jueves, 17 de septiembre de 2009

Manipulación de la Biblia


Manipulación de la Biblia


Que fácil es justificar cualquier tipo de pretensión doctrinal, escudando los razonamientos en una frase tan sencilla como decir, la Biblia lo dice. Hoy en día, más que nunca necesitamos volver y recobrar el contexto real de cualquier tipo de doctrina que involucre base bíblica. Pues con el pasar del tiempo, todos estamos siendo testigos de cómo personas astutas, se valen de discursos persuasivos para inventar cualquier tipo enseñanza que lleve consigo el sello de la apostasía.


Muchos lideres cristianos están llevando la enseñanza bíblica, contextual y coherente con el pensamiento que la inspiro, a un caos teológico; y que fruto de ello, es que mucha gente se sienta profundamente confundida incluso en cuanto a sus convicciones.


Como una pequeña muestra de estos tipos de doctrina mencionare algunos ejemplos; borrachera espiritual, don de la risa, teología de la prosperidad, manifestaciones extrañas del espíritu santo, etc.


Detrás de cualquier pretensión doctrinal, se encuentran las motivaciones reales que hacen que algunos pseudo pastores o líderes lleguen a tergiversar el sentido propio de la palabra de Dios, a su pura conveniencia. Una de las características generales de una falsa doctrina, es la incoherencia contextual bíblica con el sentido propio del texto o de los textos usados.


Es lamentable ver a muchos hombres que se pasan toda la vida envueltos en activismo religioso, con el único objetivo de poder confundir aun mas a sus seguidores con enseñanzas falaces y que solo entretienen a sus feligreses; pero cuando se trata de hablar de temas fundamentales en la vida cristiana, se hacen los desentendidos y continúan su marcha por la corriente que los llevara a su éxito, y que desde luego ese éxito esta envuelto en intereses personales, que ya no son coherentes con la fe cristiana.


Usar la biblia para escudar cualquier tipo enseñanza, hasta cierto punto es posible, puesto que la biblia en su sentido general, el texto es abierto a muchos temas de debate y discusión, sin embargo aquí es donde interviene la propiedad contextual de un pasaje bíblico; ya que como sabemos una vez satanás uso textos bíblicos para atacar a Jesucristo en el desierto; desde luego eso no significa que la biblia tenga dos propósitos, de ninguna manera.


Cuando usamos la biblia de una manera responsable para apoyar deducciones doctrinales, tenemos que ser cuidadosos y tratar con rigor el contexto bíblico; puesto que de lo contrario cualquier cosa que tenga relación con un texto bíblico, se puede entender como doctrina, mientras que por otro lado existen los parámetros que no nos permiten que nos perdamos en este sentido. Por ejemplo la regla de oro es la coherencia lógica del contexto y la propiedad dogmática que se deduce teológicamente de un texto o una serie de textos del mismo autor o de varios autores bíblicos.


Una pseudo doctrina no se afianza en el rigor de estos parámetros, sino más bien se fundamenta en la persuasión y el uso de discursos acomodados para dar a entender la supuesta veracidad doctrinal; además de la ignorancia bíblica que también juega un papel esencial en el establecimiento de falsas enseñanzas. Por todo lo dicho es que ahora estamos inundados de enseñanzas que carecen de un apoyo sistemático de la palabra de Dios.


Lo importante es, que cuando estemos enfrente de una forma de doctrina extraña, seamos lo suficiente cautos en relación a enseñanzas que aparenten estar de acuerdo con la Biblia.


Pues el ingenio de muchos vividores y tergiversadores de la fe puede ser tan grande, que como dice la escritura; si es posible a los mismos escogidos engañaran con “milagros que en realidad puedan ser obra de satanás y sus demonios.


Para enfrentar el problema de la manipulación bíblica; es indispensable, leer y conocer (estudiar) lo mejor posible el texto bíblico, para tener un criterio basado en el contexto bíblico de cualquier interpretación; y de esa manera podamos tener claras las ideas en cuanto a formas de doctrina que puedan surgir; y estas con el animo de no exaltar a Dios, sino buscar intereses particulares en cada impulsor de nuevas enseñanzas; que por lo general es la vanagloria, o simplemente tener un templo lleno de pseudo creyentes que alimenten su ego, y su bolsillo; aunque ellos desde luego digan lo contrario y traten de deformar la realidad de sus acciones, con discursos retóricos y recurriendo a la demagogia religiosa.


Por: Edgar Ramírez

Maestro de Educación Cristiana

1 comentarios:

  1. Si hermano, es lo que sucede en todos los lugares en la actualidad.
    A donde llegan los supuestos nuevos "iluminados", menosprecian a las iglesias antiguas que por la gracia de Dios se mantienen fieles. Y con su arenga sugestiva y emocionalista, y cargadas de verborrea supuestamente sabia, adormecen a los incautos. Y estos casi ciegos y sordos en la lectura y enseñanza bíblica, creen que oyen nuevas revelaciones, y creen en falacias, y son arrastrados hacia caminos torcidos. Y alimentan el ego, los bolsillosl, del líder y su camarilla.

    ResponderEliminar