viernes, 12 de diciembre de 2008

EL ÉXITO DE UN CRISTIANO SE BASA EN ACEPTAR LAS DISPOSICIONES DE DIOS.

“El mundo pasa y sus deseos, pero el que hace la voluntad de Dios permanecerá para siempre” 1era de Juan 2:17.

Quiero empezar definiendo la gran diferencia que existe entre la perspectiva divina hacia nosotros, a como vemos nosotros desde nuestro nivel a los problemas, nuestras necesidades y angustias etc.

Por supuesto que la manera en la Dios ve nuestra vida en general, es totalmente diferente a como nosotros lo apreciamos, esto es simplemente porque nuestra perspectiva tiene ciertos limites y la de Dios es ilimitada, el nos puede ver por completo mientras que nosotros no lo podemos ver así; cuando tenemos alguna necesidad y clamamos al señor, a veces vemos que la respuesta no es totalmente satisfactoria o es totalmente opuesta a lo que queremos y nos preguntamos por qué…

Algunas veces si podemos contemplar lo que en verdad necesitamos, pero otras veces, no queremos aceptar lo que Dios dispone en nuestra vida y vuelve la pregunta por qué. Dios ve la manera que puede bendecir aún más que como nosotros lo quisiéramos, pero en este proceso hay cosas que nuestra mente no comprende tan rápido y en nuestros pensamientos nos confundimos, renegamos y actuamos mal cuando vemos que nuestras peticiones no han sido contestadas “bien” según nosotros, aunque casi siempre después de un tiempo comprendemos las intenciones reales de Dios; Porque a veces creemos como si Dios ya no nos quisiera, o nos quisiera destruir, pero nada más es una gran mentira del diablo.

Nada mas es que la manera en que Dios actúa es una manera distinta pero siempre trae bendiciones.

Dios quiere contestarte, el lo desea y lo puede hacer, y cuando lo haga si lo hace como lo esperas, gloria a Dios y si lo hace un tanto diferente a como lo esperas también gloria a Dios, --siempre recibe la voluntad de Dios a tu vida.--

Todas las cosas en la vida, van a pasar, todas las cosas tendrán un fin, el mundo tendrá un fin, todas las cosas que el hombre ha creado tienen un fin, la vida tendrá un fin, pero el que hace la voluntad de Dios permanece para siempre.

Cuando un cristiano se dedica a recibir la voluntad de Dios y a hacerla; porque no es cuestión de recibirla y quedarme allí; si no también a hacer esa voluntad en mi vida; podemos alcanzar el éxito en nuestra vida cristiana; el deseo de Dios es que tu puedas experimentar el éxito de tus convicciones y de tu fe en cristo.

Las disposiciones que Dios toma con respecto a nuestras peticiones, anhelos y aspiraciones siempre son las mejores, recuerda si dependes de Dios dependes también de lo que el disponga hacer en tu vida con tus anhelos y aspiraciones, recuerda que el controla tu vida si tu dependes de Dios y aceptas sus disposiciones, tendrás seguro el éxito en tu vida.

Los deseos del mundo pasan, pero el que hace la voluntad permanece para siempre.

0 comentarios:

Publicar un comentario