación están ellas mismas especificadas en el código del ADN, pero el ADN degeneraría rápidamente y se haría inservible sin ellas. Recientemente, investigadores en la Universidad Vanderbilt descubrieron otro mecanismo de reparación «fundamentalmente nuevo», y otros científicos, en una comunicación en Nature, desvelaban más secretos de un «jugador clave» en la reparación de roturas de las dos cadenas paralelas del ADN.
Representación gráfica de la glicosilasa (alquil glicosidada) AlkD. Imagen: Medicina Molecular

Science Daily se hacía así eco del comunicado de prensa de la universidad: «Anidado dentro de su estructura helicoidal doble, el ADN contiene el proyecto químico que guía todos los procesos que tienen lugar dentro de la célula y que son esenciales para la vida. Por tanto, la reparación de daños y el mantenimiento de la integridad de su ADN es una de las principales prioridades de la célula». La fraseología es reminiscente de un negocio bien administrado. ¿Cómo puede la célula tener prioridades, integridad y mantenimiento?

Explicando que el ADN es muy reactivo, el artículo continúa con la descripción de cómo la reparación de los daños en el ADN es un proceso constante. «En un día bueno, alrededor de un millón de bases de ADN en una célula humana resultan dañadas». Esto, en un día bueno. Las toxinas, el oxígeno reactivo, la radiación e incluso la actividad química normal de la célula, pueden ocasionar toda clase de problemas. Si no se reparan, estos daños pueden ocasionar la muerte o cáncer. El mecanismo recién descubierto actúa sobre bases de ADN que sufren alquilación. Esto resulta en «lesiones» en la doble hélice que pueden afectar a la traducción o a la replicación. «Para empeorar las cosas, hay docenas de diferentes tipos de bases de ADN alquiladas, cada una de las cuáles tiene un efecto diferente sobre la replicación».

Hay diversos mecanismos conocidos que pueden tratar las lesiones explorando la cadena de ADN, a semejanza de equipos en una vagoneta de reparación de vías de ferrocarril que buscan traviesas estropeadas, que las sujetan firmemente y luego las extraen fuera y las retienen en un dispositivo especial para que otros miembros del equipo de mantenimiento puedan tomar acción, arreglarla y devolverla a su sitio. El nuevo mecanismo descubierto por el equipo de Vanderbilt funciona en bacterias. Detecta la lesión y, a diferencia de la mayoría de las glicosilasas, extrae tanto la base dañada como la base emparejada con ella. ¿Por qué? «Esto parece funcionar porque la enzima sólo opera sobre bases deformadas que han captado una carga positiva excesiva, volviendo estas bases muy inestables», explicaba el artículo. Si se deja, la base deformada se separará espontáneamente». Esta enzima alquil glicosidada especializada, designada como AlkD, puede atraer otras enzimas de reparación al sitio, y «acelera el proceso alrededor de 100 veces». La enzima «usa diversas estructuras helicoidales a modo de varillas ... para enganchar el ADN».

Lo que es más, esta enzima es «considerablemente diferente respecto a otras proteínas o enzimas conocidas que enlazan con el ADN», aunque tiene un cierto parecido con una familia de «moléculas de gran tamaño que poseen un pequeño sitio activo que desempeña una función en la regulación de la respuesta de las células a daños del ADN». El artículo no decía nada sobre ninguna evolución.

En otro frente de la reparación del ADN, la revista Nature describía hoy un «gigante proteínico» llamado BRCA2 que está críticamente involucrado en la reparación del ADN, dirigido específicamente a las peligrosas roturas de cadena doble que pueden ocasionar graves consecuencias para la salud (las roturas de cadena doble, como implica su nombre, involucran ambas cadenas de la doble hélice del ADN). La enzima BRCA2, con un tamaño de más de 400 kilodaltons (lo que equivale aproximadamente a 400.000 unidades de masa atómica) es un «jugador clave» en la reparación, decía Lee Zou [de Harvard] en la revista Nature,1et al en el mismo número que elucidaba la estructura de esta gigantesca molécula de reparación y explicaba cómo funciona.2 Como repara daños que pueden ocasionar cáncer de mama y de ovarios y la anemia de Fanconi, la BRCA2 genera mucho interés entre los investigadores médicos y sus pacientes. Zou describía e ilustraba cuatro funciones específicas de esta enzima en el proceso de trabajo en equipo de varios participantes que repara roturas de cadena doble. Además, el «código de histonas» (26/07/2006) parece desempeñar una función en la regulación de todo el equipo de reparación. Ambos artículos mencionaban la evolución sólo de pasada, sugiriendo posibles relaciones ancestrales, pero sólo de la manera más incidental y forzada. comentando acerca de un artículo de Jensen


Representación gráfica de BRCA2 procedente del Protein Data Bank mediante 1n0w. Imagen: AndrewGNF


1. Lee Zou, «DNA repair: A protein giant in its entirety», Nature 467, pp. 667, 7 de octubre de 2010, doi:10.1038/467667a.

2. Jensen, Carreira y Kowalczykowski, «Purified human BRCA2 stimulates RAD51-mediated recombination», Nature 467, pp. 678, 7 de octubre de 2010, doi:10.1038/nature09399.

La actual supervivencia del darwinismo en el ambiente de la moderna biología celular y genética molecular es un tributo a la capacidad humana de aferrarse a un dogma mucho más allá de cualquier utilidad que pueda haber tenido o que se le pueda haber atribuido. El darwinismo puede haber hecho parecer a los racistas victorianos del Imperio Británico del siglo 19 que tenían algo sustancial entre manos. Puede haber llevado a ciertos tiranos racistas totalitarios a justificar sus atrocidades con un barniz de credibilidad científica (véase Prosigue el exorcismo de los fantasmas del nazismo y La influencia deshumanizante del pensamiento moderno: Darwin, Marx y Nietzsche). Todo esto sucedía antes de 1951, año en el que se descubrió que la base de la herencia involucraba un lenguaje codificado. Poco después, Crick descubrió que un código es traducido a otro código mediante unos complejos dispositivos de lectura y traducción. Ahora, en el siglo 21, conocemos sistemas completos de máquinas moleculares destinados a preservar el código, y códigos sobre códigos para regular los códigos.

Darwin no realizaba programación informática. Los primeros principios del software estaban sólo comenzando a ser elaborados por Babbage en aquellos tiempos. Darwin no sabía nada de redes y códigos ni de roturas de cadena doble, ni de maquinarias BRCA2 listas para reparaciones de emergencia, ni de otros complejos mecanismos operando incluso en las bacterias, que a su parecer eran unos simplísimos y diminutos grumos de protoplasma, y que han resultado ser más complejos que ninguna máquina fabricada en Gran Bretaña. ¿Por qué hemos de aferrarnos a una perspectiva anticuada y decimonónica acerca de la vida que surgió de unas mentes ansiosas de excluir la causa inteligente del origen y de la naturaleza de la vida? Necesitamos una biología de la Edad de la Información, donde se conocen muy bien las causas inteligentes. La inteligencia, y exclusivamente la inteligencia, explica el origen de los códigos, de los mensajes, del software, de las rutinas de corrección de errores, de las redes y de los sistemas jerárquicos en que están estructurados todos los elementos mencionados. El darwinismo está objetivamente hundido. La orquesta darwinista sigue tocando mientras el Titanic del materialismo se hunde irremisiblemente tras su choque con la realidad. Es necesario proceder a una gran curación después de todo el estropicio histórico realizado desde las perspectivas materialistas y ateas.


CITA CITABLE

Una explicación de la persistencia del dogma darwinista en la actualidad aparece en la cita de Richard Lewontin, genetista materialista de la Universidad de Harvard, donde se declaraba francamente en los siguientes términos:

«... tenemos un compromiso previo, un compromiso con el materialismo. No se trata de que los métodos y las instituciones de la ciencia nos obliguen de alguna manera a aceptar una explicación material del mundo fenomenológico, sino al contrario, que estamos obligados por nuestra adhesión previa a las causas materiales a crear un aparato de investigación y un conjunto de conceptos que produzcan explicaciones materiales, no importa cuán contrarias sean a la intuición, no importa lo extrañas que sean para los no iniciados. Además, este materialismo es absoluto, porque no podemos permitir un Pie Divino en la puerta.»

Richard Lewontin, en
New York Review of Books
(9 de enero de 1997, p. 31).


Fuente: Creation·Evolution HeadlinesMore DNA Repair Wonders Found 7/10/2010
Redacción: David Coppedge © 2010 Creation Safaris - www.creationsafaris.com
Traducción y adaptación: Santiago Escuain — © SEDIN 2010 - www.sedin.org Usado con permiso del traductor del articulo para: www.culturacristiana.org

0 comentarios:

Publicar un comentario