"El sabio puede cambiar de opinión. El necio, nunca" Immanuel Kant

sábado, 29 de octubre de 2011

Lógica darwinista: Lo último sobre el ADN de los chimpancés y de los humanos



 

27 octubre 2011 — Las regiones de ADN codificantes de proteínas en chimpancés y humanos son llamativamente similares — 98% en muchas estimaciones—, y esta similitud se ha usado como prueba de que las dos especies descienden de un antecesor común. Pero los chimpancés y los humanos son muy diferentes tanto en su anatomía como en su conducta, e incluso hace treinta años algunos biólogos estaban especulando que estas diferencias pudieran deberse a regiones no codificantes de proteínas, que constituyen alrededor del 98% del ADN de los chimpancés y de los humanos. (En otras palabras, que la similitud del 98% se refiere a sólo un 2% del genoma.)
Ahora, un equipo de investigación encabezado por John F. McDonald  en el Instituto Tecnológico de Georgia ha publicado evidencias de que largos segmentos de ADN no codificante de proteínas difieren significativamente entre chimpancés y humanos, y los autores del informe (como otros antes que ellos) sugieren que estas diferencias podrían explicar algunas de las diferencias entre ambas especies.
Según Science Daily :
Investigadores en el Instituto de Tecnología de Georgia han determinado ahora que la inserción y deleción de grandes tramos de ADN cerca de genes son sumamente variables entre humanos y chimpancés y pueden ser la explicación de diferencias fundamentales entre las dos especies.

Estos descubrimientos añaden a las crecientes pruebas de que las regiones no codificantes de proteínas que algunos darwinistas han designado como «ADN basura» no son basura después de todo . Pero dichos descubrimientos también señalan a un problema mucho más grave con el razonamiento darwinista.

Si las llamativas semejanzas en el ADN codificante de proteínas apuntan a una descendencia común de chimpancés y humanos, ¿por qué las desemejanzas en el ADN no codificante de proteínas, mucho más abundantes, no apuntan a sus orígenes separados?

Esto se debe a que cuestionar la tesis de una descendencia común de chimpancés y humanos es tabú .
De modo que nos encontramos con el siguiente planteamiento:
  1. El ADN (codificante de proteínas) de los chimpancés y de los humanos es similar. Por tanto, las dos especies comparten un antecesor común.
  2. El ADN (no codificante de proteínas) de los chimpancés y de los humanos NO es similar. Por tanto, las dos especies comparten un antecesor común y la desemejanza explica sus diferencias.
¿Dónde hemos encontrado antes esta forma de razonamiento? Podemos acudir a la embriología de vertebrados :
  1. Las primeras etapas de los embriones de vertebrados son similares. Por tanto, los vertebrados comparten un antecesor común.
  2. Las primeras etapas de los embriones de vertebrados NO son similares. Por tanto, los vertebrados comparten un antecesor común pero sus etapas tempranas evolucionan con facilidad.
Por lo que se ve, la «lógica» darwiniana opera así:
  1. La descendencia común es cosa cierta.
  2. X e Y son similares.
  3. X e Y NO son similares.
  4. Por tanto, la descendencia común es cosa cierta.
Este es un argumento circular clásico. Imaginemos un Uróboros , el símbolo alquímico de una serpiente que se muerde la cola (arriba). O quizá las escaleras sin fin de Penrose :

 
¿No se levanta la sensación de que la «lógica darwinista» no nos está llevando a ninguna parte?

Fuente: Evolution News  – Darwinian Logic: The Latest on Chimp and Human DNA 27/10/2011
Redacción: © Jonathan Wells - www.evolutionnews.org 
Traducción y adaptación: Santiago Escuain — © SEDIN 2011 - www.sedin.org  Usado con permiso del traductor para: www.culturacristiana.org

jueves, 27 de octubre de 2011

En Punto Muerto Intelectual


En Punto Muerto Intelectual
William Lane Craig

Passionate Conviction, pp. 2-16. Ed. Wm. L. Craig and P. Copan. Nashwille, Tenn.: Broadman and Holma, 2007. Usado con permiso. Traducido por Joel Maceiras


Hace algunos años aparecieron dos libros que provocaron un maremoto en la comunidad de educación Americana. El primero de estos, Cultural Literacy: What Every American Needs to Know [Alfabetización Cultural: Lo que Cada Americano Necesita Saber], por E.D. Hirsch, documentó el hecho de que un gran numero de estudiantes universitarios Americanos no tienen el conocimiento básico para entender la primera plana de un periódico o para actuar con responsabilidad como ciudadano. Por ejemplo,  en una reciente encuesta, un cuarto de los estudiantes pensó que Franklin D. Roosvelt fue presidente durante la guerra de Vietnam. Dos tercios no sabían cuándo ocurrió la Guerra Civil. Un tercio pensó que Colón descubrió el Nuevo Mundo en algún momento después de 1750. En una reciente encuesta en la Universidad Estatal de California, en Fullerton, más de la mitad de los estudiantes no pudieron identificar a Chaucer o Dante. El noventa por cien no supieron quien fue Alexander Hamilton, a pesar de que su foto esta en cada billete de diez dólares.

Estas estadísticas podrían se simplemente curiosas si no fuese porque son tan alarmantes. ¿Qué les ha pasado a nuestras escuelas para que estén produciendo personas tan terriblemente ignorantes? Alan Bloom, quien fue un eminente educador en la Universidad de Chicago y el autor del segundo de los libros a los que me he referido arriba, argumentaba en su The Closing of the American Mind [La Decadencia de la Cultura] que detrás del actual malestar educacional se encuentra en los estudiantes la convicción universal de que toda verdad es relativa y, por tanto, que la verdad no es algo que vale la pena perseguir. Bloom escribe,

Hay una cosa de la que un profesor puede estar absolutamente seguro: casi cualquier estudiante que entra en la universidad cree, o dice creer, que la verdad es relativa. Si esta creencia se pone a prueba, uno puede prever la reacción de los estudiantes: se quedarán perplejos. Que alguien debiera considerar esa misma afirmación como no evidente los deja asombrados, como si se estuviese cuestionando 2 + 2 = 4. Uno no piensa acerca de estas cosas . . . Que esto es una cuestión moral para los estudiantes se revela en el carácter de su respuesta cuando son retados - una combinación de incredulidad e indignación: “¿Acaso eres un absolutista?”, la única alternativa que conocen, pronunciada con el mismo tono que . . . “¿realmente crees en las brujas?”. Esta última pregunta lleva a la indignación, para alguien que cree en las brujas bien podría ser un cazador de brujas o un juez de Salem. El peligro de que ellos hayan sido enseñados a temer el absolutismo no es el error sino la intolerancia. El relativismo es necesario para la apertura; y esta es la virtud, la única virtud, la cual toda la educación primaria misma se ha dedicado a inculcar por más de cincuenta años. Apertura - y el relativismo que la hace la única postura verosímil en la presencia de los diferentes pretensiones de verdad y los diferentes estilos de vida y tipos de seres humanos - es la gran idea de nuestros tiempos . . . . El estudio de la historia y de la cultura enseña que todo el mundo estaba loco en el pasado, los hombres siempre pensaban que tenían la razón, y eso llevó a guerras, persecuciones, esclavitud, xenofobia, racismo y chovinismo. El punto no es corregir los errores y tener la razón; más preciso, es no pensar que de algún modo pudieras tener la razón. 
Ya que la verdad absoluta no existe, ya que todo es relativo, el propósito de perseguir una educación no es aprender la verdad o dominar hechos - realmente, se trata simplemente de adquirir una habilidad para que uno pueda salir y obtener riqueza, poder y fama. La verdad se ha convertido en algo irrelevante.

Ahora bien, desde luego, este tipo de actitud relativista hacia la verdad es totalmente antitética a la cosmovisión cristiana. La razón es que, como cristianos, creemos que toda verdad es verdad de Dios, que Dios nos ha revelado la verdad, tanto en su Palabra como en Aquel que dijo “Yo soy la Verdad”. El cristiano, entonces, nunca puede considerar la verdad con apatía o desdén. Al contrario, él aprecia y atesora la verdad como un reflejo de Dios mismo. Tampoco es que su compromiso a la verdad convierta al cristiano en intolerante, como los estudiantes encuestados por Bloosom erróneamente inferían. Realmente, el mismísimo concepto de tolerancia implica que uno no está de acuerdo con aquello que tolera. El cristiano está comprometido tanto con la verdad como con la tolerancia, porque cree en Aquel que no solo dijo “Yo soy la verdad” sino también “ama a tus enemigos”.

Ahora bien, al tiempo en que estos libros fueron publicados, yo estaba enseñando en el departamento de Estudios Religiosos de una universidad cristiana de Artes Liberales. Así que me empecé a preguntar: ¿Cuánto han sido los estudiantes cristianos infectados con la actitud que Bloom describe?, ¿Qué tal les iría a mis propios estudiantes en uno de los tests de E.D. Hirsh? Bien, ¿cómo lo harán?, pensé. ¿Por qué no hacerles esa prueba? Así que se la hice.

Redacté una prueba breve de conocimiento general acerca de personas famosas, lugares y cosas, y la di en dos clases de cerca de cincuenta estudiantes de segundo año de universidad. Lo que encontré fue que, aunque ellos lo hicieron mejor que la media general de estudiantes, todavía había una porción considerable de estudiantes que no podían identificar - incluso con una frase - algunos eventos y nombres importantes. Por ejemplo, el 49% no pudo identificar a Leo Tolstoy, el autor de quizá la novela más grandiosa en el mundo, Guerra y Paz. Para mi sorpresa, el 16% no sabían quién fue Winston Churchill. ¡Un estudiante pensó que fue uno de los Padres fundadores de nuestra nación! ¡Otro lo identificó como el más grande predicador de avivamientos de hace un par de siglos! El 22% no supieron qué es Afganistán, y otro 22% no pudieron identificar Nicaragua. El 20% no supieron donde está el río Amazonas. ¡Imagínalo!

Les fue incluso peor en las cuestiones sobre cosas y eventos. Me quedé asombrado de que un notable 67% no pudo identificar la Batalla de las Ardenas. Algunos la identificaron como una cuestión de dietista. El 24% no supieron qué es la Teoría Especial de la Relatividad (aunque fue simplemente identificarla - incluso con un “una teoría de Einstein” -,  y no explicarla). El 49% no pudo identificar el último desafío de Custer - fue clasificado por varios como una batalla en la Revolución Americana o como una batalla de la Guerra Civil. Y no me sorprendí de que el 73% no supieron a que se refería la expresión “Destino Manifiesto”.

Así, me quedó claro que los estudiantes cristianos no habían sido capaces de ponerse por encima de la corriente oscura en nuestro sistema educacional en los niveles de primaria y secundaria. Este nivel de ignorancia presenta una crisis real para las universidades y seminario cristianos.

Pero entonces un terrible miedo aún mayor comenzó a crecer en mi mientras contemplaba estas estadísticas al caer en la cuenta; Si los estudiantes cristianos son así de ignorantes acerca de los hechos generales de la historia y la geografía, pensé, entonces hay muchas probabilidades de que ellos, y los cristianos en general, son igualmente - o incluso aún más - ignorantes acerca de los hechos de nuestra propia herencia y doctrinas cristianas. Nuestra cultura en general se ha hundido hasta el nivel del analfabetismo bíblico y teológico. Muchas personas, sino la mayoría, no pueden incluso nombrar los cuatro evangelios - ¡en una encuesta reciente una persona los identificó como Mateo, Marcos, y Lutero! ¡En otra encuesta, Juana de Arco fue identificada por algunos como la esposa de Noe! La sospecha que se levantó en mi mente es que la iglesia evangélica está probablemente atrapada, aunque un poco más alto, en esta misma espiral de caída.

Pero si nosotros no protegemos la verdad de nuestra propia herencia y doctrina cristiana, ¿quién la aprenderá por nosotros? ¿los que no son cristianos? Eso parece poco probable. Si la iglesia no atesora su propia verdad cristiana, entonces la perderá para siempre. Así que, me pregunto, ¿qué tal les iría a los cristianos en una prueba sobre cuestiones generales de la historia y doctrina cristiana?

Bueno, ¿qué tal les iría? Te invito ahora a sacar un bolígrafo y una hoja de papel y haz la siguiente prueba por ti mismo. (Vamos, solo te llevará un minuto). Los siguientes son puntos que creo que cualquier cristiano maduro en nuestra sociedad debería ser capaz de identificar. Simplemente da alguna frase representativa que indique que sabes de qué se trata el punto.

Prueba

Agustín
Concilio de Nicea
Trinidad
Dos naturalezas unidas en una persona
Panteísmo
Tomas de Aquino
Reforma
Martín Lutero
Expiación sustitutoria
Ilustración

¿Cómo te fue en la prueba? Si eres un caso típico de las audiencias a las que les he dado esta prueba, probablemente no te ha ido muy bien. Si ese es el caso, podrías estar tentado a reaccionar a esta prueba de manera defensiva: “¿de cualquier manera, quién necesita saber todo esto? Esta basura no es importante. Lo que cuenta realmente es mi caminar con Cristo y el testimonio que doy de Él a los demás. ¿A quién le importan todas estas trivialidades?”.

Sinceramente, espero que esa no haya sido tu reacción, porque eso bloqueará tu superación personal. Este pequeño ejercicio no habrá sido de ningún beneficio para ti. No habrás aprendido nada de él.

Pero hay una segunda y más positiva reacción. Puede ser que veas, quizá por primera vez en tu vida, que aquí hay una necesidad en tu vida de que como cristiano te comprometas intelectualmente un poco más, y puede ser que hayas decidido hacer algo sobre eso. Esta es una decisión crucial. Estarás dando un paso que millones de cristianos Americanos necesitan dar.

Nadie ha expresado un reto más fuerte para que los cristianos se comprometan más intelectualmente que Charles Malik, ex-embajador Libanés en los Estados Unidos, en su discurso en la dedicación del Centro Billy Graham en Wheaton, Illinois. Malik enfatizó que como cristianos enfrentamos dos tareas en nuestro evangelismo: salvar el alma y salvar la mente; es decir, no se trata solo de convertir a la gente espiritualmente, sino también convertirlos intelectualmente. Y la iglesia se está rezagando peligrosamente con respecto a esta segunda tarea. Nuestras iglesias están llenas de gente que han nacido de nuevo espiritualmente, pero que todavía piensan como los no cristianos. Nota bien sus palabras:

Debo ser sincero contigo: el mayor peligro que enfrenta el cristianismo evangélico Americano es el peligro del anti-intelectualismo. No estamos cuidando suficientemente la mente en sus más grandes y profundas riquezas. Pero la nutrición intelectual no puede ocurrir aparte de una profunda inmersión por varios años en la historia del pensamiento y el espíritu. Las personas que tienen prisa por salir de la universidad y comenzar a ganar dinero, o servir a la iglesia, o predicar el evangelio no tienen ni idea del infinito valor de pasar años de tiempo libre en conversación con las más grandes mentes y almas del pasado, madurando, afilando y engrandeciendo sus capacidades de pensamiento. El resultado es que el ruedo de pensamiento creativo es desocupado y abdicado en favor del enemigo.2

Malik continúa diciendo:

Requerirá un espíritu totalmente diferente el vencer este gran peligro del anti-intelectualismo. Por ejemplo, digo que este espíritu diferente, en lo que concierne solamente a la filosofía - el campo más importante para el pensamiento e intelecto -, debe ver el enorme valor de pasar un año entero sin hacer otra cosa que estudiando minuciosa e intensivamente la República o el Sofista de Platón, o dos años estudiando minuciosamente la Metafísica o Etica de Aristóteles, o tres años con la Ciudad de Dios de Agustín. Pero si se empieza ahora en un programa intensivo en este y otros campos, llevará por lo menos un siglo alcanzar a los de Harvard, Tubinga y La Sorbona - y para entonces, ¿dónde estarán estas universidades?3

Lo que Malik vio claramente es la posición estratégica que ocupan las universidades al moldear el pensamiento y cultura occidental. De hecho, la única y más importante institución que está moldeando la sociedad occidental es la universidad. Es en la universidad donde son educados nuestros futuros líderes políticos, nuestros periodistas, nuestros abogados, nuestros maestros, nuestros científicos, nuestros ejecutivos de negocios, nuestros artistas. Es en la universidad el lugar donde formularán o, más probablemente, simplemente absorberán la cosmovisión que moldeará sus vidas. Y, ya que estos son los que crean opinión y los líderes que moldean nuestra cultura, la cosmovisión que ellos embeben en la universidad será la que moldee nuestra cultura.

¿Por que es esto importante? Simplemente porque el evangelio nunca es escuchado aisladamente. Siempre se escucha contra el trasfondo del ambiente cultural en el cual uno vive. Una persona criada en un ambiente cultural en el cual el cristianismo todavía es visto como una opción intelectualmente viable presentará una apertura al evangelio que una persona secularizada no presentará. ¡Para la persona secular, bien podrías decir que crees tanto en hadas o en duendes como en Jesucristo! O, para dar una ilustración más realista, es como un devoto del movimiento Hare Krishna acercándose a ti en la calle e invitándote a creer en Krishna. Una invitación así nos parece estrafalaria, rara, incluso divertida. Pero para una persona en las calles de Deli, tal invitación parecería, asumo, bastante razonable y motivo de reflexión. Me temo que los evangélicos parecen casi tan raros para las personas en las calles de Bonn, Estocolmo o Toronto como lo parecen los devotos de Krishna.

Es parte de la tarea más amplia de la erudición cristiana ayudar a crear y mantener un ambiente cultural en el que el evangelio pueda ser escuchado como una opción intelectualmente viable para los hombres y mujeres racionales. Por tanto, la iglesia tiene un papel vital en levantar eruditos cristianos que ayuden a crear espacio para las ideas cristianas en la universidad. El cristiano promedio no se da cuenta de que una guerra intelectual se está desarrollando en las universidades, en las revistas profesionales, y en las asociaciones de eruditos. El cristianismo está siendo atacado como irracional u obsoleto, y millones de estudiantes - nuestra futura generación de líderes, han absorbido ese punto de vista.

Esta es una guerra que no podemos permitirnos perder. El gran teólogo de Princeton J. Gresham Machen advirtió en las vísperas de la Controversia Fundamentalista que si la iglesia perdiese la batalla intelectual en un generación, entonces el evangelismo sería inconmensurablemente más difícil en la siguiente:
 Las falsas ideas son los obstáculos más grandes para la recepción del evangelio. Podemos predicar con todo el fervor de un reformador y aún así solamente tener éxito ganando un rezagado aquí y otro allá, si permitimos que todo el pensamiento colectivo de la nación o del mundo esté controlado por ideas que, por falta de una fuerza resistente de la lógica, impidan que el Cristianismo sea considerado como algo más que una ilusión inofensiva. Bajo tales circunstancias, lo que Dios quiere que hagamos es destruir el obstáculo desde sus raíces.4

La raíz del obstáculo se encuentra en la universidad, y es allí donde se debe atacar. Desafortunadamente, la advertencia de Manchen fueron desatendidas, y el cristianismo bíblico se retiró adentro de los armarios intelectuales del Fundamentalismo, desde los cuales solo recientemente ha empezado a volver a emerger. Aún no se ha perdido la guerra, y es una que no debemos perder: las almas de hombres y mujeres están en juego.

Así que, ¿qué es lo que los evangélicos están haciendo para ganar esta guerra? Hasta hace poco, de hecho muy poco. Malik preguntó acertadamente,
 ¿Quién de entre los evangélicos puede levantarse ante los grandes eruditos seculares, naturalistas o ateos en sus términos de erudición? ¿Quién entre los eruditos evangélicos es citado por las grandes autoridades seculares como una fuente normativa en historia, filosofía, psicología, sociología o política? ¿Tiene el pensamiento evangélico la más mínima oportunidad de convertirse en el pensamiento dominante en las grandes universidades de Europa y América que sellan nuestra civilización con su espíritu e ideas? . . . Por amor a una mayor efectividad al testificar de Jesucristo mismo, así como por amor a ellos mismos, los evangélicos no pueden permitirse el vivir en la periferia de una existencia intelectual responsable.5

Estas palabras golpean como un martillo. Verdaderamente, los evangélicos han estado viviendo en la periferia de una existencia intelectual responsable. La mayoría de los eruditos evangélicos prominentes tienden a ser el pez gordo en una pecera pequeña. Nuestra influencia se extiende poco más allá de la sub-cultura evangélica. Tendemos a publicar exclusivamente con editoriales evangélicas, y por tanto es muy probable que nuestros libros nunca sean leídos por eruditos no-evangélicos. Y, en lugar de participar en asociaciones profesionales standard, participamos en las asociaciones profesionales evangélicas. Como resultado, ponemos efectivamente nuestra luz bajo el almud y tenemos poco efecto «fermentador» para el evangelio en nuestros campos profesionales. En cambio, la corriente intelectual de la cultura en general sigue deslizándose sin obstáculos más profundamente en el secularismo.

Necesitamos desesperadamente eruditos cristianos que puedan, tal y como Malik dijo, competir con pensadores no cristianos en sus especialidades y con sus propios conceptos de erudición. Se puede hacer. Actualmente, por ejemplo, se está dando una revolución en el campo de la filosofía que, como dijo Malik, es la esfera más importante para el pensamiento e intelecto, ya que es el fundamento para todas las demás disciplinas en la universidad. Filósofos cristianos han estado saliendo del armario y defendiendo la verdad de la cosmovisión cristiana con sofisticados argumentos filosóficos en las mejores revistas seculares y asociaciones profesionales. Como resultado, el rostro de la filosofía Americana ha cambiado.

Hace cincuenta años, filósofos ampliamente reconocidos hablaban de Dios como literalmente sin sentido, simple algarabía. Pero actualmente, ningún filósofo suficientemente informado podría aceptar tal punto de vista. De hecho, hoy en día muchos de los mejores filósofos de América son abiertamente cristianos. Para darte un poco del sentir del impacto de esta revolución, déjame citar un artículo que apareció en el otoño del 2001 en la revista Philo lamentando lo que el autor llamó “la desecularización de el mundo académico que evoluciona en los departamentos de filosofía desde finales de la década de los sesenta”. El autor, un prominente filósofo ateo, escribe:

Los naturalistas miraban pasivamente mientras versiones realistas del teísmo . . . comenzaron a propagarse por la comunidad filosófica. Hasta hoy quizá un cuarto o un tercio de los profesores de filosofía son teístas, y la mayoría son cristianos ortodoxos. . . . en filosofía, casi de la noche a la mañana, se volvió “académicamente respetable” dar argumentos en favor del teísmo, haciendo de la filosofía un campo favorable para la entrada de los más inteligentes y talentosos teístas que entran en el mundo académico hoy. . . . Dios no está “muerto” en el mundo académico. Ha vuelto a la vida a finales de la década de los sesenta, y está vivo y en buen estado en su última fortaleza académica: los departamentos de filosofía.6

Este es el testimonio de un filósofo ateo destacado sobre el cambio que se ha producido delante de sus ojos en la filosofía Americana. Pienso que probablemente está exagerando cuando calcula que entre un cuarto y un tercio de los filósofos Americanos son teístas, pero lo que sus cálculos revelan es el impacto percibido de los filósofos cristianos sobre este campo. Como el ejército de Gedeón, una minoría comprometida de activistas puede tener un impacto proporcionalmente mucho mayor a su tamaño. El principal error que comete es llamar a los departamentos de filosofía la “última fortaleza” de Dios en la universidad. Al contrario, los departamentos de filosofía son una cabeza de playa desde la cual se pueden lanzar las operaciones para impactar otras disciplinas académicas en la universidad para Cristo.

El punto es que la tarea de revertir el proceso de secularización no es desesperanzada e imposible, ni tampoco hace falta tanto tiempo como uno pudiera pensar para lograr cambios significativos. Esta clase de erudición cristiana es la que representa la mejor esperanza para la transformación de la cultura que Malik y Machen imaginaron, y su verdadero impacto en la causa de Cristo solamente será sentida en la próxima generación, al filtrarse en la cultura popular.

Así que puede ser hecho, si estamos dispuestos a trabajar duro. Machen observó que en su día “muchos seminarios combatían el error atacándolo tal y como es enseñado por sus representantes populares” en lugar de confundir estudiantes “con un montón de nombres Alemanes totalmente desconocidos fuera de los muros de la universidad”. Pero, al contrario, Machen insistió, es esencial que los eruditos cristianos estén alerta sobre el poder de una idea antes de que alcance su formulación popular. El procedimiento erudito, dijo,

esta basado simplemente en la profunda creencia en la omnipresencia de las ideas. Lo que hoy es una cuestión de especulación académica, mañana empieza a mover ejércitos y a derribar imperios. En esa segunda etapa, ha ido demasiado lejos como para ser combatida. El tiempo para pararla era cuando aún era una cuestión de debate apasionado. Así que, como cristianos, deberíamos tratar de moldear el pensamiento del mundo de tal manera que haga que la aceptación del cristianismo sea algo más que un disparate lógico.7

Como Malik, Machen también creían que “el principal obstáculo para la religión cristiana hoy recae en la esfera del intelecto”,8 y esa objeción al cristianismo debe ser atacada en esa esfera. “La iglesia se está muriendo hoy por la falta de pensamiento, no por el exceso”.9

Lo que es irónico de la mentalidad que dice que nuestros seminarios deberían producir pastores, no eruditos, es que son precisamente nuestros futuros pastores, no solamente nuestros futuros eruditos, los que necesitan estar intelectualmente comprometidos y recibir este entrenamiento académico. El artículo de Machen fue originalmente un discurso titulado “La Preparación Científica de un Ministro”. Un modelo para nosotros aquí debe ser un hombre como John Wesley, un evangelista lleno del Espíritu y al mismo tiempo un erudito educado en Oxford.10 La visión de Wesley de lo que debe ser un pastor es notable: un caballero, experto en las Escrituras y versado en historia, filosofía y la ciencia de su día.

¿Cómo se comparan los pastores que se gradúan de nuestros seminarios con este modelo? El historiador eclesiástico y teólogo David Wells ha llamado a nuestra generación contemporánea de pastores “los nuevos «inutilizadores»” porque han abandonado el papel tradicional del pastor como el agente de la verdad para su congregación y lo han reemplazado con un nuevo modelo directivo sacado del mundo profesional, el cual enfatiza las habilidades de liderazgo, marketing y administración. Como resultado la iglesia ha producido una generación de cristianos para los que la teología es irrelevante y cuyas vidas fuera de la iglesia no difieren en la práctica de aquellos que son ateos. Estos nuevos pastores directivos, Well se queja, “están fallando a la iglesia e incluso incapacitándola. 

La están dejando vulnerable a todas las seducciones modernas precisamente porque no han provisto la alternativa, que es una visión de la verdad centrada en Dios y en su verdad”.11 Necesitamos recuperar el modelo tradicional que estaba ejemplificado en hombres como Wesley.

Pero, finalmente, no son solo los eruditos cristianos y los pastores los que necesitan estar intelectualmente comprometidos si la iglesia va a tener un impacto en nuestra cultura. Los cristianos laicos, igualmente, deben estar intelectualmente comprometidos. Nuestras iglesias están llenas de cristianos que están holgazaneando en un punto muerto intelectual. Como cristianos, sus mentes se están echando a perder. J. P. Moreland en su desafiante libro Love your God with All your Mind los ha llamado los “«yo» vacíos”. Un “«yo» vacío” es desmesuradamente individualista, infantil, y narcisista. Es pasivo, dependiente de los sentidos, ocupado, precipitado, incapaz de desarrollar una vida interior. En el que es quizá el pasaje más demoledor de su libro, Moreland nos pide que imaginemos una iglesia llena de tales personas. Nos pide,

¿Cuál sería el entendimiento teológico, . . . el valor evangelístico, la. . . penetración cultural de tal iglesia?... Si la vida interior realmente no importa tanto, ¿por qué pasar el tiempo . . . intentando desarrollar una . . . vida intelectual y espiritualmente madura? Si alguien es básicamente pasivo, él o ella simplemente no harán el esfuerzo de leer, sino que en cambio prefieren que los entretengan. Si una persona es dependiente de los sentidos en orientación, la música, revistas llenas de fotos, y medios de comunicación visuales en general serán más importantes que las simples palabras en una página o pensamientos abstractos. Si uno es precipitado y distraído, tendrá poca paciencia para el conocimiento teorético, y un periodo de atención demasiado corto como para permanecer con una idea mientras se desarrolla cuidadosamente. Y si alguien es demasiado individualista, infantil y narcisista, ¿qué leerá esa persona, si es que esa persona lee algo? . . . Los libros cristianos de auto-ayuda que están llenos de contenido interesado . . . lemas, moralización simplista, un montón de historias y fotos, y diagnosis inadecuada de cuestiones que no exigen nada del lector. Libros sobre celebridades cristianas . . . lo que no será leído son libros que equipan a las personas para desarrollar un entendimiento bien razonado y teológico de la religión cristiana, y para completar su papel en el más amplio reino de Dios. . . [tal] iglesia . . . será. . . impotente para permanecer frente a las fuerzas poderosas del secularismo que amenaza con enterrar las ideas cristianas bajo una capa de pluralismo desalmado y cientificismo engañoso. En tal contexto, la iglesia estará tentada a medir su éxito en gran medida en términos de números - números alcanzados por adaptación cultural a los «yo» vacío. Así, la iglesia se convertirá en la que cave su propia tumba. Sus métodos de “éxito” a corto plazo resultaran siendo lo que la marginen a largo plazo.12

Lo que hace que esta descripción sea tan demoledora es que no tenemos que imaginar tal iglesia. Mejor dicho, esta ES una descripción apropiada de muchas de las iglesias evangélicas Americanas hoy.

Algunas veces la gente trata de justificar su falta de compromiso intelectual afirmando que prefieren tener una “fe simple”. Pero aquí pienso que debemos distinguir entre una fe como la de un niño y una fe infantil. Una fe como la de un niño es una total confianza en Dios como el Padre Celestial amante de uno, y Jesus manda que tengamos tal fe. Pero una fe infantil es una fe inmadura, irreflexiva; y no se nos manda tener tal fe. Al contrario, Pablo dice “no seáis niños en la manera de pensar; más bien, sed niños en la malicia, pero en la manera de pensar sed maduros” (1 Cor. 14.20 LBA). Si una fe “simple” significa una fe irreflexiva e ignorante, entonces no deberíamos querer nada de ella. En mi propia vida puedo testificar que, después de muchos años de estudio, mi adoración a Dios es más profunda precisamente gracias a - y no a pesar de - mis estudios en filosofía y teología. En cada área que he investigado intensivamente - creación, la resurrección, omnisciencia divina, eternidad divina, aseidad divina - mi apreciación de la verdad de Dios y mi admiración de Su persona se han vuelto más profundas. Estoy emocionado por futuros estudios ya que estoy seguro de que me traerán una más profunda apreciación de la persona y obra de Dios. La fe cristiana no es una fe apática, una fe con muerte cerebral, sino una fe viva, que indaga. Tal y como lo puso Anselmo, la nuestra es una fe que busca entendimiento.

Es más, los resultados de estar en punto muerto intelectual se extienden más allá de uno mismo. Si los cristianos laicos no se comprometen intelectualmente, entonces estamos en serio peligro de perder a nuestros jóvenes. En secundaria y la universidad, los cristianos adolescentes son asaltados intelectualmente por cada forma de filosofía no-cristiana en conjunto con relativismo abrumador. Como digo en las iglesias a lo largo del país, constantemente me encuentro con padres cuyos hijos han perdido su fe porque no había nadie en la iglesia para responder a sus preguntas. De hecho, George Barna estima que el 40% de los jóvenes en nuestras iglesias, una vez que dejan el colegio, no volverán a cruzar la puerta de la iglesia otra vez.

No hay duda de que la iglesia ha perdido su oportunidad en esta área. Pero las estructuras están en su lugar en la iglesia para remediar este problema, si simplemente las usamos. Estoy hablando, desde luego, de los programas de la Escuela Dominical para adultos. ¿Por qué no empezar a usar las clases de la Escuela Dominical para ofrecer a laicos instrucción seria en temas tales como doctrina cristiana, historia de la iglesia, Griego del Nuevo Testamento, apologética, y así sucesivamente? ¡Piensa en el potencial para el cambio! ¿Por qué no?

Creo que se puede cambiar nuestra cultura. Estoy emocionado por el renacimiento de la filosofía cristiana en mi generación, la cual da un buen presagio para la siguiente. Tanto si Dios te está llamando a ser un erudito cristiano en las líneas del frente de la batalla intelectual, un pastor cristiano para servir como agente de la verdad a tu congregación, o un padre o laico cristiano que está siempre preparado para dar razón de la esperanza que hay en ti, tenemos la asombrosa oportunidad de ser agentes del cambio cultural en el nombre de Cristo. Por amor a la iglesia, por amor a ti mismo, por amor a tus hijos, ¡no malgastes esta oportunidad! Así que, si hasta ahora has estado en la costa, holgazaneando en ese punto muerto intelectual, ¡ahora es el tiempo de poner la marcha!


Respuestas a la Prueba

Padre de la Iglesia (354-430) y autor de La Ciudad de Dios. Enfatizó la gracia inmerecida de Dios.
El concilio de la iglesia que en el 325 ratificó oficialmente la doctrina de la deidad igual del Padre y el Hijo, en oposición al punto de vista que mantenía la herejía Arriana.
La doctrina que mantiene que en Dios hay tres personas y un solo ser.
La doctrina enunciada en el Concilio de Calcedonia (451) que afirma la verdadera deidad y la verdadera humanidad de Cristo.
La ideología que afirma que el mundo y Dios son idénticos
Teólogo Católico medieval (1225-1274) y autor de la Summa Theologica, cuyas ideas han sido determinantes para la teología Católico-Romana tradicional.
El origen del Protestantismo en el siglo XVI por el esfuerzo de hombres como Lutero, Calvino, y Zwinglio para reformar la doctrina y practica de la iglesia Católico-Romana. Enfatizó la justificación por gracia solamente mediante la fe y la autoridad exclusiva de la Biblia.
El monje Católico-Romano (1483-1546) que empezó la Reforma Protestante y fue el fundador del Luteranismo.
La doctrina que afirma que por Su muerte en nuestro favor y en nuestro lugar, Cristo nos reconcilió con Dios.
La revolución intelectual que tuvo lugar en Europa en los siglos XVII y XVIII contra la autoridad de la iglesia y la monarquía en el nombre de la autonomía humana. También llamada la Edad de la Razón.

Notas Bibliográficas

Alan Bloom, The Closing of the American Mind (New York: Simon & Schuster, 1987), 25-26. [En Español, Allan Bloom, La Decadencia de la Cultura (Argentina: Emecé, 1989)]
Charles Malik, "The Other Side of Evangelism," Christianity Today, November 7, 1980, 40.
Ibid.
J. Gresham Machen, "Christianity and Culture," Princeton Theological Review 11 (1913): 7.
Malik, "Other Side of Evangelism," 40.
Quentin Smith, "The Metaphilosophy of Naturalism" Philo 4/2 (2001).
Machen, "Christianity and Culture," 6.
Ibid., 10.
Ibid., 13.
John Wesley, Works 6: 217-31.
David F. Wells, No Place for Truth (Grand Rapids, Mich.: Wm. B. Eerdmans, 1993), 253.
J. P. Moreland, Love Your God with All Your Mind (Colorado Springs: Nav Press, 1997), 93-94.

Dios aún no ha Muerto



Dios aún no ha Muerto
William Lane Craig
"God Is Not Dead Yet." Christianity Today. Julio, 2008, pp. 22-27. Traducido por Joel Naranjo

Se podría pensar de la reciente avalancha de best-sellers ateos que la creencia en Dios es intelectualmente indefendible en la actualidad para las personas racionales. Pero una mirada a los libros por Richard Dawkins, Sam Harris, y Christopher Hitchens, entre otros, revela rápidamente que el llamado Nuevo Ateísmo carece de músculo intelectual. Es felizmente ignorante de la revolución que ha tenido lugar en la filosofía angloamericana. Refleja el cientificismo de una generación pasada en lugar de la escena intelectual contemporánea.

El clímax cultural de aquella generación llegó el 8 de abril de 1966, cuando la revista Time publicó una historia principal cuya cubierta era completamente negra salvo tres palabras blasonadas en brillantes letras rojas: "¿Ha muerto Dios?”. La historia describía el movimiento de la "Muerte de Dios", de moda en la teología norteamericana.

Pero para parafrasear a Mark Twain, las noticias del fallecimiento de Dios fueron prematuras. Puesto que, al mismo tiempo que los teólogos escribían el obituario de Dios, una nueva generación de jóvenes filósofos estaba redescubriendo su vitalidad.

Allá por los años cuarenta, muchos filósofos creían que el lenguage acerca Dios, dado que no es verificable por los cinco sentidos, carece de significado: es un verdadero sinsentido. Este verificacionismo finalmente colapsó, en parte, porque los filósofos comprendieron ¡que el verificacionismo mismo no puede ser verificado! El colapso del verificacionismo fue el evento filosófico más importante del siglo 20. Su caída implicó que los filósofos fueron una vez más libres de hacer frente a los problemas tradicionales de la filosofía que el verificacionismo había suprimido. Junto a este resurgimiento del interés en las preguntas filosóficas tradicionales vino algo totalmente inesperado: un renacimiento de la Filosofía Cristiana.

El punto de inflexión llegó, probablemente, en 1967, con la publicación de "Dios y Otras Mentes: Un Estudio de la Justificación Racional de Creencia en Dios" de Alvin Plantinga. Los pasos de Plantinga han sido seguidos por una multitud de filósofos cristianos, los cuales escriben en revistas académicas, participan en conferencias profesionales y publican con las mejores editoriales académicas. Como resultado, el rostro de la filosofía angloamericana se ha visto transformado. El ateísmo, si bien quizás todavía el punto de vista dominante en las universidades norteamericanas, es una filosofía en retirada.

En un reciente artículo, el filósofo de la Universidad de Western Michigan, Quentin Smith, lamenta lo que él llama "la desecularización de la academia que se ha desarrollado en los departamentos de filosofía desde finales de los años '60". Reclama de la pasividad de los naturalistas ante la ola de "teístas inteligentes y talentosos que han entrado en el mundo académico en la actualidad." Smith concluye, "Dios no esta 'muerto' en la academia; volvió a la vida a fines de los 60s y está ahora vivo y bien en su última fortaleza académica, los departamentos de filosofía".

El renacimiento de filosofía cristiana se ha visto acompañado por un resurgimiento del interés en la teología natural, aquella rama de la teología que busca demostrar la existencia de Dios aparte de la revelación divina. La meta de la teología natural es justificar una cosmovisión teísta en un sentido amplio, una que pueda ser común a cristianos, judíos, musulmanes, y deístas. Aún cuando pocos los llamarían pruebas concluyentes, todos los argumentos tradicionales para la existencia de Dios, por no mencionar otros argumentos nuevos y creativos, hallan en la actualidad defensores bien articulados.

Los Argumentos

Primero, démosle una rápida mirada a algunos de los argumentos actuales de teología natural. Los veremos de manera condensada. Esto tiene la ventaja de hacer la lógica de los argumentos muy clara. El esqueleto de los argumentos puede ser entonces rellenado de carne con una discusión más extensa. Una segunda pregunta crucial, ¿De que sirve un argumento racional en nuestra época supuestamente postmoderna?, será tratada en la próxima sección.

El Argumento Cosmológico. Versiones de este argumento son defendidas por Alexander Pruss, Timothy O'Connor, Stephen Davis, Robert Koons y Richard Swinburne, entre otros. Una formulación simple de este argumento es:

1. todo lo que existe tiene una explicación de para su existencia, sea en la necesidad de su propia naturaleza o en una causa externa.
2. si el universo tiene una explicación para su existencia, dicha explicación es Dios.
3. el universo existe.
4. por consiguiente, la explicación para la existencia del universo es Dios.

Este argumento es lógicamente válido, de modo que la única pregunta es acerca de la verdad de sus premisas. La premisa (3) es innegable para cualquier buscador sincero de la verdad, de modo que el problema se reduce a (1) y (2).

La premisa (1) parece bastante plausible. Imagine que va caminando por un bosque y descubre una esfera translúcida en el suelo. Usted encontraría bastante extraña la afirmación de que la esfera simplemente existe, inexplicablemente. Y aumentar el tamaño de la esfera, incluso hasta que llegue a ser co-extensiva con el cosmos, no ayudaría en nada para eliminar la necesidad de una explicación para su existencia.

La premisa (2) podría parecer polémica en un comienzo, pero es, de hecho, sinónima de la usual afirmación atea de que si Dios no existe, entonces no hay ninguna explicación para la existencia del universo. Además, (2) es bastante plausible por derecho propio. Esto porque una causa externa del universo debe existir más allá del espacio y el tiempo, y por consiguiente no puede ser física o material. Ahora, hay sólo dos tipos de cosas que calzan con esa descripción: Ya sea un objeto abstracto, como los números, o, de lo contrario, una mente inteligente. Pero los objetos abstractos son causalmente impotentes. Por ejemplo, el número 7 no puede causar nada. Por lo tanto, se sigue que que la explicación de la existencia del universo es una mente personal, externa y trascendente que creó el universo, que es lo que la mayoría de las personas tradicionalmente han querido decir con la palabra "Dios."

El Argumento Cosmológico Kalam. Esta versión del argumento tiene una rica herencia islámica. Stuart Hackett, David Oderberg, Mark Nowacki, y yo hemos defendido el argumento kalam. Su formulación es simple:

1. todo lo que comienza a existir tiene una causa.
2. el universo comenzó a existir.
3. por consiguiente, el universo tiene una causa.

La premisa (1) ciertamente parece más plausible que su negación. La idea que las cosas pueden nacer a la existencia sin una causa es peor que la magia. No obstante, es notable cuántos no-teístas, bajo el peso de la evidencia en favor de la premisa (2), han negado (1) en lugar aceptar la conclusión del argumento.

Tradicionalmente, los ateos han negado (2), en favor de un universo eterno. Pero hay buenas razones, filosóficas y científicas, para dudar que el universo no tenga un comienzo. Filosóficamente, la idea de un pasado infinito parece absurda. Si el universo nunca tuviera un principio, entonces el número de eventos del pasado en la historia del universo es infinito. No sólo es ésta una idea muy paradójica, si no que hace surgir un problema: ¿Cómo el evento presente podría llegar alguna vez, si un número infinito de eventos anteriores tenían que ocurrir primero?

Es más, una notable serie de descubrimientos en astronomía y astrofísica durante el último siglo han inspirado nueva vida al argumento cosmológico kalam. En la actualidad tenemos evidencia bastante poderosa de que el universo no tiene un pasado eterno, sino que tuvo un comienzo absoluto hace aproximadamente 13.7 mil millones años en un evento cataclísmico conocido como el Big Bang.

El Big Bang es tan asombroso porque representa el origen del universo a partir de literalmente nada. Esto, dado que toda la materia y energía, e incluso el espacio físico y el tiempo llegaron a ser en el Big Bang. Si bien algunos cosmólogos han intentado desarrollar teorías alternativas con el objeto de evitar este principio absoluto, ninguna de estas teorías se ha impuesto en la comunidad científica. De hecho, en 2003, los cosmólogos Arvind Borde, Alan Guth, y Alexander Vilenkin fueron capaces de demostrar que cualquier universo que este, en promedio, en un estado de expansión cósmica no puede ser eterno hacia el pasado si no que debe tener un principio absoluto. Según Vilenkin, "Los cosmólogos ya no pueden esconderse tras la posibilidad de un universo con un pasado eterno. No hay ninguna salida, tienen que enfrentar el problema de un principio cósmico". Se sigue, entonces, que debe haber una causa trascendente que produjo la existencia de universo, una causa que, como hemos visto, es plausiblemente eterna, no-espacial, inmaterial, y personal.

El Argumento de Teleológico. Los antiguos argumentos del diseño permanecen hoy tan robustos hoy como siempre, defendidos en varias formas por Robin Collins, John Leslie, Paul Davies, William Dembski, Michael Denton, y otros. Los partidarios del movimiento del Diseño Inteligente han continuado la tradición de buscar ejemplos de diseño en los sistemas biológicos. Pero la vanguardia de la discusión se enfoca en el notable y recientemente descubierto "ajuste fino" del cosmos para la vida. Este ajuste fino es de dos clases. Primero, cuando las leyes de la naturaleza se expresan como ecuaciones matemáticas, contienen ciertas constantes, tales como la constante gravitatoria. Los valores matemáticos de estas constantes no son determinados por las leyes de la naturaleza. Segundo, hay ciertas cantidades arbitrarias que son sólo parte de las condiciones iniciales del universo, por ejemplo, la cantidad de entropía presente en el universo.

Estas constantes y condiciones caen en un rango extremadamente estrecho de valores que posibilitan la vida. Si cualquiera de estas constantes o condiciones iniciales fuera alterado por menos que el ancho de un cabello, el equilibrio que hace posible la vida se destruiría, y la vida no existiría.

De acuerdo con esto, podemos argumentar:

1. El ajuste fino del universo se debe ya sea a la necesidad física, al azar o a al diseño.
2. no se debe a la necesidad física o al azar.
3. por consiguiente, se debe al diseño.

La premisa (1) simplemente las lista de opciones posibles para explicar el ajuste fino. La premisa importante es por consiguiente (2). La primera alternativa, la necesidad física, dice que las constantes y condiciones iniciales deben tener los valores que tienen. Esta alternativa tiene poco digno de consideración. Las leyes de la naturaleza son consistentes con una amplia gama de valores para las constantes y condiciones iniciales del universo. Por ejemplo, la candidata más prometedora para una teoría unificada de la física a la fecha, la teoría de las "supercuerdas" o "teoría M", permite un paisaje cósmico de alrededor de 10500 posibles universos distintos gobernados por leyes naturales, y sólo una proporción infinitesimal de éstos es capaz de sostener vida.

En cuanto al azar, los teóricos contemporáneos reconocen cada vez más que las posibilidades contra el ajuste fino son simplemente insuperables a menos que uno este preparado para abrazar la especulativa hipótesis de que nuestro universo es solo un miembro de un conjunto infinito de universos aleatoriamente ordenados (alias, el multiverso). En este conjunto de mundos, cada mundo físicamente posible existe y, obviamente, nosotros podríamos observar sólo un universo dónde las constantes y condiciones iniciales sean consistentes con nuestra existencia. Es aquí donde el debate arrecia hoy por hoy. Físicos como Roger Penrose, de la Universidad de Oxford, presentan poderosos argumentos contra cualquier apelación a un multiverso como forma de explicar el ajuste fino.

El Argumento Moral. Varios eticistas, tales como Robert Adams, William Alston, Mark Linville, Paul Copan, John Hare, Stephen Evans, y otros han defendido teorías éticas de "Mandamiento Divino["Divine command theories"], que apoyan varios argumentos morales para la existencia de Dios. Uno de dichos argumentos es el siguiente:

1. si Dios no existe, los valores y deberes morales objetivos no existen.
2. los valores y deberes morales objetivos existen.
3. por consiguiente, Dios existe.

Por valores y deberes objetivos quiero decir valores y deberes que son válidos y obligatorios independiente de la opinión humana. Muchos ateos y teístas por igual concuerdan con la premisa (1). Esto, porque dada una cosmovisión naturalista, los seres humanos no son más que animales, y un acto que nosotros consideraríamos asesinato, tortura, o violación, es natural y amoral en el reino animal. Aún más, si no hay nadie para ordenar o prohibir ciertas acciones, ¿cómo podemos nosotros estar sujetos a obligaciones o prohibiciones morales?

La premisa (2) podría parecer más disputable, pero probablemente será una sorpresa para la mayoría de los legos enterarse que (2) es ampliamente aceptada entre los filósofos. Porque cualquier argumento contra la objetividad de la moral tenderá a estar basado en premisas menos evidentes que la realidad de los valores morales mismos, tal como son aprehendidos en nuestra experiencia moral. La mayoría de los filósofos, por lo tanto, reconoce distinciones morales objetivas.

Los no teístas típicamente opondrán al argumento moral un dilema: ¿Algo es bueno porque Dios los quiere, o Dios lo quiere porque es bueno? La primera alternativa hace del bien y el mal algo arbitrario, mientras que la segunda hace al bien independiente de Dios. Afortunadamente, éste es un falso dilema. Los teístas tradicionalmente han optado por una tercera alternativa: Dios quiere algo porque Él es bueno. Es decir, lo que Platón llamó el Bien es la naturaleza moral del propio Dios. Dios es por naturaleza amoroso, benévolo, justo, y así. Él es el paradigma de la bondad. Por consiguiente, el Bien no es independiente de Dios. Es más, los mandamientos de Dios son una expresión necesaria de su naturaleza. Sus mandamientos para nosotros no son, por lo tanto, arbitrarios, sino un reflejo necesario de su carácter. Esto nos provee de un fundamento adecuado para afirmar la existencia de valores y deberes morales objetivos.

El Argumento Ontológico. El famoso argumento de Anselmo ha sido el reformulado y defendido por Alvin Plantinga, Robert Maydole, Brian Leftow, y otros. Dios, observa Anselmo, es por definición el más grande ser concebible. Si usted pudiera concebir algo más grande que Dios, entonces eso sería Dios. Así, Dios es el más grande ser concebible, un Ser Máximamente Grande. ¿Cómo sería tal ser? Debiese ser todo poderoso, lo sabría todo, sería perfectamente bueno, y existiría en todo mundo lógicamente posible. Pero entonces podemos argumentar:

1. es posible que un Ser Máximamente Grande (Dios) exista.
2. si es posible que un Ser Máximamente Grande exista, entonces un Ser Máximamente grande existe en algún mundo posible.
3. si un Ser Máximamente Grande existe en algún mundo posible, entonces existe en todos los mundos posibles.
4. si un Ser Máximamente Grande existe en todos los mundos posibles, entonces existe en el mundo real.
5. por consiguiente, un Ser Máximamente Grande existe en el mundo real.
6. por consiguiente, un Ser Máximamente Grande existe.
7. por consiguiente, Dios existe.

Ahora, puede ser una sorpresa descubrir que los pasos 2 al 7 de este argumento son relativamente poco controvertidos. La mayoría de los filósofos estaría de acuerdo que si la existencia de Dios es incluso posible, entonces Él debe existir. Así que la única pregunta es: ¿Es posible la existencia de Dios? El ateo tiene que sostener que es imposible que Dios exista. Tiene que decir que el concepto de Dios es incoherente, tal como el concepto de un soltero casado o de un círculo cuadrado. Pero el problema es que el concepto de Dios simplemente no parece ser incoherente en tal forma. La idea de un ser que es todo poderoso, que todo lo sabe, y que es perfectamente bueno existe en cada mundo posible parece perfectamente coherente. Y en tanto la existencia de Dios sea sólo posible, se sigue que Dios debe existir.

¿Por qué importa?

Por supuesto, hay réplicas y contra réplicas respecto a todos estos argumentos, y nadie imagina que se alcanzará un consenso general. De hecho, después de un período de pasividad, hay señales de que el gigante dormido del ateísmo ha despertado de su letargo dogmático y esta defendiéndose. J. Howard Sobel y Graham Oppy han escrito voluminosos libros académicos, críticos de los argumentos de teología natural, y Cambridge University Press publicó su "Companion to Atheism" el año pasado. No obstante, la misma presencia del debate en el mundo académico es en si misma señal de cuán saludable y vibrante es una cosmovisión teísta en la actualidad.

Sin embargo, aunque todo esto pueda ser así, algunos podrían pensar que el renacimiento de la teología natural en nuestro tiempo es meramente una gran cantidad de trabajo perdido. Porque ¿no vivimos en una cultura postmoderna en que el apelar a tales argumentos apologéticos ya no es efectivo? Los argumentos racionales en favor de la verdad del teísmo supuestamente ya no funcionan. Algunos cristianos aconsejan, por lo tanto, que debemos simplemente compartir nuestra narrativa e invitar a la gente a participar en ella.

Esta clase de pensamiento es culpable de un desastroso diagnóstico errado de la cultura contemporánea. La idea de que vivimos en una cultura postmoderna es un mito. De hecho, una cultura postmoderna es imposible; sería absolutamente invivible. La gente no es relativista respecto a temas de ciencia, ingeniería, y tecnología; más bien, es relativista y pluralista en materia de religión y ética. Pero, claro, eso no es postmodernismo; ¡eso es modernismo! Esto es simplemente verificacionismo de la vieja escuela, que sostenía que cualquier cosa que no se pueda probar con los cinco sentidos es cuestión de gusto personal. Vivimos en una cultura que sigue siendo profundamente modernista.

Por otra parte, ¿cómo hacer sentido de la popularidad del Nuevo Ateísmo? Dawkins y sus vástagos son indeleblemente modernistas e incluso cientificistas en su enfoque. En una lectura posmodernista de la cultura contemporánea, sus libros debieron haber caído como agua en una piedra. En cambio, la gente los consume ávidamente, convencidos de que las creencias religiosas son una tontería.

Visto bajo esa luz, ajustar nuestro evangelio a la cultura postmoderna es contraproducente. Al dejar de lado nuestras mejores armas de la lógica y la evidencia, aseguramos el triunfo de modernismo sobre nosotros. Si la iglesia adopta este curso de acción, las consecuencias para la próxima generación serán catastróficas. El Cristianismo se verá reducido a ser solo una voz más en una cacofonía de voces en competencia, cada una compartiendo su propia narrativa y ninguna encomendándose como la verdad objetiva sobre la realidad. Entretanto, el naturalismo científico continuará formando la visión de nuestra cultura acerca de cómo es realmente el mundo.

Una teología natural robusta bien puede ser necesaria para que el evangelio sea oído eficazmente en la sociedad Occidental de hoy. En general, la cultura Occidental es profundamente post cristiana. Es el fruto de la Ilustración, que introdujo en la cultura europea la levadura del secularismo, que ahora ha permeado la sociedad Occidental. Mientras que la mayoría de los pensadores originales de la Ilustración eran teístas, la mayoría de los intelectuales Occidentales hoy ya no consideran que el conocimiento teológico sea posible. Quién persiga la búsqueda de la razón firmemente finalmente será ateo o, cuando mucho, agnóstico.

Una comprensión adecuada de nuestra cultura es importante porque el evangelio nunca es oído de manera aislada. Siempre se oye en relación al trasfondo del entorno cultural actual. Alguien criado en un entorno cultural en que el cristianismo todavía es visto como una opción intelectualmente viable mostrará una apertura al evangelio. ¡Pero bien se le podría pedir al secularista que creyera en hadas o duendes como en Jesucristo!

Los cristianos que desprecian el valor de la teología natural porque "nadie viene a la fe por medio de argumentos intelectuales" son, por tanto trágicamente cortos de vista. Porque el valor de la teología natural se extiende mucho más allá de mis contactos evangelísticos inmediatos. Es la tarea más amplia de la apologética cristiana, incluyendo la teología natural, ayudar a crear y sostener un entorno cultural en que el evangelio pueda ser visto como una opción intelectualmente viable para los hombres y mujeres reflexivos. Le da a la gente el permiso intelectual para creer cuando sus corazones sean conmovidos. En tanto más nos adentremos en el siglo XXI, anticipo que la teología natural se volverá crecientemente relevante y vital como preparación para que la gente reciba el evangelio.

El hombre, su religión y Dios



PRESENTACIÓN

¿Cuál es el origen de la religión del hombre? ¿Por qué cada cultura del mundo adora a algún ser divino? Si somos el producto de un creador divino, esto explicaría este impulso universal en toda la humanidad por conocer y entender la divinidad; simplemente porque Él puso este deseo dentro de nosotros… en el alma. Si es así…. ¿Entonces cual es la religión correcta? Mientras que las religiones del hombre, son el intento del intelecto humano por entender, conocer y tener acceso a Dios o cualquiera que sea la forma suprema en la que cada cultura interprete su concepción de la divinidad.... El cristianismo es la revelación de Dios hacia el hombre, para que este lo conozca, entienda y pueda tener acceso a EL de la manera correcta. Lo concluyo con un razonamiento sencillo, una mente finita (Humana) no puede explicar lo infinito (Dios), lo infinito deber revelarse a lo finito mediante una figura que este al nivel del razonamiento de este ser finito, en este caso como el ser humano,  finito... Por evidencia razonable sabemos que esa figura reconocible y al alcance de cualquier mente, solo puede ser Jesús… y es esta y otras cuestiones abordaré en el siguiente trabajo, espero y es mi deseo, poder contribuir al pensamiento Cristiano de una manera razonable.

Edgar Ramírez
Maestro de Educación Cristiana




LAS IDEAS RELIGIOSAS
La religión es un conjunto de reglas o principios estructurados y enlazados entre sí dentro de la actividad humana, conformada por creencias y prácticas acerca de lo considerado como divino o sagrado, de tipo existencial, moral y espiritual. Se habla de “religiones” para hacer referencia a formas específicas de manifestación del fenómeno religioso, compartidas por los diferentes colectivos humanos. Hay religiones que están organizadas de formas más o menos rígidas, mientras que otras carecen de estructura formal y están integradas en las tradiciones culturales de la sociedad o etnia en la que se practican. El término hace referencia tanto a las creencias y prácticas personales como a ritos y enseñanzas colectivas.

Hay cientos de religiones en el mundo hoy, y prácticamente todas las religiones  contienen según sus sistemas religiosos la verdad (es)…. o en un sentido más estricto la verdad en cuanto a Dios. Además de esto y por lo general, casi siempre  podemos notar que todas las religiones contienen buenas enseñanzas morales.

RELIGIONES SEGÚN SU CONCEPCIÓN TEOLÓGICA

Teísmo:
Es la creencia en una o más deidades; dentro del teísmo cabe distinguir entre: Monoteístas: Aquellas religiones que afirman la existencia de un solo Dios, que a menudo es creador del universo.

Las religiones monoteístas más numerosas son el Cristianismo y el Islam. Otras más minoritarias son el Judaísmo, Zoroastrismo o la fe Bahai.

Politeístas: Creen en la existencia de diversos dioses organizados en una jerarquía o panteón, como ocurre en el Hinduismo, el Shinto japonés, o las antiguas religiones de la humanidad como la griega, la romana o la egipcia.

También cabe incluir aquí la mayoría de corrientes del neopaganismo moderno o movimientos espirituales modernos inspirados en diversas formas de religiosidad.

Henoteístas: Max Muller acuñó éste término en el siglo XIX para referirse a la creencia en un sólo Dios en la que se admiten otras deidades, como sucedía en la antigua religión egipcia especialmente con Akenatón. Aunque ya en la época de Muller resultó un término problemático y quedó con el tiempo incluido dentro de politeísmo, panteísmo, etc. dependiendo del caso histórico. Actualmente, algunas sectas y cultos neopaganos han resucitado el término.

Básicamente el  henoteísmo es la creencia religiosa según la cual se reconoce la existencia de varios dioses, pero sólo uno de ellos es suficientemente digno de adoración por parte del fiel.

Dualistas: aquellas religiones que suponen la existencia de dos principios o divinidades opuestos y enfrentados entre sí, aunque sólo uno de ellos suele ser merecedor de veneración por sus fieles mientras que el otro es considerado demoníaco o destructivo. Cabe incluir en esta categoría el Maniqueísmo y el Catarismo.

No teístas
Hay religiones como el Budismo y el Taoísmo, que desdeñan o rechazan la existencia de dioses absolutos o creadores universales, o bien les otorgan funciones menores o muy específicas. En ocasiones, estas deidades son vistas como recursos metafóricos utilizados para referirse a fenómenos naturales o a estados de la mente.
Panteísmo
Es la creencia de que el universo, la naturaleza y Dios son equivalentes.

OTROS MÉTODOS DE CLASIFICAR LAS RELIGIONES: REVELACIÓN Y ORIGEN

Además de tener un enfoque teológico como principio de las religiones, también podemos ordenar las creencias de acuerdo a su revelación, por ejemplo:

Las religiones reveladas se fundamentan en una verdad revelada de carácter sobrenatural desde una deidad o ámbito trascendente y que indica a menudo cuáles son los dogmas en los que e debe creer y las normas y ritos que se deben seguir.

Las religiones no reveladas no definen su origen según un mensaje dado por deidades o mensajeros de ellas, aunque pueden contener sistemas elaborados de organización de deidades reconociendo la existencia de estas deidades y espíritus en las manifestaciones de la naturaleza.

El estudio comparado de las religiones y en la sociología de la religión,  determinadas religiones se derivan de un tronco espiritual y cultural común, siendo estas una familia de religiones. Entre las más notables en el mundo tenemos las siguientes:

Familia de religiones abrahámicas o semíticas, religiones dhármicas o índicas, religiones iranias, religiones neopaganas, religiones tradicionales africanas, familia de religiones tradicionales nativo americanas.

Además existen nuevos movimientos religiosos o sectas de reciente creación tienen un estatus complejo ya que no son reconocidas como religiones de manera universal. Según la antropología y la sociología, una secta o nuevo movimiento religioso es un grupo de personas con afinidades comunes: culturales, religiosas, políticas, esotéricas, etc. Habitualmente es un término peyorativo, frente al cual ha surgido el eufemismo “nuevos movimientos religiosos”.

ANÁLISIS COMPARATIVO DE 5 DE LAS RELIGIONES MÁS GRANDES DEL MUNDO

Al examinar las enseñanzas religiosas, es importante examinar las creencias fundamentales de cada religión y compararlas unas con otras. Cuando esto se hace, es aparente que las enseñanzas religiosas fundamentales se contradicen entre sí, por ejemplo El Judaísmo dice que el Mesías está viniendo, y el Cristianismo dice que él ya ha venido, y el Islam dice que Mahoma proveyó toda la información necesaria para la vida religiosa, de esta misma forma encontraremos distintas contradicciones entre todas las formas de religión.

Obviamente, estas afirmaciones no pueden ser simultáneamente verdaderas, puesto que se contradicen unas a otras. Lógicamente, debemos rechazar la idea de que todas las religiones conducen a Dios partiendo de este razonamiento. Los ateos dirían que ninguna religión conduce a Dios, puesto que Él no existe… Pero nosotros asumimos como explicación al sentimiento religioso que: Dios si existe, y como creador divino puso el mismo el deseo de conocerlo y entenderlo dentro de nosotros en el alma y por esa razón el impulso religioso universal en toda la humanidad… ¿Entonces cual es la religión correcta? No se pueden contradecir y pretender que todas son correctas, y si hay una forma religiosa de llegar a Dios, ¿Cuál es el camino correcto que nos lleva a conocerlo y entenderlo?

No puedo brindar un cuadro comparativo estrictamente profundo de todas las religiones del mundo, puesto que es una tarea sumamente titánica, sin embargo para fines del trabajo que nos ocupa y para considerar diferencias, analizaremos cinco de las principales religiones en el mundo y compararemos en una síntesis sus doctrinas más importantes, para efectos de tener una idea clara de la diferencia de las ideas religiosas; en las ideas que se puede converger y las que riñen. Más adelante examinaremos a profundidad la diferencia entre el cristianismo y las demás religiones y como razonablemente podemos inferir que el cristianismo es el verdadero camino que nos lleva a Dios.

JUDAÍSMO

En el judaísmo contemporáneo a menudo se habla de cuatro pilares fundamentales de la fe judía, cada uno que interactúan como una fuerza importante en el marco de la alianza: (1) La Torá, siempre una ley de vida; como la Torá escrita se entiende a la luz de la Torá oral, (2 ) Dios, una unidad (uno), espiritual (no un cuerpo), y eterno, (3) La gente (Judíos israelitas), llamado a ser por Dios como miembros de una familia, una personalidad corporativa, una comunidad de fe, y (4) La tierra (hoy conocida como Tierra de Israel), un vínculo que se remonta a Abraham, el "padre del pueblo hebreo" (Génesis 17:7 - 8).


En su expresión moderna del judaísmo es también determinada por las creencias tradicionales siguientes:

(1) El hombre es fundamental en el universo. Se ve a sí mismo como socio con Dios en el interminable proceso de la creación. En el pensamiento rabínico, "Dios necesita al hombre tanto como el hombre necesita a Dios."

(2) El hombre es un agente moral responsable, plenamente responsable de sus actos. Él es libre de dar forma a su propio destino.

(3) El progreso humano hace posible que el hombre se dé cuenta del gran potencial dentro de él. La naturaleza del hombre es básicamente buena, o neutral, libre de la carga del pecado original. Así, el hombre puede ser optimista y esperanzado sobre su futuro.

(4) "Esto mundanalidad" es una marca distintiva del judaísmo Dios. Las Escrituras hebreas centrarse más en la tierra y el hombre que sobre el cielo. Por lo tanto, la especulación largamente acerca de la vida futura nunca ha ocupado una posición importante en el pensamiento judío.

(5) Toda la vida debe considerarse sagrada. El hombre debe tratar de imitar a Dios en la santificación de todas sus acciones. El tiempo debe ser impregnado de las semillas de la eternidad.

(6) Es del hombre buscar la paz, la justicia y la verdad. La salvación depende de la mejora de la sociedad a través de buenas obras. Históricamente, los Judíos han visto al Mesías ungido como representante de la humanidad de Dios (no es un Dios - hombre) que se plasmaría en una edad de oro de la redención social y espiritual. Hoy, sin embargo, la reforma del Judaísmo enseña que la Era Mesiánica aparecerá cuando la humanidad colectivamente, por sus actos, alcanza un nivel de verdadera iluminación, la paz y la justicia.

Notas de investigación:
Bibliografía: 
L Baeck, La Esencia del judaísmo; Danby H, La Mishná; Donin H, Ser Judio, EJ, X; Un Hertzberg, ed, el judaísmo; GF Moore, el judaísmo; Steinberg M, el judaísmo básico; Trepat L, el judaísmo.: Desarrollo y la Vida
.

CRISTIANISMO

El cristianismo es una religión monoteísta de orígenes semíticos que se basa en el reconocimiento de Jesucristo como su fundador y figura central. Sus seguidores creen que Jesús es el hijo de Dios, así como el Mesías (o Cristo) profetizado en el Antiguo Testamento, que murió para la redención de los pecados del género humano, y que resucitó tres días después de su muerte.

El criterio generador para basar las creencias se encuentra en las enseñanzas de Jesucristo para la Iglesia, la cual comenzó cuando Jesucristo fundó el cristianismo con la venida del Espíritu Santo en Pentecostés, ungiendo a los apóstoles a los 50 días de haber ascendido a reinar desde la derecha de Dios Padre. Los escritos sagrados, entre los que destaca la Biblia, siendo la principal fuente doctrinal válida de muchas denominaciones, en particular las de corriente protestante.

Otra fuente doctrinal importante son la Tradición apostólica (especialmente para la Iglesia católica y la Iglesia ortodoxa), los concilios y los credos, aunque no poseen necesariamente la unicidad de criterios para su aceptación, ya que pueden ser asumidos total o parcialmente, o rechazados totalmente, dependiendo de la denominación.

Aunque existen enormes diferencias en las creencias entre unos cristianos y otros, la mayoría de las cuales basadas en diferentes interpretaciones de los mensajes bíblicos, aun así es posible plantear afirmaciones generales que describen las doctrinas de una la mayoría de cristianos entre las que destacan:

·       La pasión, muerte y resurrección de Cristo.
·    Jesucristo es el Mesías (o Cristo) descrito en el Antiguo Testamento y Nuevo Testamento.
· Las corrientes principales del cristianismo aseguran que es completamente Dios (o divino) y completamente humano.
·     La Trinidad, esto es, que Dios es un ser único y eterno que existe como tres personas eternas, distintas e indivisibles: Padre, Hijo (Logos divino, encarnado en la persona de Jesucristo), y el Espíritu Santo.
·    La salvación, mediante conversión, perdón de los pecados, y la victoria sobre todas las consecuencias del pecado.
·    El hombre, su caída, redención y esperanza. La salvación es otorgada por la gracia de Dios y fue conseguida por Jesucristo en su crucifixión y su posterior resurrección, mediante la cual se obtiene la vida eterna.
·    La ascensión de Jesucristo al cielo, la instauración del Reino de Dios o del señorío de Jesucristo y su Segunda Venida.
·     La "Resurrección General", en la cual las personas que han muerto junto con los que se encontraren vivos para ese momento se levantarán de la muerte al final del tiempo, para ser juzgadas por Jesucristo unas para vida eterna y otras para condenación perpetua.
·     Practica piadosa de las enseñanzas de Cristo en la vida cotidiana el amor a Dios y al prójimo es el "Gran Mandamiento", desde el cual todas las otras leyes morales son obtenidas.
·   El bautismo el cual es un rito usual por medio del cual se hace una bienvenida al cristianismo.
·    El castigo eterno al final de los tiempos en el infierno reservado para satanás y sus seguidores de maldad impíos e injustos.
·       La santa cena del Señor o eucaristía.
·  La vida eterna para quienes practicaron una vida piadosa, justa y apegada a una vida cristiana apegada a las enseñanzas de Cristo luego de hacer una confesión de Fe genuina.

BUDISMO

A pesar de una enorme variedad en las prácticas y manifestaciones, las escuelas budistas comparten principios filosóficos comunes. El estudio más profundo y la práctica más intensa, solía limitarse en oriente a las órdenes monásticas.

Todos los elementos de las enseñanzas filosóficas fundamentales se caracterizan por estar estrechamente interrelacionados y contenidos en otros, por lo que para alcanzar su entendimiento se necesita una visión holística de su conjunto.

Según el budismo las cuatro nobles verdades son:
Luego de alcanzar su despertar, Buda dedicó su vida a enseñar a los demás cómo alcanzar éste estado de plenitud. La principal enseñanza de Buda son las Cuatro Nobles Verdades, que a continuación daré a conocer.

Primera Noble Verdad: El Sufrimiento. El sufrimiento existe. Todos sufrimos en alguna medida, y tenemos en el cuerpo y en la mente algún tipo de malestar. Debemos reconocer y aceptar la presencia de éste sufrimiento y sentirlo, no negarlo.

Segunda Noble Verdad: El Origen del Sufrimiento. Después de percibirlo, debemos observarlo profundamente para ver cómo se forma. Necesitamos reconocer e identificar qué clase de alimentos espirituales y materiales hemos ingerido que nos están causando sufrimiento. El Sufrimiento es causado en gran medida por el deseo, el apego y la ignorancia (desconocer la realidad de la interdependencia, de la impermanencia, del Karma, de la ley de "Causa y Efecto", etc.)

Tercera Noble Verdad: La Extinción del Sufrimiento. Esta es una buena noticia. Buda no negó la existencia del sufrimiento, pero tampoco negó la de la alegría y la felicidad. Buda no dijo que "todo es fuente de sufrimiento y no podemos hacer nada para evitarlo". Buda nos enseñó cómo reconocer y aceptar la presencia del sufrimiento, pero también nos enseñó cómo ponerle fin. Si no hubiera la posibilidad de hacerlo, ¿de qué serviría practicar? La Tercera Noble Verdad nos dice que la curación es posible.

Cuarta Noble Verdad: La Senda que conduce a la Extinción del Sufrimiento. Esta es la senda que más necesitamos. Buda la denominó el Noble Octuple Sendero. Este sendero nos da a conocer las maneras de ser consciente que son correctas, adecuadas y beneficiosas: la Visión Justa, el Pensamiento Justo, la Atención Justa, el Habla Justa, La Acción Justa, la Diligencia Justa, la Concentración Justa y el Medio de Vida Justo.


El Noble Octuple Sendero

¿Cuál es la Noble Verdad del Sendero que conduce a la extinción del sufrimiento? El Noble Octuple Sendero conduce a la extinción del sufrimiento. Buda.

La Cuarta Noble Verdad (el Octuple Sendero) es una serie de instrucciones que nos hace trascender el sufrimiento de la vida, y experimentar una enorme plenitud. El Noble Octuple Sendero se denomina también el Camino Medio, porque evita los extremos de los excesos y las privaciones, que desencadenan la avidez emocional en tu interior. Es útil considerar cada acción como una receta para alimentar tu corazón.

Los caminos del Noble Octuple Sendero son:

1) Visión Correcta o Justa
2) Pensamiento Correcto o Justo
3) Atención Correcta o Justa
4) Habla Correcto o Justo
5) Acción Correcta o Justa
6) Diligencia Correcta o Justa
7) Concentración Correcta o Justa
8) Medio de Vida Correcto o Justo

Quizás te preguntes por qué aparece la palabra "Correcto/a" o "Justo/a" en cada acción. Este adverbio significa "la manera correcta o justa", "recta" o "derecha", que no es torcida ni errónea. Es decir, el Noble Octuple Sendero te señala la dirección adecuada: te conduce hacia la plenitud y te aleja del dolor.

Ética Budista:
La ética budista se fundamenta en los principios de ahimsa (no ocasionar daño) y el Camino medio (moderación; no reprimir ni tampoco aferrarse a nada). Según las enseñanzas budistas, los principios éticos están determinados por el hecho de si una acción cualquiera podría tener una consecuencia dañina o perjudicial para uno mismo o para otros. En el budismo se utiliza la expresión de mente hábil, que es aquella que evita todas las acciones propensas a causar sufrimiento o remordimiento. El esfuerzo y la intención empleados determinará la carga kármica de la acción.

A diferencia de una regla impuesta por una autoridad, un precepto es una base o guía ética personal. La ética budista se basa en Los Cinco Preceptos:

1.     Respetar la vida.
2.     Evitar tomar lo que no es dado.
3.    Mantener una conducta sexual correcta: que no sea dañina con otros o con uno mismo.
4.     Hablar de manera correcta / no mentir
5.     Evitar tomar intoxicantes que alteren negativamente la mente.

Los monjes y monjas budistas por su parte, siguen más de 200 normas de disciplina descritas en detalle en el Vinaya pitaka; algunos monjes y monjas budistas zen no tiene que seguir el voto de castidad ni pobreza (pueden casarse y trabajar).

Notas bibliograficas:
Octubre 2011

HINDUISMO

En principio el Hinduísmo incorpora todas las formas de cultos y creencias sin tener la necesidad de seleccionar o eliminar ninguna de ellas. Los Hinduístas reverencian a la divinidad en cualquiera de sus manifestaciones, son doctrinalmente tolerantes y permiten que otros practiquen sus creencias, ya sean Hinduístas o no. Ellos consideran a las otras formas de creencias religiosas como algo simplemente inadecuado y no necesariamente equivocado u objetable. Los Hinduístas creen que todas las demás religiones son simplemente diferentes caminos de alcanzar la misma meta espiritual.

Los Hinduístas creen en un principio no creado, eterno, infinito, trascendental que abarca todo y que es la única realidad. Es la causa última, el fundamento, la fuente y a su vez la meta de toda la existencia. A éste principio le denominan brahmán. Brahmán crea al universo y todos los seres emanan de él. Brahmán es a su vez la individualidad de todos los seres vivos o Atman. El Atman busca la unión con el brahmán en su deseo de salvación. Esta búsqueda religiosa por la verdad última es y ha sido la parte central de la vida espiritual en la India.

Otra característica del Hinduísmo es el principio de Ahimsa, o la no violencia, que es parte principal de la ética de un Hinduísta. Además los Hinduístas creen en la reencarnación y la transmigración del espíritu, alma o Atman, ya que éste nunca muere y simplemente toma un nuevo cuerpo. Son los actos de las personas o karma lo que decide el destino de éste en la presente vida y en las futuras. El karma o los actos realizados en el pasado por un ser son los factores que determinan la condición en la cual la persona, al morir y después de su subsecuente estancia en el cielo o en el infierno vuelve a nacer (reencarnar) en una forma o en otra. Este ciclo de nacimiento, muerte y renacimiento se le denomina samsara, por ello para un Hinduísta la vida mundana tradicional no es una existencia real o verdadera.

A los ojos de los Hinduístas todos los esfuerzos de los humanos debieran ser encausados para alcanzar la liberación o Moksha, la cual es el término del ciclo de nacimientos y muertes. La salvación final es la única verdad eterna y permanente, ya que es a través de ella que el Atman se reencuentra con Brahmán, que simboliza a su vez no solo la unica si no toda la verdad.

Esta grán religión no tiene una sede central organizada ni tampoco tiene una estructura jerárquica establecida como sucede en otras religiones. Surge entonces la pregunta de quién está a cargo del Hinduísmo? La respuesta es simple, Ganesha, quién no se encuentra en la ciudad del Vaticano o en algún otro lugar específico. Ganesha se encuentra y vive simultáneamente en cualquier lugar donde se le adora y dentro de nosotros cuando oramos. Ganesha fué creado permanente e irrevocablemente para realizar la función de dirigir las huestes celestiales, en todos los universos y dimensiones, aquí y en el mas allá.       

Notas bibliograficas:
Octubre de 2011

ISLAM

La doctrina islámica tiene cinco pilares en su fe que forman parte de las acciones interiores de los musulmanes. Los pilares principales son:

1.  La profesión de fe, es decir, aceptar el principio básico de que sólo hay un Dios y que Mahoma es el último y más importante de sus profetas.
La unicidad de Dios (Al-lah): Ser eterno, trascendental y omnipresente, tal como lo afirma el Corán y particularmente en la célebre azora 112: "Di, oh Muhammad: Él es Dios, es Único, es Eterno, jamás engendró ni fue engendrado y no tiene a nadie por igual (incomparable)". sus "más bellos nombres", en número de noventa y nueve, han sido revelados en el mismo Corán, tales como el Omnipotente, Omnipresente, Omnisciente, Creador, Clemente, Misericordioso, que oye, que ve, que juzga, que resucita, etc.

La creencia en los Ángeles. Son seres ocultos e inaccesibles a los sentidos. No tienen existencia corporal. Pertenecen al mundo sobrenatural e invisible, cuya verdad no es conocida más que por Dios.

Los Ángeles están exentos de las pasiones animales, de las intenciones personales, de los pecados y de los errores. Han sido creados por Dios de la luz. Su morada la tienen en los cielos, nunca desobedecen a la voluntad de Dios.

Los Profetas. Dentro de los elementos fundamentales de la fe islámica figura la creencia en todos los profetas de Dios que han recibido la revelación divina y han sido enviados a sus pueblos, desde Adán, el padre de la humanidad, hasta el último de los profetas, Muhammad. La paz sea con todos ellos. Cinco son los profetas considerados entre los que gozan de alta voluntad: Noé, Abraham, Moisés, Jesús y Muhammad.

Los libros sagrados. La creencia en los profetas enviados por Dios implica naturalmente la creencia en libros sagrados que han sido revelados por Dios a los profetas, tales como la Tora, el Evangelio y el Corán.

El día del juicio final. Significa creer en la existencia, después de la muerte, de otra vida, en la que todas las criaturas rendirán cuenta de sus actos y recibirán recompensas o castigos.

La creencia en el Destino. Creer en el Destino forma parte integrante de la fe musulmana. Es decir, creer en el poder divino sobre todas las cosas del universo y en la sumisión de toda la creación a su voluntad.

Estos son los componentes de la fe islámica. El testimonio de esta creencia consiste en proclamarla ante dos testigos. Ese testimonio no es necesario para Dios, pero sí para la ley. Esta "profesión de fe" (Šahada o Tašahhud) musulmana constituye el primer pilar y le hace a uno legal y socialmente musulmán.

2. La oración.
El musulmán está obligado a cumplir esta oración ritual cinco veces al día: al alba, al mediodía, a comienzos de la tarde, al crepúsculo y por la noche. Esta oración sigue un ritual marcado, con la recitación de la "Fátiha" - el primer capítulo del Corán y otras partes del Corán, junto con diversas plegarias y gestos en número variable según la oración, entre dos, tres y cuatro.

Podríamos simbolizar las posturas de la oración musulmana del modo siguiente: permanecer de pie, luego inclinarse y posteriormente prosternarse, colocando la frente sobre el suelo.

Antes de comenzar la oración, hay que cumplir con el requisito de las abluciones y elegir un lugar limpio para hacer la oración, cumpliendo así con el mandato divino: "y que del cielo ha hecho descender el agua sobre vosotros para que os purifiquéis con ella" (Corán 8:11).

En realidad, no es necesario acudir a una mezquita para cumplir con el precepto de la oración, aunque sea preferible. La oración colectiva del viernes tiene un especial significado, por ese carácter comunitario tan querido por el Islam.

3. El zakat o azaque (traducido a veces como limosna), es decir, compartir los recursos con los necesitados.
Tiene un carácter obligatorio. Este precepto está enlazado con la intención personal, pues, consiste en que el rico dé al pobre, al año, una parte de lo que tiene. El 2,5% a partir del valor de 85 gramos de oro sobrante de los gastos. El fin esencial de este culto es hacer efectiva la solidaridad humana, erradicando el hambre y la pobreza de la comunidad humana.

4.   El ayuno en el mes de ramadán.
Consiste en abstenerse de comer, beber, fumar y realizar todo acto sexual, a lo largo de los treinta días del mes de Ramadán, desde el alba a la puesta del sol. Ramadán es el noveno mes del calendario islámico, que es el calendario lunar de doce meses de treinta o veintinueve días cada uno.

5.  La peregrinación a la Meca
 Ha de hacerse en el mes de Du-l-hiyya, el último mes del calendario islámico, dos meses después del mes de Ramadán.  Es obligatorio hacerla una vez en la vida para los musulmanes que tienen salud y posibilidades económicas de realizarla. En la ciudad venerable, el peregrino participa en diversas actividades rituales, de profundo sentido social y comunitario, en las que adquieren especial y relevante significado los principios islámicos de Igualdad, Hermandad, Unidad y Tolerancia.

6.     Yihad
Es un concepto esencial del Islamismo que en las lenguas occidentales suele emplearse como correlato islámico del concepto de guerra santa.

El significado real del término es el de una “lucha espiritual” que ocurre en el interior de cada musulmán (Seguidores del Islam), algunos medios de comunicación utilizan el término con connotaciones de lucha física, política o militar.

El término suele aparecer en el Corán como fórmula en el “esfuerzo en el camino de Dios”, en el sentido de esfuerzo para hacer reinar los derechos de Dios, es decir, para defender el Islam. Es importante entender que el Islam predica la pasividad y la mansedumbre, y en caso necesario la lucha individual y colectiva como vía para lograr la derrota de quien intente agredir al Islam. Algunas ramas del Islam, como la de los jariyíes, consideraban la yihad como el sexto pilar del Islam.

La defensa del Islam, de los musulmanes o de sus países frente al enemigo externo puede efectivamente adquirir el carácter de lucha militar o «guerra santa», y así se lee en el Corán, donde se anima a combatir contra los infieles solo si el Islam resulta atacado:

Combatid en el camino de Dios a quienes os combaten, pero no seáis los agresores. Dios no ama a los agresores. Matadlos donde los encontréis, expulsadlos de donde os expulsaron. La persecución de los creyentes es peor que el homicidio: no los combatáis junto a la mezquita sagrada hasta que os hayan combatido en ella. Si os combaten, matadlos: ésa es la recompensa de los infieles. Si dejan de atacaros, Dios será indulgente, misericordioso.
[Corán, 2, 186-188]

Para los líderes islamistas de la órbita de Al-Qaeda y otros sectores radicales del wahhabismo se trata de universalizar la yihad a través de un proyecto ideológico y político de conquista e islamización forzada o destrucción del mundo moderno y no musulmán.

Sin embargo, este modo de interpretar la yihad ha sido rechazado tajantemente por otros líderes islamistas, como el sudanés Hasan al-Turabi, jefe del antiguo Frente Nacional Islámico de Sudán (hoy Congreso Nacional del Pueblo) o como Muhammad Husayn Fadlallah, uno de los fundadores de Hizbullah.  Ambos rechazaron la pretensión de Bin Laden de obtener una sanción religiosa que los justificara. Otro líder islamista y mufti conservador de gran predicamento, Yusuf al-Qardaui, hizo otro tanto y emitió una fatwa denunciando el “yihad ilegal” de Al-Qaeda

Al margen del aspecto violento (el más conocido entre no musulmanes), la yihad es también la predicación pacífica, la defensa dialéctica del Islam, la explicación de la doctrina islámica a los no musulmanes, etc. La teoría clásica, especialmente entre moralistas y místicos, entiende que lo anterior, es decir, la lucha exterior, por medios pacíficos o violentos, es el “pequeño yihad”, mientras que el «gran yihad» sería la defensa del Islam en uno mismo, es decir, el combate espiritual, o dentro de la propia comunidad. El concepto de yihad tan amplio y por eso dado a las tergiversaciones de grupos que pretender justificar sus actos en un precepto religioso, a menudo es una bandera que puede enarbolarse para dar legitimidad a todo tipo de políticas y disputas.

Notas bibliográficas:
Octubre de 2011

ANÁLISIS RELIGIOSO

Cuando revisamos las distintas religiosas nos vamos a encontrar que cada religión tiene una distinta concepción acerca de lo que consideran divino y trascendente, también diferencias en la manera en la cual se entiende ese sentimiento por la divinidad.

Anteriormente y para darnos una idea de lo complicado que resulta visualizar el entorno religioso del mundo hemos visto de la gran multitud de religiones que existen, algunas de las enseñanzas principales de estas cinco religiones. A primera vista lo que podemos concluir es que hay elementos en común en estas concepciones religiosas así como las habrá en el resto de religiones; por ejemplo las enseñanzas de carácter moral, puesto que tienen básicamente el mismo fin. Pero también hay elementos que riñen doctrinalmente;  por lo cual entendemos que todas las religiones tienen un problema y es que básicamente en sus enseñanzas fundamentales en cuanto a como se entiende a Dios o la fuerza que nos lleva a la posición mas elevada del alma se contradicen o discrepan una de la otra, aunque de fondo las enseñanzas morales conduzcan al mismo fin de ética y conducta.

Tomando en cuenta las cinco religiones que hemos considerado anteriormente veremos en que cosas podemos tener una visión en común y en cuales no.

En toda religión existen en resumen dos tipos de enseñanzas religiosas:

Enseñanzas de carácter moral y de conducta
Estas son las enseñanzas de carácter estrictamente moral y ético, básicamente son las que rigen el comportamiento a nivel personal, interpersonal en otras palabras las relaciones entre los demás fieles de su religión y con el resto del mundo.

Enseñanzas de carácter religioso
Estas son enseñanzas de carácter estrictamente religioso en el sentido que son las que nos llevan a conocer a la divinidad, entenderla y tener acceso a ella, según la cosmovisión del contexto religioso de cada grupo o cuerpo social que haya tenido esa forma de entenderlo. Puesto que existen también ideas que no necesariamente llevan la idea de un dios, como el budismo el cual es básicamente una religión no-teísta, pero también representa una filosofía, un método de entrenamiento espiritual y un sistema psicológico.

REGLAS MORALES:

Para un judío: Toda la vida debe considerarse sagrado. El hombre es un agente moral responsable, plenamente responsable de sus actos. El hombre es buscar la paz, la justicia y la justicia.

Para un cristiano: El amor a Dios y al prójimo es el "Gran Mandamiento", desde el cual todas las otras leyes morales son obtenidas, nunca le hagas nada a nadie que no quieras que te lo hagan a ti, como regla de oro en la convivencia pacifica.

Para un budista: Según las enseñanzas budistas, los principios éticos están determinados por el hecho de si una acción cualquiera podría tener una consecuencia dañina o perjudicial para uno mismo o para otros. Sus cinco preceptos básicos:

1.     Respetar la vida.
2.     Evitar tomar lo que no es dado.
3.    Mantener una conducta sexual correcta: que no sea dañina con otros o con uno mismo.
4.     Hablar de manera correcta / no mentir
5.     Evitar tomar intoxicantes que alteren negativamente la mente.

Para un hinduista: El principio de Ahimsa, o la no violencia, que es parte principal de la ética de un Hinduísta. La búsqueda de la paz. En la búsqueda de la paz se integran los ideales de la ética hindú, el camino que conduce a Brahma se resume así: pureza, verdad, dominio de sí mismo, no violencia, misericordia y compasión hacia todo viviente. *

*Nota de investigación 10 de octubre de 2011


Para un musulmán: La ética o moral islámica comprende los actos que debe realizar el creyente de acuerdo a las normas islámicas ya sean estas comprendidas en la jurisprudencia (el Sagrado Corán) o en la tradición del profeta Mahoma.

Hammudah Abdalati resume la moral islámica de la siguiente manera:

El concepto de moralidad en el islam se centra alrededor de ciertas creencias y principios básicos. Entre éstos están los siguientes: (1) Dios es el Creador y Fuente de toda bondad, verdad, y belleza. (2) El hombre es un agente responsable, digno y honorable de su Creador. (3) Dios ha puesto todo en los cielos y en la tierra al servicio de la humanidad. (4) Por Su Misericordia y Sabiduría, Dios no espera lo imposible del hombre, ni lo responsabiliza por nada más allá de su poder. Dios tampoco le prohíbe al hombre disfrutar de las cosas buenas de la vida. (5) Moderación, sentido práctico, y equilibrio son las garantías de una elevada integridad y de una moral cabal. (6) Todas las cosas son lícitas en principio, excepto lo señalado como obligatorio, lo cual debe ser observado, y lo que es señalado como prohibido, lo cual debe ser evitado. (7) La responsabilidad suprema del hombre es con Dios y su mayor objetivo es el placer de su Creador. *

* Abdalati, Islam in Focus, 40.

CONCLUSIONES MORALES DE LAS RELIGIONES

En cuanto a las normas religiosas de carácter moral y ético tenemos un panorama claro, en el sentido que todas estas religiones contienen básicamente los mismos ingredientes que conducen la conducta moral de sus fieles orientados por la justicia, integridad personal, respeto de la verdad, espeto a la vida,  paz… en resumidas cuentas una conducta con valores y principios justos y piadosos. En conclusión las enseñanzas de carácter moral y ético  de prácticamente todas las religiones encaminan a los fieles al mismo fin, ser una persona de bien.

REGLAS RELIGIOSAS

Anteriormente he definido como las religiones se dividen básicamente en dos tipos de enseñanzas, las de carácter moral en las cuales donde encontramos las mayores convergencias puesto que todas apuntan a un mismo fin, sin embargo en las enseñanzas estrictamente religiosas; las que explican a Dios, las que explican como conocerlo, como entenderlo y como tener acceso a el…. es el punto donde parten todas las contradicciones y discrepancias. Por lo cual si una religión conduce a Dios… no pueden ser todas, no puedo ser hinduista o musulmán y creer que mis doctrinas en lo individual me llevaran a Dios… si mis doctrinas pelean entre si desde nuestras concepciones teológicas, por lo tanto es mentira que todas las religiones conduzcan a Dios. Veamos solo un pequeño resumen de algunas de las principales doctrinas que riñen desde el punto de vista estrictamente religioso de cada colectivo.

Cristianismo: Jesús es el hijo de Dios, así como el Mesías o Cristo profetizado en el Antiguo Testamento, que murió para la redención de los pecados del género humano, y que resucitó tres días después de su muerte.

Judaísmo: Cree en un Dios creador, espiritual y eterno y al final de los tiempos, Dios enviará al Mesías, un hombre descendiente de la tribu de David. Entonces la humanidad vivirá en paz y concordia, unida por la creencia en el Dios único.

Budismo: Lograr liberarse de la existencia del sufrimiento, para lograr  este objetivo debemos de alcanzar el nirvana, que es un estado de luminosidad, donde los fuegos de la codicia, la ignorancia y el ocio han sido apagados, después se puede seguir viviendo y poco a poco ir eliminando cualquier remanente del karma que se pueda tener. Cualquier persona puede alcanzar el nirvana, todos aquellos que por una u otra razón no son capaces de lograr el objetivo final tienen como opción tratar de lograr una mejor reencarnación por medio del perfeccionamiento de su karma.

Hinduismo: Alcanzar la liberación definitiva y el reposo absoluto. Esta liberación la entienden como la unión entre el Atman o el alma interior, la esencia de inalterable de un individuo y el Brahmán, es decir, como la unión del Yo con el poder cósmico universal, con la esencia del universo. En la corriente hinduista impersonal, Dios es denominado Brahmán. Todos los demás seres son su expresión, por lo que se le considera principio del universo. Esta visión puede ser llamada panteísmo. Hay que diferenciar que el Bráhman impersonal es la forma no personificada de Dios, y es distinto de Brahmán, quien es el creador de este universo. Brahmá es un alma encarnada muy elevada que ocupa temporalmente ese puesto elevado dentro del mundo material, pero que puede caer de su puesto y ser reemplazado por otra entidad. Según la complejidad de cada universo, el Brahmá creador puede tener distinto número de cabezas pero ese número puede ser hasta mil. Sin embargo, la complejidad del hinduismo es tal, que difícilmente puede etiquetarse o darle una descripción.

Islamismo:
No hay más Dios que Alá y que Mahoma es el mensajero de Alá, Dios único, supremo y eterno, infinito y poderoso, misericordioso y compasivo, creador y proveedor, Creer en todos los enviados de Dios sin hacer discriminación alguna entre ellos. Puede ser también útil mencionar aquí los nombres de algunos de los grandes enviados como Nóe y Abraham, Ismael y Moisés, Jesús y Muhammad,  el musulmán cree en los ángeles de Dios, también cree en todas las escrituras y revelaciones de Dios, se aceptan también como libros sagrados la Torá, los Libros de Salomón y los Evangelios. Es obligatorio hacer una peregrinación a la Meca una vez en la vida para los musulmanes que tienen salud y posibilidades económicas de realizarla.

CONCLUSIONES DE ENSEÑANZAS RELIGIOSAS

Después de recordar algunas de las principales enseñanzas estrictamente religiosas de cada uno de estos colectivos; se puede observar claramente las discrepancias en cuanto a la forma en la que se concibe la relación Dios-hombre y Hombre-Dios de cada religión y es precisamente aquí donde vemos la diferencia en cuanto a la manera de ver e interpretar la idea de esa entidad superior, para algunos llamado Dios y para otros como los budistas el estado resultante de la liberación de los deseos, de la conciencia individual y de la reencarnación, alcanzada por medio de la meditación y la iluminación.


PORQUE TANTAS RELIGIONES

Si tu naces en un país occidental es muy probable que a ti te enseñen la religión cristiana con sus enseñanzas y métodos, si tu naces en la India es muy probable que te enseñen la religión Hinduista, si tu naces en un país árabe seguramente te adoctrinaran como musulmán, sucesivamente dependiendo el lugar donde se nazca abra un conjunto de ideas con las que se interpreta la concepción de la divinidad.

En el mundo existen, distintos grupos de individuos con sus culturas y costumbres, y todos ellos tienen en su seno una característica particular, todas tienen una idea religiosa, por ejemplo en la antigua mitología griega y romana.

En muchos debates y discusiones me han planteado que el lugar en donde uno nace, es el que determina la idea religiosa con la que cada persona se identifica en toda su vida; por lo cual el cristianismo es una religión más… y que se defiende porque se nació en un país cristiano y para ese individuo esa es la correcta interpretación sobre Dios. La idea es totalmente razonable y realista, daré una respuesta a este planteamiento con el fin hacer notar porque el cristianismo no es una religión más de las tantas de existen en el mundo, pero antes de seguir examinando este tema quiero le demos una revisada al tema del origen religioso del ser humano puesto que a través de eso está la respuesta.


ORIGEN RELIGIOSO DEL SER HUMANO

Los antropólogos e historiadores han estudiado esta cuestión y al día de hoy, hay tres teorías primarias:

La teoría subjetiva: Enseña que la religión se origina con el hombre. Los humanos tienen una necesidad psicológica de un ser trascendente que brinde significado y esperanza a su existencia en este vasto e impersonal universo.

La segunda teoría con relación al origen de la religión es el enfoque evolucionista. Teoría Evolucionista: Este es el punto de vista más popular que se enseña o se da a entender en el estudio de la religión. Los proponentes de esta teoría creen, como en la teoría subjetiva, que la religión se origina con el hombre. La religión es el resultado de un proceso evolucionista en la cultura humana.

Monoteísmo original: El tercer modelo para el origen de la religión es el monoteísmo original. Esta teoría enseña que la religión se origina cuando Dios se revela a sí mismo al hombre. El Dr. Winfried Corduan identifica nueve características de la primera forma de religión del hombre:

·        Dios es un Dios personal.
·        Se hace referencia a él con gramática y cualidades masculinas.
·        Se cree que Dios vive en el cielo.
·        Tiene gran conocimiento y poder.
·        Él creó el mundo.
·        Dios es el autor de las normas del bien y del mal.
·   Los seres humanos son criaturas de Dios y se espera que vivan de    acuerdo con sus normas.
·      Los seres humanos han quedado alienados de Dios al desobedecer sus normas.
·    Finalmente, Dios ha provisto un método para superar esta alienación. Originalmente, esto involucraba el sacrificio de animales en un altar de piedra sin labrar.

En la Encyclopedia of Religion and Ethics da un ejemplo de monoteísmo original, se dice que la cultura china, antes del confucionismo, el budismo y el taoísmo, 2600 años antes de Cristo, adoraba a Shang Ti. Lo consideraban como el creador y el dador de la ley.

Estas tres teorías intentan explicar el origen de la religión en el hombre, sin embargo para ser rigurosos en el tema, vamos a orientarnos a la teoría que ofrezca sustento según evidencias, no podemos aceptar una teoría sin antes estimar si las evidencias apuntan a que sea la teoría correcta.

A través de los estudios, la historia, y según los registros de las civilizaciones mas antiguas, así como el resto de culturas… podemos apreciar que en su mayoría revelan vestigios de creencias monoteístas que se describen según las nueve calificaciones del Dr. Corduan. Las culturas que son muy primitivas brindan algunas de las evidencias más fuertes del monoteísmo original. En prácticamente cada cultura de todo el mundo, la religión de una cultura específica comenzó con un concepto de un Dios creador masculino que vive en los cielos. Él brindaba una ley moral mediante la cual las personas entraban en una relación con Él, por lo cual la teoría que mas se acerca a la explicación correcta del origen de la religión en el ser humano es la del monoteísmo original ya antes descrito, básicamente ese es el origen la creencia en una entidad superior de la cual se desglosan las instrucciones de cómo vivir, entenderlo y como a través de estas instrucciones podemos tener acceso a ÉL, y como el quebrantamiento de estas instrucciones nos aíslan de Dios, y esta es una figura propia de los relatos bíblicos.

Si ya tenemos la respuesta al origen de las ideas religiosas del ser humano, entonces ya tenemos una idea clara de cuál fue la razón del por qué, todas las civilizaciones desde tiempos distantes dieran a luz la religión o la explicación sobre como concebían la divinidad en su propia forma de interpretar esa idea. Esto se repitió en todas las civilizaciones y dieron a luz en conjunto las religiones que actualmente existen.  Es totalmente coherente cuando además asumimos el detalle de que todas las civilizaciones se originaron en una misma raíz adánica, y esto nos lleva a concluir que todas las civilizaciones tenían en común un vestigio que explicaba a la figura del Dios que en una época remota habían conocido sus antepasados desde el huerto del Edén. Vale tomar en cuenta que también esto explicaría el origen de la idea monoteísta sobre la existencia de Dios que daría más adelante el origen a las religiones.

CUAL ES EL METODO CORRECTO PARA CONOCER, ENTENDER Y TENER ACCESO A DIOS

Todos los colectivos religiosos ofrecen un método para poder encontrar sentido a su existencia y para dar trascendencia y explicación al mundo y al universo a través de la figura de un dios, el cual va más allá de las meras creencias, aunque así parezcan de lo más absurdas en muchos de los casos. Puesto que es su forma de interpretar ese sentimiento que esta impregnado en su alma. Pero además de todo esto también las religiones en lo individual pretenden un camino para llegar a la fuente de sentido, trascendencia y explicación… en otras palabras para llegar a Dios… a esa fuente de donde surge ese sentimiento, que señala que debemos conocerlo, entenderlo y de alguna manera tener acceso a EL.

Pero si todos los grupos religiosos ofrecen distintos métodos para llegar a Dios, como podemos saber cuál es el correcto, la lógica nos dice que si sus enseñanzas discrepan y se contradicen, entonces no pueden todas las religiones conducirnos a Dios. Puesto que no se puede llegar a Dios si en la forma que lo pretende una religión, la otra dice que no es la correcta y para eso la otra tiene su método… y si esto se repite en todas las religiones como pues podemos tener acceso a la forma correcta de conocer a Dios.

Anteriormente vimos como el ser humano ha querido explicar ese sentimiento por la divinidad, y fruto de ello ha dado origen a las religiones. En el camino de la historia de la humanidad han florecido estas ideas. Si asumimos como al principio que Dios como creador fue el que puso en el alma del ser humano el deseo de conocerlo y entenderlo, pero la humanidad se dividió en civilizaciones y colectivos que con el tiempo se hicieron sumamente distintas una de la otra; entonces obviamente por esta razón el hombre ha creado sus diferentes explicaciones de lo que creían explicaba su punto de vista sobre su deidad o su dios. Y Él hombre en su posición y con su mente ha tratado de explicarlo a través de toda la historia. 

Pero si Dios posee una elevada posición, una mente infinita y características superiores a su creación… entonces el ser humano por más que quiera, no puede apreciarlo correctamente porque este cuenta con una mente finita, y es aquí donde nos encontramos un camino sin salida aparente; pues en tal caso el ser humano seguirá creando sus distintos caminos para conocer a Dios, sin embargo nunca llegara a comprenderlo correctamente. Esto en ningún momento Dios quiso que fuera así, Dios desde un principio no quiso que las cosas pasaran de esta forma, sin embargo la maldad que opto tener el hombre en su libertad lo llevo a esta situación. 

Cuando asumimos el huerto de Edén y la relación que Dios tubo con los primeros seres humanos según el relato del génesis y según muchos relatos similares de textos religiosos antiguos. El tipo de relación que tenía Dios y el hombre era para no  confundirse después, al tratar de explicar a Dios. Sin embargo nos encontramos que la humanidad se fracciono en el mundo conocido por medio de las civilizaciones, y todo esto desde un evento relatado también el en génesis llamado “Confusión o Babel” desde ese momento la confusión entro en el ser humano y esa sería la razón por la cual conociendo a un principio la forma correcta de como conocer y entender a Dios, después se convirtió en las multitudes de religiones que conocemos hoy.


LA RESPUESTA A LA CONFUSION Y EL PAPEL DEL CRISTIANISMO


Si el ser humano en su posición no puede interpretar correctamente la figura de su creador, su Dios… entonces debe de existir una forma de poder hacerlo sin que dependa del hombre; pero en este sentido la única forma que podría ser posible, es que su mismo Dios se revelase al ser humano mediante una figura reconocible por la mente finita del hombre. En este caso debe ser no algo que deba imaginar o especular, sino algo que su mente pueda reconocer... Según uno de los mayores textos sagrados de la humanidad, La Biblia, ese plan consistía en que Dios en su posición de ser sobrenatural tomara la figura de hombre y en una posición de Dios y ser humano pudiese revelarse al hombre.

Desde aquí es donde entra el papel del cristianismo, y es donde quiero hacer notar razonablemente porque esa figura reconocible mediante la cual Dios se revelo al hombre  se encuentra en la persona de Jesucristo, siendo de esta forma; Dios, no solo la proveyó del método correcto que en su capacidad el hombre no pudo apreciar para poder entender a su Dios; hasta que su creador se revela así mismo;  “y únicamente de esta manera es como el hombre lo puede entender correctamente” pero además  también proveyó un modelo de vida al hombre y el recurso por medio de la gracia y fe en Jesucristo para alcanzar la salvación y de esta forma el acceso directo a Dios.

Ni aun la cultura judía que es donde parte el cristianismo, y a pesar que ya conocían las escrituras,  no se dieron cuenta del momento  en el que Dios se revelo así mismo, y aún siguen esperando ese mesías, esa persona que en su momento ya fue enviada, pero ya no es responsabilidad del señor, puesto que con evidencia Jesucristo trajo esa revelación, cuando fue enviado en la época cuando nació y convivio con la humanidad; para esperanza y como medio de ÉL, el acceso a Dios en el propósito de redención, hasta que el día final llegue.

Mientras ese día no se llegue, la humanidad tiene la oportunidad de entender a Dios, entender su propósito, conocerlo… mediante conocemos la personalidad y carácter  de Cristo y todo esto a través de la biblia quien es la que tiene el testimonio completo. La finalidad es llegar a Dios a través de la salvación, la cual es otorgada por la gracia de Dios y fue conseguida por Jesucristo en su muerte por nuestros pecados y su posterior resurrección, mediante la cual se obtiene la vida eterna con Dios.

Porque el Cristianismo no es una Religión más
Ahora responderé a las personas que creen refutar al cristianismo pretendiendo, que como el lugar en donde nace cada persona determina su creencia religiosa, por esa razón el cristianismo pierde legitimidad, porque como en las otras religiones cada quien defiende la creencia con la que fue instruido.

Anteriormente vimos como hubo necesidad que Dios se revelase así mismo al ser humano, para que este pudiera  conocer el método correcto que lleva al hombre a Dios, y vimos también como el propósito de Dios no es que existan tantas interpretaciones e ideas religiosas que lo expliquen a ÉL mismo. Sin embargo el mismo ser humano busco esta situación, y por eso cada civilización tiene una idea distinta, sin embargo ese hecho no deslegitima al Cristianismo como la representación que Dios usa para revelarse por medio de Jesucristo al mundo. Cuando nace el Cristianismo y antes que eso fuese, ya existían multitudes de religiones,  básicamente el Cristianismo es la respuesta a la necesidad humana por conocer el camino correcto que lo conduzca verdaderamente a Dios y a satisfacer la necesidad que lleva consigo en el alma de conocer a su creador.

No todos tenemos la oportunidad de nacer donde ya se comenzó a saber que la única forma de entender a Dios es por medio de Jesucristo, y como las religiones y creencias ya están arraigadas, obviamente esto representa una situación un tanto compleja para poder imaginar a todo un mundo en su totalidad cristiano, las consecuencias originales que provocaron este desorden ya están dado, pero por esa misma razón es que el Cristianismo cobra su legitimidad como el medio que todos deben de saber, y que Jesucristo en muchas ocasiones lo recalco. No llevar este mensaje por la fuerza pero si a los corazones sensibles a los razonamientos que a continuación puntualizare uno por uno para dar las razones que me llevan a tener esta convicción, desde un punto de vista razonable. En la biblia se manda al creyente que ame al señor con todas sus fuerzas, con todo su corazón y toda su capacidad de razonamiento, Dios no manda a nadie a un entenebrecimiento intelectual, ciego e incoherente.

Razones que avalan al Cristo del Cristianismo como la revelación de Dios así mismo para el hombre:

¿Alguna vez alguien te ha hecho una pregunta como esta: ¿Por qué ustedes los cristianos creen que Jesús es el único camino a Dios? Esa pregunta viene de la mentalidad que afirma que la creencia de una persona es tan válida como la de cualquier otra; que nuestras creencias pueden ser tan individuales como nuestras diferentes personalidades y aún así ser válidas. Esta opinión sostiene lo siguiente: «Si lo que crees te da esperanza y consuelo en este mundo perturbado, eso es lo importante.»

Por supuesto que la irracionalidad de esa lógica es evidente. Por ejemplo, si creyeras que el hongo venenoso que estás a punto de comerte es tan inofensivo como los hongos no venenosos, tu creencia podría matarte. Obtener consuelo en lo que crees no viene de tu creencia; es el resultado de la veracidad de lo que crees.

1.    Jesús es el único camino de salvación porque es el único que puede pagar nuestra penalidad por el pecado (Romanos 6:23).
2.    Ninguna otra religión enseña la gravedad o seriedad del pecado y sus consecuencias.
3.    Ninguna otra religión ofrece el pago infinito del pecado que solamente Jesucristo puede proveer.
4.    Ningún otro “fundador religioso” fue Dios que se hizo hombre (Juan 1:1,14) – la única manera en que una deuda infinita pudo ser pagada.
5.    Jesús tenía que ser Dios, a fin de que pudiera pagar nuestra deuda.
6.    Jesús tenía que ser hombre para que pudiera morir.
7.    Sus palabras han servido como la base ética y legal de nuestra cultura occidental. Habría sido imposible si hubiese sido cualquier carpintero judío.
8.    Frente a centenares de testigos, resucitó a un muerto que había estado en la tumba hace cuatro días, incluso revertió la opinión de Pablo (Saulo) uno de los muchos que quería destruir el cristianismo en el primer siglo.
9.    Nadie moriría por una mentira. Los apóstoles y otros testigos estaban dispuestos a morir antes de renunciar su testimonio de haberle visto vivo después de su muerte.
10. Y si Cristo no ha resucitado, vana es entonces nuestra predicación, y vana también vuestra fe. Apóstol Pablo ex enemigo del cristianismo y por ende enemigo de Cristo.
11. A diferencia de cualquier otra revelación de Dios, Jesucristo es la imagen más clara, más específica de un Dios buscándonos.
12. Jesús de Nazaret es un personaje tan fascinante que ha fascinado a muchas personas que ni son cristianos ni son creyentes, pero no pueden prescindir de Él.
13. Él hizo lo que la gente no puede hacer. Jesús hizo milagros. Sanó gente... ciegos, paralíticos, sordos, incluso resucitó a un par de personas de la muerte. Él tenía poder sobre los objetos... sacó comida de la nada, suficiente para alimentar a miles de personas. Él hizo milagros en la naturaleza... caminó sobre un lago, ordenó detenerse a una fuerte tormenta para ayudar a sus amigos. Gente por todas partes seguía a Jesús porque Él constantemente satisfacía sus necesidades, haciendo lo milagroso. Él dijo, "Si ustedes no quieren creer lo que les estoy diciendo, deberían al menos creer en mí por los milagros que están viendo".
14. Jesucristo nos mostró a un Dios tierno, amoroso, consciente de nuestro egoísmo y limitaciones, aún así deseando profundamente una relación íntima con nosotros.
15. Jesús revela que aunque Dios nos ve como pecadores, y merecedores de su castigo, su Amor por nosotros prevaleció, y creó un plan diferente.
16. Jesucristo como Dios, tomó la forma de un Hombre y aceptó el castigo por nuestros pecados, en nuestra representación. ¿Suena absurdo? Quizás, pero muchos padres amorosos cambiarían de lugar con sus hijos enfermos en una sala de cáncer si ellos pudiesen. La Biblia dice que la razón para que amemos a Dios es porque El nos amó primero.
17. De todas las religiones conocidas por la humanidad, sólo a través de Jesús verás a un Dios acercándose hacia la humanidad, brindándonos una manera de tener una relación con El.
18. En todas las religiones del hombre busca a Dios, pero... hay una diferencia esencial entre el Cristianismo y las demás religiones, en el Cristianismo Dios mismo viene en Persona a buscar al hombre.
19. Aun cuando hay otras religiones que tienen sus profecías, ninguna es 100% exacta como la Biblia y ninguna de éstas señala a alguien como Jesús quien hizo afirmaciones asombrosas y llevó a cabo obras increíbles. El Antiguo Testamento fue escrito cientos de años antes de que Jesús naciera, y aún así, el Antiguo Testamento profetizó muchas cosas acerca de Jesús. Ésta es, indudablemente, una evidencia más.
20. Casi todas las religiones afirman que Dios ignorará nuestros quebrantamientos de Sus leyes morales, en tanto que hagamos lo mejor que podamos. Esto es donde el Cristianismo difiere de todas las otras religiones del mundo. El Cristianismo dice que nuestras buenas obras no pueden borrar nuestras malas elecciones.
21. Ninguna religión ofrece redención gratuita por precio de sangre, mucho menos por el precio de la sangre de su propio Dios. 

SISTESIS

El Cristianismo dice que nuestras malas acciones (los pecados) deben ser eliminadas para ser aceptables a Dios. La eliminación de los pecados estuvo consumada por el sacrificio del Salvador (Jesucristo). Jesucristo es Dios por Sí Mismo, quien vino a la tierra, condujo una vida inmaculada, y murió en la cruz como un sacrificio para tomar los pecados del género humano. Entonces, Dios proveyó una manera de eliminar nuestros pecados en contra de Él. Sin embargo, la eliminación de pecados no es automática. Puesto que Dios le permitirá a Su pueblo estar ante Su presencia después de la muerte, deben acceder a Sus términos. Este contrato es ejecutado a través de la fe en el sacrificio de Jesucristo para eliminar nuestros pecados. Por medio de aceptar los términos de Dios, nuestros pecados son borrados y podemos estar en la presencia de Dios sin ningún pecado. Sólo nuestras buenas obras serán contadas para nuestro juicio. Aquellos que no aceptan los términos de Dios serán juzgados en base a las leyes de Dios y serán hallados culpables.

Sin embargo muchas personas encuentran la idea de que el cristianismo sea el único camino al cielo, como algo repugnante. Y no los culpo. Suena arrogante.  Algunos cristianos SON arrogantes. Pero yo creo que la mayor parte del tiempo, lo que la gente siente como algo que los desanima es un simple mal entendido. Cuando Jesús dijo, "Yo soy el camino, la verdad y la vida", el no estaba fanfarroneando y diciendo, "Yo soy el mejor. Y solo voy a dejar que entren al cielo aquellas personas que sigan mi camino".

Más bien, fue como decir, "Sólo hay un camino para cruzar el Gran Cañón. No puedes saltar, no puedes cruzar caminando o en tu auto. Tienes que tomar un helicóptero". La naturaleza del problema significa que sólo tiene una solución.

Nuestro pecado hace imposible que alcancemos a Dios. Si estuviéramos intentando obtener aceptación de parte de Dios con nuestras "buenas vidas, estamos en problemas. Si estamos intentando ser más religiosos para alcanzar a Dios, estamos en problemas. Sin embargo, Dios pudo llegar a nosotros. Jesucristo vino para que pudiéramos ser perdonados, para que pudiéramos tener una relación con Él. Podemos intentar llegar a Dios a través de nuestros buenos actos o esfuerzos religiosos, pero Jesús estaba diciendo que eso no funcionará.

Jesús no sólo dijo, "Nadie viene al Padre si no es por Mí", él también dijo, "Cualquiera que oye mis palabras y cree en aquel que me envió tiene vida eterna y no será condenado; mas ha pasado de muerte a vida". ¡Ahora, si hubiera otros hombres, que fueran Dios, supongo que habría otras formas de llegar al cielo! ¡Pero Jesús es la única persona en la historia de la que yo conozca que llene el requisito!


CUAL CRISTIANISMO ES EL CORRECTO

A través de su historia, el cristianismo ha pasado por numerosas divisiones generando diversos grupos con creencias y tradiciones propias que varían de acuerdo a la cultura y el lugar. Estas amplias divisiones, a su vez, no son homogéneas. Por el contrario, algunas ramas poseen amplios desacuerdos y en otros casos la división omite simpatías existentes. Desde la Reforma, el cristianismo se representa normalmente como dividido en tres ramas principales, Católicos, Ortodoxos y Protestantes, pero históricamente existen muchas más corrientes cristianas.

Anteriormente hemos venido tratando el caso de la religión en el mundo, hemos llegado a la conclusión que el cristianismo es el método correcto que nos lleva de regreso a Dios.

Luego si tenemos en el panorama a un cristianismo fragmentado, esto parece agravar la situación para muchas personas que aún se sienten con sus reservas en cuanto a la autenticidad del cristianismo como el único camino a Dios.

Muchos dirán como argumento, ¿Cómo es posible que en el mundo exista uno solo camino a Dios y este este fragmentando en varias corrientes?* ¿Cómo le puedo creer a algo que no está definido o representado en una sola unidad “religiosa”?

Asumo que los argumentos son completamente razonables y ahora los voy a contestar.

La mente del ser humano es incapaz de explicar a Dios, entenderlo y conocerlo por su propia capacidad; anteriormente lo explique… luego Dios se revela así mismo al hombre para que este pueda tener acceso a una correcta interpretación por medio del cristianismo.

Lamentablemente el ser humano ha venido poco a poco creando formas de comprender al cristianismo como ese único camino que ya sabemos que es para llegar a Dios, y ya sea por motivaciones o intereses de ciertas personas que tienen injerencia, una posición, o  autoridad sobre un grupo de feligreses, han introducido diferentes corrientes… ya sea desvirtuando enseñanzas desde el mismo seno de la iglesia como en la edad media, o también queriendo reformar esas misma ideas.

*El punto es que todo esto ha provocado la separación de corrientes del cristianismo es básicamente por no estar de acuerdo ya sea a nivel doctrinal o en el orden administrativo de la iglesia y por eso han preferido apartarse.

Es aquí donde vale la razonabilidad de las cuestiones que están planteadas anteriormente. Puesto que como sabemos qué tipo de corriente cristiana es la que en realidad me está enseñando el camino correcto a Dios mediante Jesucristo.

Cada corriente tendrá sus razones para haberlo hecho, pero independientemente de eso como sabemos cuál es la corriente que nos conduce correctamente.


EL PROPOSITO DEL CRISTIANISMO

Cuando Jesucristo vino a la tierra más que para traernos salvación, que por supuesto era su propósito fundamental, es decir que conociéramos a Dios y llegáramos a el de la manera correcta, también vivió probablemente más de 33 años exactos; independientemente en esos años, además de preparar el camino de salvación… también marco un estilo de vida.

En sus 33 años de vida, atravesó una serie de situaciones las cuales delinearon el ejemplo de una conducta ejemplar de vida; y esto no es algo que simplemente se me ocurre, sino porque he estudiado un poco acerca de la vida de Cristo por mucho tiempo, y a pesar de no tener toda la información de todos los años que Jesús vivió en la tierra; la Biblia da a conocer prácticamente lo esencial de su estilo de vida y de cómo fue su cultura de vida. Cuando hablo de cultura me refiero literalmente a todos los rasgos propios, y características generales que identifican a una sociedad, a un país o en este caso a Cristo.

Todos los que hemos creído en Cristo por fe, y seguimos sus pasos nos hacemos llamar “cristianos” y que excelente es hacerlo cuando sabemos que es el cristianismo; porque cuando nos llamamos cristianos lo que en realidad estamos diciendo es que nos identificamos en todo con Cristo, y más allá de ver al cristianismo en un sentido religioso, debemos tomar en cuenta que el cristianismo es una cultura; pues la cultura es todo lo que identifica a una sociedad, o a una persona individual.

Entonces cuando vemos en Cristo un estilo de vida que lo identificaba en su diario vivir, esto fue porque en su momento estaba implantando un ejemplo de vida para sus seguidores, para que además de convivir con un estilo de vida según la voluntad de Dios, este mismo testimonio allanará camino para la predicación del mensaje de salvación.

Ahora bien, nosotros como cristianos debemos imitar a este mismo ejemplo, es decir todos los rasgos que identificaban a Cristo; cuando lo hacemos estaremos siendo cristianos. Pues cuando veo esos versículos que nos demandan adoptar al nuevo hombre creado según Dios, estamos hablando del estilo de vida de Cristo veo la necesidad de en realidad lograrlo.

Básicamente el propósito del cristianismo es que podamos ser imitadores de Cristo, que intentemos ser esas replicas en pequeño de lo que fue  también hizo el señor mientras estuvo en la tierra.

En respuesta de donde está el cristianismo correcto lo contestare de una manera sencilla… La mejor corriente cristiana que pueda existir es aquella que lleve al feligrés a ser como Cristo, independientemente de la denominación cristiana. Si tú consideras que en tu denominación Cristiana no te están ayudando a ser como el maestro, te invito a que busques un lugar donde te pueda orientar correctamente, en base más que a cualquier otra cosa, a las escrituras, a la Biblia. Pues esas escrituras dan testimonio de cómo era Jesús siendo que ese es el propósito fundamental del cristianismo y del cristiano mientras este en la tierra, es decir: imitar al maestro. El Apóstol Pablo estaba de acuerdo con esto, debo hacer recordar que Saulo (Pablo) odio tiempo atrás a los cristianos por ende a Cristo, sin embargo cuando fue alcanzado por la gracia de Dios en Cristo supo decir: “Sed imitadores de mí, así como yo de Cristo.” 1 Corintios 11:1

Yo no me atrevería a decir que dentro de las distintas denominaciones no hay personas motivadas y decididas tratar de imitar a Jesús, y que en el día final nos encontremos con muchos hermanos ortodoxos, católicos, protestantes u otras denominaciones cristianas. Así como también muchos de ellos ya sean de cualquiera de estas denominaciones será excluido por no haber hecho con honestidad una decisión por el único camino que nos conduce a Dios.


CONCLUSION

A menudo escuchamos estas respuestas de la gente: “Básicamente soy una buena persona, tanto que iré al cielo.” “Bueno, hago algunas cosas malas, pero hago más cosas buenas, así que iré al cielo.” “Dios no va a enviarme al infierno solamente porque no vivo pegado a la Biblia. ¡Los tiempos han cambiado!” “Solamente la gente verdaderamente mala, como los que abusan sexualmente de niños, y los asesinos van al infierno.”

Es una mentira creer que Dios no tiene cuidado de los pecados pequeños, y que el infierno está reservado sólo para la “gente mala.” Todo pecado nos aparta de Dios, aún una “pequeña mentirita blanquita.” Todos hemos pecado, y ninguno es lo suficientemente bueno como para ir al cielo por sí mismo (Romanos 3:23). Entrar al cielo no se basa en que lo bueno pesa sobre lo malo; todos vamos a perder si ese es el caso. “Y si son salvos por el favor de Dios, entonces no es por sus buenas obras. En ese caso, el maravilloso favor de Dios no sería lo que es en realidad gratuito e inmerecido” (Romanos 11:6). No podemos hacer nada bueno para ganar nuestro camino al cielo (Tito 3:5).

Cuando Dios creó el mundo, era perfecto. Todo era bueno. Entonces creó a Adán y Eva, y les dio libre albedrío, de manera que pudieran escoger seguir y obedecer a Dios o no. Pero Adán y Eva, los primeros seres que Dios creó, fueron tentados por Satanás para desobedecer a Dios, y pecaron. Esto los separó (y a todo el que vino después de ellos, incluyéndonos a nosotros) de estar en capacidad de tener una relación cercana con Dios. Él es perfecto y no puede estar entre el pecado. Como pecadores, no podríamos hacerlo por nosotros mismos. De manera que, Dios hizo un camino para que pudiéramos estar unidos con Él en el cielo. “Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna” (Juan 3:16). “Porque la paga del pecado es muerte, más la dádiva de Dios es vida eterna en Cristo Jesús Señor nuestro” (Romanos 6:23). Jesús nació para enseñarnos el camino, para morir por nuestros pecados, y de esta manera poder ser liberados. Tres días después de Su muerte, Jesús se levantó de la tumba (Romanos 4:25), probando Su victoria sobre la muerte. Él llenó el vacío entre Dios y el hombre, a fin de que podamos tener una relación personal con Él sí solamente creemos.

“Y esta es la vida eterna: que te conozcan a ti, el único Dios verdadero, y a Jesucristo a quien has enviado” (Juan 17:3). La mayoría de la gente cree en Dios, aún Satanás cree. Pero para recibir la salvación, debemos volvernos a Dios, formar una relación personal, apartarnos de nuestros pecados y seguirle. Debemos confiar en Jesús con todo lo que tenemos y todo lo que hacemos. “Se ha manifestado la justicia de Dios por medio de la fe en Jesucristo, para que quite nuestros pecados. Y todos podemos ser salvos de esta manera, sin importar quienes somos o qué hayamos hecho” (Romanos 3:22). La Biblia enseña que no hay otro camino para la salvación sino a través de Cristo. En Juan 14:6 Jesús dice, “Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre, sino por mí.”

Autor:
Edgar Ramírez
Maestro de Educación Cristiana
Para: www.culturacristiana.org

Bibliografía y notas de investigación:

http://www.culturacristiana.org/2011/10/es-jesus-el-unico-camino-al-cielo.html
http://es.wikipedia.org/wiki/Religi%C3%B3n
http://es.wikipedia.org/wiki/Cristianismo
http://es.wikipedia.org/wiki/Budismo
http://es.wikipedia.org/wiki/Islam
http://es.wikipedia.org/wiki/Hinduismo
http://www.culturacristiana.org/2009/11/conducen-todas-las-religiones-dios.html
http://www.ministeriosprobe.org/docs/origen-religiones.html
http://www.mmur.net/religiones/cuadrel.htm
http://www.monografias.com/trabajos28/religiones/religiones.shtml
http://www.cadaestudiante.com/articulos/dostipos.html



Cultura Cristiana Copyright © 2011 | Template created by O Pregador | Powered by Blogger