lunes, 27 de abril de 2009

EL SENTIDO DE LA VIDA

¿Por qué estoy aquí? ¿Quién soy? ¿De donde vengo? ¿A dónde voy? Estas preguntas son algunas interrogantes que han rodeado a la existencia de la vida en nuestro planeta, y en particular a la vida del ser humano, la existencia misma de hombres y mujeres. A lo largo de la historia muchos filósofos han tratado de responder a estas interrogantes de una manera satisfactoria; sin embargo nadie ha llegado a exponer respuestas concretas e irrefutables.


Cuando nosotros hacemos un espacio en nuestro tiempo, y pensamos en la razón o sentido de nuestra existencia; creo que nos envolvemos en un pensamiento profundo que nos lleva a dos conclusiones; una de esas conclusiones en algunos casos es: será que la vida; mi existencia y todo lo que me rodea esta enmarcado en un vació creado por la sin razón y la casualidad infinita; o también la conclusión que indica que nuestra existencia se fundamenta en un propósito eterno diseñado por un creador supremo; (pensamiento y fundamento que comparto)


Creo que la vida sin un propósito superior a los que nosotros como humanos consideramos mientras caminamos por los senderos de la vida, hace que nuestra existencia sea vacía y sin razón; sin embargo a lo largo de la historia humana, mucha gente a preferido vivir con la idea que nuestra existencia se deriva de un propósito eterno basado en un Dios; y así han surgido las religiones con sus defectos y cualidades, y en medio de este conglomerado de religiones, ¿Cómo se puede distinguir al Dios correcto?


En este punto no podemos confundirnos, pues la historia nos dice quien ha sido el Dios que ha sobresalido entre los ídolos, y como ese Dios ha tratado de acercarse a la humanidad a través de la manifestación de su gracia en Jesucristo.


Creo que nadie podrá encontrar las respuestas de las preguntas con las que comencé este artículo si no concebimos la existencia de un Dios, reflejado en la identidad del cristianismo. En el mundo siempre habrán religiones, muchas de ellas enlazadas a practicas sin sentido (absurdas); sin embargo el cristianismo en su practica a diferencia de las "otras" religiones, se puede considerar desde el punto de vista estricto de la palabra cristiano; que es un estilo de vida justo y piadoso, es decir una forma de vida que produce ciudadanos valiosos para sus comunidades, gente honesta, respetuosa, responsable, integra, etc. Estos rasgos son parte de la concepción de un cristiano verdadero; claro que en el proceso muchas personas se pueden convertir en fanáticos religiosos, es decir fariseos que tratan de convertir a la gente sin convertirse ellos mismos.


Por otro lado existe algo que complementa este propósito, pero solo se puede entender cuando estamos bajo el conocimiento del propósito eterno de Dios para la humanidad. En pocas palabras la filosofía del cristianismo abarca desde la concepción de un hombre nuevo bajo los valores que le permitan ser una persona de bien, hasta el conocimiento y participación en el propósito de Dios para el género humano.


Si los fundamentos de nuestra existencia estuvieran basados en el vació de la sin razón o la nada, primero deberíamos considerar que el desorden y la casualidad no puede crear un diseño perfecto, inteligencia, menos que la materia tenga conciencia y razón propia, junto con la autonomía (libertad) de desenvolvernos cada uno según nuestras decisiones y consecuencias de ellas, y no según un patrón que siga una línea de acción programada, todos estos atributos hacen que el ser humano se distinga de todo lo que existe;

¿Por qué los otros seres vivos no tienen los mismos atributos?


Solo el conocimiento de la existencia de Dios, y el entendimiento de ÉL; a través de los cimientos de la fé en Cristo, pueden enriquecer el valor que le damos a la vida; una vida asentada en un fundamento vacío es una vida muerta, pero una vida asentada en el propósito eterno de Dios en cristo, es una vida inmortal.

0 comentarios:

Publicar un comentario