lunes, 1 de junio de 2009

LA VOLUNTAD DE DIOS

DEFINICION DE LA VOLUNTAD DE DIOS: En general la Biblia se refiere a la voluntad de Dios en tres sentidos.


(1) En algunos pasajes, “la voluntad de Dios” es otra manera de decir “la ley de Dios”. Por ejemplo, David compara la frase “tu ley” con “tu voluntad” en el Salmo 40.8. Así mismo, el apóstol Pablo considera que conocer la ley de Dios es sinónimo de conocer la voluntad de Dios (Romanos 2.17-18) En otras palabras, ya que en su ley Dios ha dado instrucciones acerca de la manera como el quiere que anden los seres humanos, la ley pudiera llamarse propiamente “la voluntad de Dios” “ley” significa fundamentalmente “instrucción” y abarca toda la palabra de Dios.


(2) También se emplea la frase “la voluntad de Dios” para denominar cualquier cosa que Dios desea expresamente. A eso se le pudiera llamar propiamente “la perfecta voluntad de Dios” Por ejemplo, es la voluntad de Dios revelada que todos de salven, (I Timoteo 2.4; II Pedro 3.9), y que ningún creyente salvado caiga de la gracia ( vea Juan 6.39), esto no quiere decir que todo el mundo será salvo, sino solo que Dios desea la salvación de todo el mundo.


(3) Por ultimo, la “la voluntad de Dios” puede referirse a lo que Dios permite que ocurra, aun cuando el no desea específicamente que suceda. A eso se le pudiera llamar propiamente la voluntad de Dios permisiva. En realidad, mucho de lo que sucede en el mundo es contrario a la voluntad de Dios, (pecado, codicia, violencia, odio, injusticia, etc…) pero el permite que la maldad continué por ahora (Efesios 1.11). Por ejemplo, el llamamiento de Jonas para qué fuera a Ninive era parte de la perfecta voluntad de Dios, pero su viaje en la dirección contraria estaba dentro de su voluntad permisiva ** (todo en un contexto religioso) (Jonas 1.1). Además, Dios permite la decisión de muchas personas de permanecer sin ser salvadas y así perderse por toda la eternidad, ya que el no IMPONE la fé salvadora a los que niegan aceptar la salvación de su hijo.


De igual manera, Dios permite muchos padecimientos y tribulaciones que le sobrevienen a una persona en la vida (I Pedro 3.17; 4.19), pero no son necesariamente su deseo o ultima voluntad para esa persona (I Juan 5.19). **Porque muchas veces nuestras propias decisiones nos acarrean los padecimientos y tribulaciones, y eso a consecuencia que a cada se humano Dios lo creo LIBRE (AUTONOMO), lo que indica que en mas de una ocasión Dios permitirá que enfrentemos las consecuencias de malas decisiones; no siempre, pero en mas de alguna ocasión. Por lo que no podemos referir a Dios todas las situaciones que tengamos que enfrentar en la vida.


Autor: Donald C. Stamps

Acotaciones: ** Edgar Ramírez

0 comentarios:

Publicar un comentario