miércoles, 20 de agosto de 2008

INICIOS DE LA OBRA EVANGELICA EN GUATEMALA

Para que el evangelio llegara a Guatemala, Dios iba a utilizar un cambio de gobierno y un presidente con ideas liberales. La revolución de 1871 nació el liberalismo del siglo pasado, un movimiento que tenia como meta modernizar el país y ponerlo a tono con el mundo de aquel entonces. El líder militar de la revolución fue el general Justo Rufino Barrios, quien dos años mas tarde asumió la presidencia. Es significativo el hecho que una de las primeras leyes que promulgo fue la libertad religiosa.


Uno de los pioneros de la obra evangélica en Guatemala, Eduardo Haymaker, relata como llego el primer misionero al país. Resulta que el presidente Barrios tenia amistad con una pareja de norteamericanos de apellido Claves, quienes se habían radicado en Chimaltenango. En una ocasión en la que los visitaba don Justo Rufino Barrios, les comento su frustración por la oposición que recibía de la jerarquía católica. Como resultado de esa conversación, el presidente Barrios decidió establecer contacto con la Junta de Misiones Foráneas de la Iglesia Presbiteranea en los Estados Unidos. Dicha misión acordó investigar la necesidad en Guatemala.

En un viaje que hiciera Barrios al norte, se entrevisto con los directivos de la misión y logro traer consigo de regreso a Guatemala a John Clark Hill, un misionero asignado para ir a la china.


En vez de realizar la investigación que la misión Presbiteranea había pedido, Hill se quedo en Guatemala por varios años. Estableció una escuela a la cual asistieron los hijos de varios funcionarios gubernamentales, y comenzó a realizar cultos evangélicos. El apoyo del gobierno al incipiente movimiento evangélico continúo después de la muerte de Barrios en 1885.


Hill regreso a su país en 1886, pero otros misioneros llevaron adelante la obra. La Iglesia Presbiteranea se estableció en la ciudad capital, y para 1898 se había abierto un segundo campo en la ciudad de Quetzaltenango.

2 comentarios:

  1. Fue un una gran bendición tener que la palabra de Dios aqui en en Guatemala

    ResponderEliminar