viernes, 11 de noviembre de 2011

La Evolución: Una teoría tautológica

La Evolución: Una teoría tautológica
Autor: Lic. Dawlin A. Ureña 
(El Lic. Ureña es Pastor, y miembro de la Asociación Científica 

Una Tautología es un argumento circular en el cual las conclusiones son apenas una reformulación de las premisas empleadas en primer lugar. ¡Expliquemos!: 

Si alguien pregunta: "¿Qué sobrevive?" La respuesta de los evolucionistas es: "El más adaptado". Pues cuando uno pregunta: "¿Cuáles son los más adaptados?" La respuesta es: "Los que sobreviven". En otras palabras, "Los que sobreviven son los que se adaptan. Los que se adaptan son los que sobreviven", es lo que en ciencia se llama tautología. 

Este problema es tan visible y muchas veces públicamente vergonzoso para los evolucionistas, que Francisco Ayala, un científico que ha dedicado su vida adulta a la ardiente defensa de los principios ateístas/evolucionistas se ve obligado a admitir: 

"Una queja común procedente de los propios círculos evolucionistas apunta al hecho de que la teoría de la selección natural (evolucionismo) involucra razonamiento circular (tautología). Otra queja es que la teoría de la evolución no se puede someter a pruebas empíricas." (Paréntesis míos DAU.)



Aquí debemos hacer una pauta para recordar a nuestros amables, ávidos e inteligentes lectores que cuando una teoría no puede ser sometida a pruebas empíricas, esta teoría no califica como una teoría científica en lo absoluto. 

Sin embargo, leyendo los numerosos libros resultantes de las mentes de los líderes exponentes de la evolución, uno nota que la teoría evolucionista está construida de forma tal que la misma explica todo y cualquier cosa, lo cual la descalifica como una teoría científica; ¡debido a la tautología inherente en ella! 

El Dr. Ayala continúa con la reveladora crítica de su propia teoría: 

"Una hipótesis o una teoría compatible con todos los estados o asuntos posibles en el mundo de la experiencia, es uniformativa… el punto importante es que el contenido empírico de una hipótesis es medido por la clase de falsificadores potenciales."  
En otras palabras, lo que Ayala francamente nos revela es que una teoría que esté declarada en términos tan amplios y vagos que no exista forma de mostrar que está equivocada (si es que en realidad lo está), es una teoría extremadamente pobre en términos científicos. ¡Yo diría que esta teoría no es nisiguiera una teoría científica! 

Una teoría, para calificar como una teoría científica, debe hacer predicciones predecibles, y si estas predicciones fallan en suceder, esto comprobaría que la teoría es falsificable. Cualquier teoría que sea tan plástica como para que todos los resultados posibles, sin importar los significados de tales resultados, puedan ser acomodados dentro de sus conceptos generales, ¡no es una teoría científica! 

Sin embargo, sorprendentemente la inmensa masa de literatura evolucionista está repleta de casos de flagrante tautología y razonamiento circular. Analicemos una porción de otro escrito del mismo Dr. Ayala: 

"La selección natural puede responder por los diferentes diseños, ritmos, y resultados de los procesos evolucionarios. Las radiaciones adaptivas en algunos casos, así como las carencias de diversificaciones filéticas en otros, ritmos rápidos y lentos en los cambios evolutivos, las variaciones genéticas profusas y limitadas en las poblaciones; estas y muchas otras ocurrencias alternativas, todas, pueden ser explicadas postulando la existencia de retos ambientales apropiados." 
En otras palabras, para Ayala y sus compañeros ateos evolucionistas, no importa en lo absoluto el resultado o los datos arrojados por experimentos: acuerden o no con la teoría de la evolución. Para ellos siempre existirá una forma en la que se pueda explicar todo en la naturaleza partiendo desde el punto de vista o del escenario de que la evolución ocurrió. 

¡Oh, la imaginación humana! ¡Qué gran aliado de los evolucionistas! 

Lo que estos doctos humanistas intentan decirnos es que la selección natural consta de poderes tan "capaces de explicarlo todo", las anomalías que observamos en el récord de los fósiles, la inmensa variedad de seres vivientes, el orden y la organización en el universo, el pasmoso diseño en todo lo que existe… que si algo en verdad representa un reto para ser explicado, lo único que tenemos que usar es la imaginación humana para explicarlo. 

Si aceptamos a priori una posición analítica dogmática como esta, una posición que dice que el universo y la vida solamente pueden haberse creado a sí mismos a partir de la nada, una posición a través de la cual no importan los argumentos, no importa la evidencia, no importan los datos, lo único que importa es que la teoría de la evolución sucedió y es correcta, se pierde toda objetividad y toda esperanza de tal vez enterarse de que se estaba equivocado.


A esta gente no le importa que les fallen los experimentos, que sus observaciones no encajen con sus proposiciones, y que se vean obligados a formular ridiculeces para tratar de explicar lo que es inexplicable. Visto así, los evolucionistas nunca despertarán a la posibilidad de que están equivocados, ya que siempre terminarán CREANDO una explicación para el fenómeno en cuestión que encaje dentro de su forma evolutiva/ateísta de ver el mundo. 

La Biblia dice que estos hombres, A PROPÓSITO, han decidido negar a Dios y su Creación. ¿Qué esperanza habrá para ellos sino la condenación eterna?

Grand Rapids, Michigan, USA

0 comentarios:

Publicar un comentario