lunes, 19 de enero de 2009

INDULGENCIAS PROTESTANTES

Quisiera empezar este articulo, citando las palabras que pronunciaba *Juan Tetzel en el año 1,517 en Alemania; cuando fue comisionado por el papa León X, para vender indulgencias en dicho país; “Tan pronto como su moneda suene dentro del cofre, el alma de sus amigos ascenderá del purgatorio al cielo”



Una indulgencia en aquella época era un documento firmado por el papa, por medio del cual se le perdonaban los pecados no solamente al poseedor del documento, sino también a sus amigos vivos o muertos; esta fue una de las tantas acciones que horrorizarón a Martín Luthero y que estoy seguro horrorizarían a cualquier cristiano que tuviera la suficiente razón como para darse cuenta, que el único que puede perdonar pecados es Dios, y eso por el sacrificio de Jesucristo su hijo, de otra manera no existiera posibilidad de salvación para la humanidad.


Imagen de una indulgencia:

indulgencia



La gracia divina es un favor inmerecido, o un regalo que sin hacer ningún merito para recibirlo Dios lo concesiona; la gracia alcanza su clímax en el sacrificio de Cristo en la cruz para darle oportunidad a la humanidad de poder alcanzar la reconciliación con su creador al recibir a Cristo en su corazón como su salvador personal; por lo tanto jamás un ser humano se puede tomar la atribución de perdonar pecados y mucho menos con el agravante de cobrar alguna especie de retribución por lo que Dios en Cristo lo ha hecho gratuito; esto seria una herejía tan grave que solo Dios en su misericordia y soberanía la podría perdonar.


Todo esto causó una rotura en la iglesia, produciendo la llamada reforma en la que hombres que tomaron la Biblia como el único fundamento para cualquier doctrina, y que rechazando todas las herejías de Roma decidieron separarse retomando los ideales piadosos que denota la palabra de Dios; es decir nosotros hemos venido entendiendo las grandes divergencias entre adoptar doctrinas fundamentadas en filosofías humanas y las que sí son BIBLICAS; sin embargo a pesar del esfuerzo que durante muchos años hombres comprometidos a enseñar las doctrinas bíblicas han realizado; ahora más de 400 años después, resulta que muchos pseudolideres que se han dejado llevar por sus propios razonamientos y no por la enseñanza bíblica, han creado una serie de situaciones en las cuales han retomado la figura misma de la venta de indulgencias…

¡Por favor,… un protestante vendiendo favores divinos!


Creo que lo que estoy aseverando pareciera ser un chisté asqueroso, sin embargo aunque usted no lo crea, la decadencia doctrinal por la que atraviesa la iglesia en esta época, esta llevando a que muchas iglesias o ministerios estén llegando a retomar la venta de favores divinos, producto de la gracia de Dios; y digo retomar porque, en otros tiempos lideres cristianos lo hicieron, y pienso que después de que aclare este asunto, seria bueno considerar la idea de reformar las ideas extra bíblicas, que a lo unico que nos llevan es a caer en la herejía.


Desde hace algún tiempo en algunos medios televisivos cristianos he visto como se ha tomado la idea de ofrendar; ya no como; cada uno como propuso en su corazón, no con tristeza, ni por necesidad; porque Dios ama al dador alegre, sino que se han alejado de esta realidad; puesto que por la ambición de alcanzar sus metas, se les olvida a estos lideres que la ofrenda debe ser espontánea y de corazón; es lamentable que en medio de estas situaciones se tenga que recurrir a realizar ciertos negocios con Dios; como si Dios se comprara con dinero, cuando veo a gente pactar por cierta cantidad de dinero por un milagro, me da la impresión que Dios necesita dadivas humanas para mostrar su gracia; mientras que la Biblia jamás enseña tales cosas; pero mientras yo termino de digerir esta idea tan herética, a los lideres que promueven este tipo de actividades, valiéndose de su popularidad tratan de coaccionar a la gente para que “ofrende” y se les olvidan los principios bíblicos que implica el pedir una ofrenda; no estoy encontra de ofrendar a un ministerio; pero si encontra de la manera en que muchos piden las ofrendas, yo conozco ministerios radiales que subsisten por ofrendas y donaciones de hermanos en la fé, y nunca tienen necesidad de utilizar herejías para convencer a sus oyentes de que ofrenden, y de todas maneras Dios siempre los sostiene; yo me recuerdo que en una época, mi madre estuvo enferma con un quiste de 6 cm. en uno de sus ovarios; sin embargo orando por algún tiempo, Dios la sano, puesto que en un momento, Dios hizo que se desapareciera el problema, y de la “nada” ella ya no lo tuviera en su ovario; nosotros no tuvimos que condicionar a Dios para recibir un milagro.


Considero que ha mas de algún creyente que tenga que ver con este tipo de actividades, podría recibir un milagro; ya que Dios es misericordioso y al ver la situación y la fé podría obrar un milagro; pero no es correcto torcer la doctrina y hacer quedar a Dios como un ejecutivo de un negocio; porque a él no lo mueve lo monetario que le podamos ofrecer, sino más bien, nuestra propia vida cuando se la entregamos en sus manos y luchamos por vivir vidas justas y piadosas siguiendo el ejemplo de Cristo…


Si continuamos ofreciendo milagros de Dios por pactar dinero, vamos a terminar vendiendo la salvación con indulgencias; Dios es soberano, y si el no quiere contestar una petición… ¿Qué podemos hacer? ¡Y quien pactó! ¿Como reaccionarán sus convicciones? En estas preguntas no se ponen a pensar los organizadores de este tipo de telemaratones…



LA VOLUNTAD DE DIOS NO SE COMPRÁ CON DINERO; SE GANA CON UNA VIDA JUSTA Y PIADOSA…



Referencias Historicas:

*Historia de la Iglesia Cristiana; de Jesse Lyman Hurlbut, pagina 133




0 comentarios:

Publicar un comentario