miércoles, 3 de diciembre de 2008

El Poder Papal mantenido por la Inquisición

La Inquisición, llamada el "SANTO OFICIO," fue instituida por Inocencio III y perfeccionada bajo el segundo Papa después de él, Gregorio IX. Era la corte eclesiástica para descubrir y Castigar a los herejes. Bajo ella, a todos se les exigía informar contra los herejes. Cualquier sospechoso podía ser torturado, sin saber el nombre de su acusador. El proceso era secreto; el inquisidor pronunciaba sentencia, y la víctima era entregada a la autoridad civil para ser encarcelada de
por vida, o para ser quemada. Los bienes de la víctima se confiscaban y se repartían entre la Iglesia y el Estado. En el periodo inmediatamente después de Inocencio III, la Inquisición hizo esta obra mas mortífera en el sur de Francia (véase Albigenses) aun cuando hizo grandes multitudes de víctimas en España, Italia Alemania y los Países Bajos. Más tarde, la Inquisición fue el arma principal del intento papal de sofocar la Reforma.

Se dice que en los 30 años, de
1540 a 1570, no menos de 900,000 protestantes fueron muertos en la guerra de exterminio del Papa contra los valdenses. ¡Monjes y sacerdotes dirigiendo, con crueldad implacable y saña brutal la obra de torturar y quemar vivos a hombres y mujeres inocentes y haciéndolo en el nombre de Cristo, por mandato directo del "Vicario de Cristo" La Inquisición es la cosa más infame de toda la historia. Fue inventada por los Papas y usada por ellos durante 500 años para mantener su poder. Ninguno de los posteriores "santos" e "infalibles" Papas ha dado excusa o satisfacción alguna por ella.

0 comentarios:

Publicar un comentario