miércoles, 10 de diciembre de 2008

TRADICIONES Y COSTUMBRES SIN MENTE

Hace algún tiempo un grupo de científicos hicierón un experimento con cinco monos; el experimento consistía en poner a los cinco monos en una jaula y colocar en la parte de arriba de la jaula un racimo de bananos; y cada vez que uno de los monos quisiera subirse en la jaula para alcanzar alguno de los bananos, había una persona encargada de rociarlos con agua; sucedió que conforme al principio todos los animales querían alcanzar de la fruta, todos fueron rociados con agua; hasta que se dieron cuenta que la razón por la que los rociaban con agua era porque todos o alguno de ellos quería alcanzar de la fruta.

Pasaron algunas semanas luego cuando los científicos se persuadieron de que los monos de dieron cuenta de la causa de los baños con agua; comenzaron a sacar a uno por uno a los monos y a sustituirlos por monos que no había estado con ellos desde el principio; y sucedió que cuando cambiaron al primer inquilino de la jaula, y este por instinto quería subirse a la jaula para tomar un banano; los cuatro antiguos inquilinos lo bajaban a patadas y trompadas porque sabían que si lo dejaban subir, la persona que estaba afuera con la manguera les daría su respectivo baño; con los días y con el pasar de varias palizas, el mono que recién había entrado comprendió que no debía subirse para alcanzar algún banano arriba de la jaula.

Con el pasar de las semanas, los científicos sustituyeron a otro de los cinco primeros inquilinos de la jaula; y al colocar al otro nuevo inquilino lo primero que trato de hacer este fue alcanzar algún banano, y en esta vez el primer mono que había sido cambiado fue el primero en dirigir a sus otros compañeros para propinarle una gran paliza al nuevo inquilino; y de esa manera pasaron los meses hasta que los primeros cinco monos con los que empezó el experimento fueron sustituidos por monos nuevos; y al final cuando todos eran monos nuevos; siempre seguían golpeado al mono que se atreviera a subirse para bajar un banano dentro de la jaula, y así paso de allí en adelante e incluso la persona que comenzó bañando a los primeros monos se retiro de su lugar, sin que ninguno de los nuevos monos se pusiera a pensar la razón por la cual no se debía dejar que alguno de los compañeros quisiera subirse a alcanzar algún banano.

Esta historia me lleva a pensar en como la civilización humana puede caer incluso en esta misma practica; ya que muchas veces nosotros apelamos tradiciones que nos han sido impuestas y nunca nadie se tomado la molestia de analizar el contexto original de las costumbres, dicho de otra forma el trasfondo real de las cosas que se incrustan en las culturas de los pueblos y personas.

En la edad media todo lo relacionado con la fé era impuesto con la filosofía de tenes que creer pero no pensar; este paradigma fue roto con la llegada de Martín Luthero que con el pasar del tiempo y leyendo la Biblia encontró un sin numero de inconsistencias con la doctrina romana; y eso provoco la división de la iglesia o la reforma y sirvió de inspiración a muchas otras personas para que por primera vez se tuviera que analizar y pensar todo lo que se creyera independientemente si fuera religioso o no; esta nueva tendencia ha hecho que la humanidad tenga mas respeto por la realidad de las cosas y no por la ignorancia del contexto o trasfondo de las creencias, tradiciones, o costumbres.

Edgar Ramírez

0 comentarios:

Publicar un comentario