domingo, 25 de septiembre de 2011

La pasmosa «belleza divina» del ensamblaje del flagelo

10 agosto 2011 — Hace varios meses publiqué un artículo (el 15 de marzo de 2011 originalmente en inglés, recién traducido al castellano aquí) en el que exploraba la pasmosa complejidad y maravillosa elegancia del ensamblaje del flagelo bacteriano.

Durante este tiempo descubrí la siguiente sensacional animación del ensamblaje del flagelo. Aunque apenas si araña la superficie de este intrincado proceso, este video dará al lector un paladeo de sencillamente cuán fantásticamente sofisticada es la biosíntesis del flagelo en realidad.


Los que no conozcan inglés pueden apreciar igualmente la estricta secuencia de montaje que se representa en esta animación, consecuencia de la expresión de una codificación que rige todo el proceso, codificación que es a su vez expresada por toda una cadena de maquinaria de transcripción y traducción de gran complejidad. La codificación subyacente programa todo el proceso de modo que se realizan las funciones de síntesis de materiales y su transporte en los ritmos y momentos justos, en las cantidades necesarias, y con funciones de regulación, verificación y control. Para la fuente del video, ir AQUÍ.



Uno de mis recursos favoritos acerca del ensamblaje celular es el libroPili and Flagella: Current Research and Future Trends, coordinado por Ken Jarrell. El capítulo más interesante del libro está escrito por Shin-Ichi Aizawa y se titula: «¿Qué es imprescindible para el ensamblaje del flagelo?»



En la página 91, Aizawa proporciona uno de los pasajes más reveladores del libro:


Por cuanto el flagelo está tan bien diseñado y hermosamente construido por una ordenada ruta de ensamblaje, incluso yo, que no soy creacionista, me siento invadido por un sentimiento de maravilla debido a su «divina» belleza (Pallen y Matzke, 2006). Sin embargo, si el flagelo ha evolucionado a partir de una forma primitiva, ¿dónde están los restos de su antecesor? ¿Por qué no encontramos ningunas formas intermedias o más simples de flagelos que las que vemos actualmente? ¿Cómo fue posible la evolución de los flagelos sin dejar rastros a lo largo de la historia? [Énfasis añadido.]

Y, con todo, unas cuantas páginas más adelante (95-96) dice así:

Todos los genes flagelares parecen haber evolucionado bajo una intensa presión selectiva para un ensamblaje eficiente. Después de todo, la primera bacteria que pueda construir su flagelo y nadar hacia el alimento transmite su ADN. Los flagelos son unas hermosas nanomáquinas movidas por fuerza motriz iónica que funcionan con un rendimiento asignado de un 100% y su ruta de ensamblaje ha sido optimizada por la evolución para minimizar el tiempo del proceso de ensamblaje. El flagelo ha adquirido su hermosura evolucionando una máquina de tal sofisticación y rendimiento.


Prácticamente todo el mundo está de acuerdo en que unas maravillas tales de ingeniería dan una abrumadora apariencia de haber sido diseñadas de manera deliberada. De hecho, la biólogo celular computacional Kathryn Appelgate (una ardiente darwinista, cuyos escritos aparecen con frecuencia en el sitio web de Biologos) escribió un ensayo el año pasado que se titulaba: «Bacterial Flagellum: Appearances Can Be Deceiving [El flagelo bacteriano: las apariencias pueden llevar a engaño]». En el mismo ella observaba:


El parecido es tan extraordinario que encontramos difícil resistir extender la analogía acerca de cómo se originó el flagelo. Sabemos que todos los motores fueraborda están diseñados por ingenieros inteligentes; las piezas están cuidadosamente manufacturadas para que funcionen en conjunto con un propósito intencionado. El flagelo bacteriano tiene también muchos componentes bien acoplados. Juntos realizan la misma tarea que el motor fueraborda —nadar. Por cuanto el flagelo no fue diseñado por ingenieros humanos, parece bien razonable inferir que fue diseñado por Otro Alguien.


Naturalmente, Applegate pasa a aseverar (de manera bien poco convincente) que el flagelo no fue en realidad diseñado de forma deliberada e inteligente. Pero se ha suscitado un interrogante legítimo acerca de cómo aparecieron estos sistemas: ¿Está realmente diseñado de manera deliberada, este sistema? ¿O es el designio sólo aparente? Bien, por cuanto todos —al menos la mayoría de nosotros— estamos de acuerdo en que el flagelo parece un sistema diseñado deliberadamente, sería imprudente excluir esta proposición a priori. Al excluir una posible respuesta, potencialmente nos limitamos a un conjunto de falsas alternativas.

Por cuanto todas las pretendidas «explicaciones» naturalistas de este sistema fracasan, y por cuanto tenemos razones positivas (esto es, nuestra experiencia uniforme y repetida de causa y efecto) para sospechar que este sistema podría ser realmente producto de una causa inteligente, parece razonable que la inferencia del diseño deliberado ha de ser considerada como un punto de vista científicamente verosímil.



El flagelo es un sistema que muchos consideran como irreduciblemente complejo —es decir, que exige un conjunto mínimo de sus componentes para retener la utilidad funcional. Por ejemplo, sin una proteína llamada FliK, se pierde completamente tanto la capacidad de conmutar y exportar filamento como de realizar el control de la longitud del codo. Asimismo, en ausencia de la proteína tapón FliD, los monómeros de flagelina se pierden de la célula.


Ya que no hay esencialmente ninguna indicación de que un sistema tan complejo y sofisticado como el ensamblaje del flagelo pudiera haber surgido mediante un mecanismo de mutaciones al azar y de selección natural no dirigida, ¿cómo podemos tener la seguridad de que realmente evolucionó de esta manera? Si el flagelo presenta unaapariencia abrumadora de haber sido diseñado por un agente inteligente, ¿no quedamos justificados en inferir diseño deliberado hasta que se ofrezca una mejor explicación alternativa (que explique mejor los datos)?


Lo cual, naturalmente, sucederá ad calendas graecas ...



Lectura recomendada:







Fuente: Evolution News – The Awe-Inspiring "Divine Beauty" of Flagellar Assembly 10/08/2011 Redacción: Jonathan M © - www.evolutionnews.org Traducción y adaptación: Santiago Escuain — © SEDIN 2011 - www.sedin.org usado con permiso para: www.culturacristiana.org

0 comentarios:

Publicar un comentario