domingo, 19 de abril de 2009

EL SEPULCRO OLVIDADO DE JESUS Y LA HISTORIA: CONCLUSION FINAL

Este documento es la parte final de mi exposición en contra del argumento surgido por un documental en el que se presenta el hallazgo de una tumba judía aparentemente del siglo I y que por las inscripciones en los osarios perteneció supuestamente a Jesucristo y a sus familiares entre ellos un hijo de el con Maria Magdalena, y su hermano Jacobo (santiago)


EL SEPULCRO OLVIDADO DE JESUS Y LA HISTORIA: CONCLUSION FINAL


El cristianismo es una fé exteriorizada en un estilo de vida fundamentada en los valores y enseñanzas de cristo; además asentada en cimientos que no se construyeron únicamente en actos constituidos por puras creencias dogmáticas de personas religiosas, sino que el sentido común y la razón son fundamentos que permitieron el nacimiento del cristianismo a través de pruebas que nos permiten concebir una fé fundamenta también en hechos reales, históricos y arqueológicos.


Por lo que cualquier argumento que trate de menoscabar los fundamentos esenciales del cristianismo, debe pensar inicialmente que no se enfrenta a simples supersticiones o conjeturas sin sentido; los escritos de la Biblia y de los historiadores cristianos y no cristianos antiguos y modernos nos confirman los hechos; y la arqueología coloca el sello, para que hoy en día podamos contar no únicamente con argumentos religiosos para demostrar la veracidad de nuestra fé, sino también existen pruebas irrefutables que nos permiten visualizar un cristianismo que concuerda entre lo que se dice de él, desde sus fundamentos, y los hechos que demuestran la realidad (verdad).


Por lo tanto, después de escribir una serie de cuestiones concernientes a puntos de vista en cuanto y en contra a un argumento que dice que Jesús nunca resucito y que además de esto formo una familia con la que fue sepultado. Creo que las pruebas que he presentado y también comentado, son únicamente una pequeña prueba razonable, para poder contradecir las herejías que intentan destruir una fé de más de dos mil años.


Como decía Gamaliel el intelectual, fariseo y doctor de la ley judía y contrario al cristianismo del siglo I, al referirse a los apóstoles y predicadores de Cristo;


Apartaos de estos hombres, y dejadlos; porque si este consejo o esta obra es de los hombres, se desvanecerá; mas si es de Dios, no la podréis destruir; no seáis tal vez hallados luchando contra Dios.


Una mentira no se puede sostener por dos mil años, muchos menos si tomamos en cuenta que los seguidores cristianos del primer siglo como los subsiguientes no fueron ni son ningunos estupidos e irracionales, sin sentido comun, ya que por la historia nos damos cuenta que nos es asi, pues muchos de esos seguidores fueron personas intelectuales, muy ilustradas, y a mi juicio muy superiores a muchos pseudo intelectuales de hoy en día llenos de ideas preconcebidas, que han creado posturas fundamentadas por un sesgo anticristiano y ateo, las cuales se pueden refutar muy fácilmente, no siendo eruditos en teología o doctos en las materias y ciencias auxiliares de la teología.


Para terminar este documento quiero comentar algo que considero importante para cuando queramos dar algo a conocer un punto de vista o una conclusión doctrinal, no lleguemos a ella, si utilizamos un criterio oscurecido por un sesgo personal; porque de ser así no seremos imparciales y siempre llegaremos a las conclusiones que nos satisfagan y no por la realidad, que aunque la tengamos enfrente de nuestras narices no la podremos ver; todo lo que he comentado lo he hecho a raíz de hechos históricos, tomando en cuenta a historiadores cristianos y a no cristianos, para tener un criterio imparcial; por todo lo anterior comentado puedo estar seguro que no me dejo guiar por el pensamiento cristiano; aunque soy cristiano pero soy realista, con sentido común, y con uso de razón para entender que mis conclusiones no se basan en prejuicios sino en la verdad de las cosas.


NOTA:

Todo el documento donde expongo toda la argumentación se encuentra en fase de revisión, a un paso de ser publicado; por el momento solo quiero dejar el deseo de poderlo leer despues cuando lo publique completo.


AUTOR: EDGAR RAMIREZ

0 comentarios:

Publicar un comentario