sábado, 29 de octubre de 2011

Lógica darwinista: Lo último sobre el ADN de los chimpancés y de los humanos



 

27 octubre 2011 — Las regiones de ADN codificantes de proteínas en chimpancés y humanos son llamativamente similares — 98% en muchas estimaciones—, y esta similitud se ha usado como prueba de que las dos especies descienden de un antecesor común. Pero los chimpancés y los humanos son muy diferentes tanto en su anatomía como en su conducta, e incluso hace treinta años algunos biólogos estaban especulando que estas diferencias pudieran deberse a regiones no codificantes de proteínas, que constituyen alrededor del 98% del ADN de los chimpancés y de los humanos. (En otras palabras, que la similitud del 98% se refiere a sólo un 2% del genoma.)
Ahora, un equipo de investigación encabezado por John F. McDonald  en el Instituto Tecnológico de Georgia ha publicado evidencias de que largos segmentos de ADN no codificante de proteínas difieren significativamente entre chimpancés y humanos, y los autores del informe (como otros antes que ellos) sugieren que estas diferencias podrían explicar algunas de las diferencias entre ambas especies.
Según Science Daily :
Investigadores en el Instituto de Tecnología de Georgia han determinado ahora que la inserción y deleción de grandes tramos de ADN cerca de genes son sumamente variables entre humanos y chimpancés y pueden ser la explicación de diferencias fundamentales entre las dos especies.

Estos descubrimientos añaden a las crecientes pruebas de que las regiones no codificantes de proteínas que algunos darwinistas han designado como «ADN basura» no son basura después de todo . Pero dichos descubrimientos también señalan a un problema mucho más grave con el razonamiento darwinista.

Si las llamativas semejanzas en el ADN codificante de proteínas apuntan a una descendencia común de chimpancés y humanos, ¿por qué las desemejanzas en el ADN no codificante de proteínas, mucho más abundantes, no apuntan a sus orígenes separados?

Esto se debe a que cuestionar la tesis de una descendencia común de chimpancés y humanos es tabú .
De modo que nos encontramos con el siguiente planteamiento:
  1. El ADN (codificante de proteínas) de los chimpancés y de los humanos es similar. Por tanto, las dos especies comparten un antecesor común.
  2. El ADN (no codificante de proteínas) de los chimpancés y de los humanos NO es similar. Por tanto, las dos especies comparten un antecesor común y la desemejanza explica sus diferencias.
¿Dónde hemos encontrado antes esta forma de razonamiento? Podemos acudir a la embriología de vertebrados :
  1. Las primeras etapas de los embriones de vertebrados son similares. Por tanto, los vertebrados comparten un antecesor común.
  2. Las primeras etapas de los embriones de vertebrados NO son similares. Por tanto, los vertebrados comparten un antecesor común pero sus etapas tempranas evolucionan con facilidad.
Por lo que se ve, la «lógica» darwiniana opera así:
  1. La descendencia común es cosa cierta.
  2. X e Y son similares.
  3. X e Y NO son similares.
  4. Por tanto, la descendencia común es cosa cierta.
Este es un argumento circular clásico. Imaginemos un Uróboros , el símbolo alquímico de una serpiente que se muerde la cola (arriba). O quizá las escaleras sin fin de Penrose :

 
¿No se levanta la sensación de que la «lógica darwinista» no nos está llevando a ninguna parte?

Fuente: Evolution News  – Darwinian Logic: The Latest on Chimp and Human DNA 27/10/2011
Redacción: © Jonathan Wells - www.evolutionnews.org 
Traducción y adaptación: Santiago Escuain — © SEDIN 2011 - www.sedin.org  Usado con permiso del traductor para: www.culturacristiana.org

1 comentarios:

  1. No tenemos, en efecto un ADN que concuerde de manera total con ningún primate: Ello es lógico por dos causas:
    -La primera es, que ni siquiera hay una concordancia perfecta del ADN Mitocondrial (heredado por via materna)entre los humanos de distintas épocas; por razones evolutivas...
    -La otra causa es que: "No descendemos del mono, somos monos"...Una especie de primate altamente evolucionado, pero simio al fin...Y nuestra especie podrá tener un antecesor común, muy lejano, pero como simios, somos una variante distinta a los otros monos...Si comparas el ADN de un Chimpancé, con el de un Gorila, hay también muchas diferencias, pero ambos son Simios...
    Pienso que nuestro "asco", por decirlo de alguna manera gráfica, a considerarnos simios, proviene de la reacción de la sociedad inglesa del siglo 19, que repudió, sin haber hecho trabajos de campo, toda la "Teoría de la Evolución", por un complejo de superioridad respecto a cualquier otra raza, humana o animal, que no fuese la raza sajona y blanca...Pero todo ser viviente tiene un antecesor común: Ellos son los primeros organismos unicelulares, "el origen de la vida en la Tierra"...
    Saludos, Edgar, y que tengas un buen día...

    ResponderEliminar