sábado, 6 de abril de 2013

Johannes Kepler: Matemático, Astrónomo, Creacionista

Johannes Kepler: Matemático, Astrónomo, Creacionista
Publicado el 10 de Diciembre, 2010. 
Por R. L. David Jolly 

Dos días después de la Navidad, en el año 1571 en la pequeña población de Weil der stadt, Alemania, Heinrich y Katharina Kepler tuvieron a su cuarto hijo y le pusieron por nombre Johannes. Nacido con un mes de anticipación, Johannes era un bebé pequeño y tuvo muchas enfermedades mientras crecía incluyendo la viruela a la edad de tres años, la que casi le mata. 

El abuelo de Johannes, que era cristiano, tuvo una gran influencia sobre el joven y fue un instrumento en su fe cristiana. El padre de Kepler no miraba la necesidad de enviarle a la escuela y tampoco podía darse ese lujo, pero su abuelo se las arregló para ganar suficiente dinero para enviar a su nieto a la escuela. Alentado por su abuelo, Johannes se destacó en la escuela, hasta que su padre le sacó de la escuela para trabajar en el negocio de la familia. Sin embargo, el negocio de la familia no marchó bien y con la ayuda de algunos de los maestros de Johannes, recibió una beca de parte del Duque de Württemberg que le permitió continuar su educación. 

Durante sus años escolares, Johannes Kepler aceptó a Jesucristo como su Señor y Salvador. El joven Kepler decidió muy pronto invertir su vida estudiando y sirviendo a Dios como ministro Luterano y asumió sus estudios con aquel deseo de aprender sobre la Palabra de Dios y el mundo de Dios. En 1587, a la edad de 16 años, Johannes asistió a la Universidad de Tübingen. Sus estudios incluyeron matemáticas, astronomía, la Biblia y tres idiomas – hebreo, griego y latín. Durante el tiempo en que Kepler asistía a la universidad, la idea de que la tierra y los planetas giraban alrededor del sol no era ampliamente aceptada. Sin embargo, uno de sus profesores sí creía esto y se lo enseñó a Kepler. 

Luego de ganar una Licenciatura en 1588 (a los 17 años) y una Maestría en 1591 (a los 20), Johannes quiso permanecer en la universidad y estudiar teología. Justo antes de completar su estudio de la teología en 1594, Kepler siguió lo que pensó que era la guía de Dios y se mudó a Graz, Austria, para asumir la posición de maestro de matemáticas en el colegio Luterano.

Mientras enseñaba en Graz, su pericia en matemática pronto le valió la posición de matemático del distrito. Kepler llegó a ser el responsable por la precisión de los pesos y medidas usados en los negocios, por la elaboración de los calendarios y la inspección de tierras. Su trabajo en la elaboración de calendarios incluía la confección de listas para las siembras y las cosechas, para propósitos militares e incluso fechas para el amor. Para elaborar las fechas para los granjeros, Kepler tuvo que estudiar las estaciones y cosas como la extensión de la luz del día y el ciclo de la luna. Estas cosas dependen de la rotación de la tierra alrededor del sol, el giro e inclinación sobre su eje y la órbita de la luna. Todas estas cosas son observaciones en astronomía que había estudiado en la universidad. Kepler quería asegurarse de que las fechas de su calendario eran científicamente exactas y que no se basaban en la astrología como hacían muchos otros en su época. En 1601 escribió que la creencia de que las estrellas dirigen las vidas del hombre (conocida como astrología) es algo que carece de sustento y en lo que no se puede confiar. 

Durante la época de Kepler, la mayoría del resto de los científicos creía que no había un orden real en el universo a nuestro alrededor. Kepler, por otro lado, creía que Dios había creado todo con un propósito y que debía haber un patrón y un orden lógicos en esa creación. Siguió estudiando los cielos tanto como le fue posible. 

Sus esfuerzos llamaron la atención de uno de los astrónomos destacados de su época, Tycho Brahe de Dinamarca. Brahe estaba muy impresionado con la habilidad matemática de Kepler, de modo que le invitó a formar parte del grupo de astrónomos. Mientras trabajaba con el equipo de científicos de Brahe, Kepler usó sus matemáticas para mostrar que Marte orbita al Sol en un patrón elíptico en lugar de seguir una órbita circular. 

También descubrió que cuando los planetas orbitan el Sol, su velocidad no era constante como todos los demás pensaban. Mientras más se acercaba un planeta al Sol, más rápido viajaba el planeta y mientras más se alejaba el planeta del Sol, más lento viajaba. En 1609 publicó su libro Astronomia nova (Nueva Astronomía) donde discutía estos descubrimientos. Estas ideas llegaron a conocerse como las leyes de Kepler del movimiento planetario. La primera ley de Kepler declaraba que todos los planetas orbitan al Sol siguiendo un patrón elíptico. La segunda ley de Kepler establecía que la línea que une a un planeta con el sol recorre áreas iguales en tiempos iguales en su órbita elíptica. 

En 1618 Kepler publicó un libro llamado Harmonice mundi (La Armonía de los Mundos). Este libro contenía la tercera ley de Kepler del movimiento planetario que declaraba que la distancia promedio de un planeta al sol, elevada a la tercera potencia, dividida por el cuadrado del tiempo que le lleva al planeta completar una órbita, es la misma para todos los planetas. En otras palabras, el tiempo que necesita un planeta para  completar una órbita alrededor del Sol se relaciona con la distancia promedio en que el planeta se encuentra del Sol. 

Durante su vida hubo muchas supersticiones que los astrólogos tenían con respecto a las estrellas y los planetas. La fe de Kepler en el Dios Creador de la Biblia le llevó a descubrir estas leyes básicas del movimiento planetario y a desechar muchas de aquellas supersticiones. 

Su fe cristiana y el deseo de aprender tanto como fuese posible del mundo de Dios también llevaron a Kepler a mejorar los telescopios utilizados en su época junto con otros instrumentos ópticos. Estudió cómo funcionaba el ojo humano e incluso descubrió una nueva estrella. Sus publicaciones de las posiciones de las estrellas y planetas probó ser de gran importancia para los marineros en el mar. Ayudó a hacer que su navegación fuese más precisa que nunca antes. Kepler también estudió la fecha del nacimiento de Jesús y otras fechas bíblicas de importancia. 

Johannes Kepler murió el 15 de noviembre de 1630, a la edad de 58 años, de una severa enfermedad. Hoy se le recuerda como uno de los fundadores de la ciencia moderna. De modo que, cuando algunos evolucionistas le digan que ningún científico cree en el registro de la Biblia con respecto a la Creación, usted puede contarle como Kepler jugó un papel importante en la astronomía y descubrió las leyes del movimiento planetario que se utilizan hasta el día de hoy. Fue un gran matemático y científico, y por sobre todo, fue un cristiano creyente en la Biblia. 

Este artículo fue publicado originalmente en inglés por el Institute for Creation Research en la siguiente dirección: http://bit.ly/gL0OIC

Sobre el Institute for Creation Research 

La médula de la misión del ICR es la investigación científica, que formó la base de nuestra fundación en el año 1970 por el Dr. Henry M. Morris, un respetado científico en su propio campo de la hidrología, lo que llevó a la publicación de la obra El Diluvio del Génesis en 1961. El Dr. Morris vio con claridad que la buena ciencia – el manejo y la interpretación apropiados de la evidencia científica – demostraría la veracidad de los registros bíblicos de la Creación y el Diluvio. Durante 40 años, el ICR ha sido el líder en la investigación científica desde una perspectiva bíblica, conduciendo un laboratorio innovador e investigación de campo en las grandes disciplinas de la ciencia, lo mismo  que en estudios bíblicos de la antigüedad y educación en ciencias a nivel de postgrado. El ICR mantiene instalaciones y laboratorios en su campus en Dallas, Texas. www.icr.org


0 comentarios:

Publicar un comentario