sábado, 14 de marzo de 2009

ATRAVEZANDO LA TORMENTA

Cierto día Jesús se encontraba predicando el evangelio en un lugar, donde todos lo escuchaban; el hacia milagros, y muchos le hacían preguntas, cuando de pronto se hizo tarde, y bueno Jesús tenia que proseguir al otro lado del mar de galilea, y sus discípulos tuvieron que despedir al la multitud que los andaba siguiendo; imagínese usted, la multitud que tendría que andar en ese momento al lado de Jesús.

Después de todo los discípulos despidieron al la multitud, y se dispusieron a continuar su recorrido por aquella región, y tuvieron que embarcarse en una nave para atravesar el lago, me imagino que a todo esto los discípulos iban comentando los milagros y maravillas de Dios por medio de Jesús, ya que el privilegio era por demás el mas extraordinario estar a la par de un hombre que puede devolver la vista, puede hacer caminar al paralítico, hablar al mudo, vivir al muerto y en fin que privilegio poder haber estado a la par de Jesús, sin embargo siguieron su camino en el barco, zarparon, supongo felices y contentos, Jesús ya sabia lo que iba a pasar pues tenían que cruzar el lago, es decir el mar de galilea para llegar a la siguiente ciudad y continuar predicando, pero bueno ellos ya iban en camino hacia allá, cuando en un momento sucedió algo talvez inesperado para los discípulos de Jesús; resulta que el maestro se tomo el tiempo para ir a tomarse una siesta, y en ese momento ellos ya se encontraban ya navegando dentro de lago; cuando de pronto teniendo ya un buen rato de estar navegando, los discípulos sintieron un viento raro en la cara; y bueno Jesús estaba durmiendo mientras que los discípulos comenzaron a notar que en el cielo se estaban agrupando un buen numero de nubes sobre ellos, y el viento se torno un poco mas fuerte, en ese momento los discípulos no se imaginaron nada malo, solo veían como les faltaba una buena distancia para llegar a la otra orilla, cuando de repente se dejo oír un fuerte trueno, entonces ellos se imaginaron rápidamente que iba a empezar a llover; e inmediatamente se empezaron a movilizar para pretejerse de la tormenta que azotaría la pequeña embarcación, y en medio de todo esto empezó a llover y a tronar mucho mas fuerte y el cielo azul se convirtió en una gran mancha negra de nubes; entonces los discípulos se empezaron a preocupar, y aun mas cuando vieron que se empezaron a levantar grandes olas que arremetían fuertemente contra la embarcación; los discípulos entonces si estabán aterrados, pues además de las olas, caían rayos y la lluvia parecía interminable; la embarcación se movía para todos lados ayudada por los fuertes vientos. – en este momento todos se preguntaron ¿Qué hacemos?-

Lo mas lógico que pensaron fue ir donde estaba Jesús durmiendo, despertarlo aunque pareciera mal no dejarlo descansar después de su ardua labor, pero al fin se decidieron y fueron a Jesús rápidamente a despertarlo, y le suplicaron que hiciera algo pues la tormenta estaba demasiada fuerte y podían naufragar, y ellos no podían hacer nada, los vientos, la lluvia, las olas eran demasiado fuertes; bueno entonces Jesús se levanta y los reprende, les dice hombres de poca fe, pues los discípulos se dirigiendo a Jesús diciéndole sálvanos porque perecemos; los discípulos estaban totalmente perturbados, y pienso que así nos hubiéramos sentido nosotros si estuviéramos en esa situación; sin embargo Jesús se levanta y reprende los vientos y la lluvia, y en este mismo instante todo se torno en calma; las olas se tranquilizaron junto con la lluvia y el viento, los discípulos simplemente se quedaron asombrados y maravillados por lo que Jesús acababa de hacer, todos se preguntaron ¿Quién es este hombre que el mar y el viento lo obedecen?

Bueno después de todo llegarón a la orilla del lago y desembarcarón, desde luego todavía bien asombrados, y comentado la gran hazaña que habían presenciado.


¿Qué te pareció esta historia? A ti te gustaría presenciar una hazaña como la que presenciaron los discípulos de Jesús?

Yo veo muy similar esta historia, con las experiencias que hemos atravesado mas de alguna vez en cualquier época de la vida, las tormentas muchas veces se presentan de una manera inesperada, y esa es una característica muy similar en todos los casos; en un principio los discípulos se encontraban totalmente inadvertidos frente a la situación que experimentarón, luego de la nada comenzarón a sentir la presencia del problema que se aproximaba; el viento inusual hacia preever algo inesperado, a veces en nuestro caso hay cosas que evidencia la llegada de problemas y de dificultades; los discípulos cuando comenzaron a sentir que el problema se estaba tornado en una tremenda tormenta, ellos comenzaron a preocuparse lo mismo que hacemos nosotros cuando estamos en un problema, y sentimos que el viento nos golpea con fuerza, las olas nos tambalean y sentimos que nos llueve sobre mojado; son cosas que humanamente a todos nos preocupan, pero la diferencia de todo es, que los discípulos buscaron ayuda en Jesús -Jesús la única solución- Jesús se molesto con ellos por su falta de fe y los exhortó hacer hombres de fe, en algún momento se nos olvida poner a Jesús en primer lugar en nuestra vida y acudir primero a el, como nuestro único refugio, no siempre nos recordamos que Jesús va en nuestra barca y que si acudimos a él, el calmara la tormenta, la barca es nuestra vida y aunque la fe a veces no nos alcance para enfrentar la tormenta, Jesús esta allí, el va con nosotros, que no se le olvide, el calmara la tormenta, y usted presenciara el poderío de Dios y fomentara en el.


En todo el ministerio de Jesús en la tierra, el muchas veces enfoco sus mensajes en ayuda para las personas; Jesús usaba diferentes tipos de parábolas para hacer ver que en el se encuentra el refugio, la salida para las diferentes circunstancias de la vida, recordemos pues que el va con nosotros en nuestra barca.



0 comentarios:

Publicar un comentario