sábado, 3 de octubre de 2009

ID Y HACED DICIPULOS Y NO VACIES LAS IGLESIAS

ID Y HACED DICIPULOS Y NO VACIES LAS IGLESIAS


En esta oportunidad quiero externar mi opinión en cuanto aquellas iglesias que no cumplen el propósito de la gran comisión; es decir ir y hacer discípulos por todas partes Mateo 28.19, Marcos 16:15, creo que estos versículos son lo suficientemente claros, como para entender que lo que Dios quiere de los cristianos comprometidos (verdaderos) es que lleven el evangelio a aquellas personas que no conocen de la gracia de Dios.


Sin embargo hoy en día, después que en Guatemala y me imagino en otras partes del mundo; con mucho esfuerzo, lágrimas, sufrimiento e incluso muerte; los primeros esfuerzos evangélicos permitieron con la ayuda de Dios, que se establecieran las primeras comunidades evangélicas; que por cierto fueron pocas las iglesias evangélicas que fueran las pioneras en Guatemala, por mencionar algunas: la iglesia presbiteriana, la misión centroamericana, las asambleas de Dios, entre otras pocas.


A partir de los esfuerzos de estas iglesias y algunas otras, ha resplandecido la luz de Cristo en esta tierra; desde luego ha sido de mucha bendición que el movimiento evangélico haya crecido; independientemente de las nuevas misiones o grupos neo pentecostales que han surgido. Sin embargo al concretar el punto básico del cual surge mi observación, es decir después de que los pioneros del evangelio se esforzaron por cumplir con la tarea evangelizadora; ahora dentro de algunas iglesias se están tomando la tarea de estar convenciendo a los miembros de otras iglesias, a las cuales deberían de estimar por estar haciendo el “mismo ministerio” y no desestimar el trabajo de otros y querer vaciar esas otras iglesias para tener esos miembros en iglesias grandes (mega iglesias)


La razón por la cual considero incorrectas estas acciones es porque se desvirtúa la misión que todos los que profesamos fe en Cristo debemos de luchar por cumplir. No se trata de ir a vaciar a nuestras iglesias hermanas, sino de llevar el evangelio a personas que no conocen a Cristo como su salvador personal, no se necesita ser docto en teología para comprender los textos citados anteriormente, junto con toda la filosofía cristiana en este sentido.


El problema del ánimo de estas acciones es que detrás de ellas se encuentran razones que a mi juicio son mezquinas, ambiciosas, y fuera de la conducta cristiana. ¿Por qué? Consideremos que debemos evaluar la manera en que persuaden a las personas; y siempre nos vamos a encontrar con doctrinas que no son esencialmente bíblicas, es decir no son extraídas del contexto bíblico, si no son fruto de comprensiones ideadas a conveniencia , y son formuladas para lavar la mente de cristianos inmaduros, que son tiernos en la fe o simplemente no se encuentran en el camino de cimentar convicciones reales; y los pseudo lideres se valen de esta situación para persuadir a estos creyentes y así hacerlos parte de una mega iglesia, desde luego me refiero a aquellos lideres que no van a buscar a los no salvos, si no que sacan a los miembros de las otras iglesias.


En los casos de estos falsos lideres, ofrecen un mejor percepción del cristianismo según sus estrategias, cuando en realidad lo único que quieren es hacerlos parte de una iglesia en la cual ellos puedan saciarse a si mismos en cuanto a los ingresos monetarios y en correspondencia ofrecen un mensaje de acuerdo a lo que quieren escuchar o de acuerdo a lo que estos lideres consideren que mantendrá contentos y acomodados a sus feligreses.


Sin ni siquiera enseñarles las doctrinas fundamentales de la fe cristiana; tengo entendido que las doctrinas que enseñan son una especie de entretenimiento, por ejemplo una de las más frecuentes “la prosperidad” manifestaciones pseudo pentecostales, vomito, risa, etc. Y la enseñanza de convenios divinos o pactos.


Todos estos líderes pasan por alto las dificultades que conlleva hacer ministerio, y se les hace más fácil tomar lo que otros han logrado en base al esfuerzo evangelistico, todo con el objetivo de crear mega iglesias, lugares de enriquecimiento ilícito para esos lideres; desde luego cabe aclarar que no todas las iglesias grandes tienen esa mala costumbre, pero si existen muchos vividores apoderados de iglesias gigantescas.


Creo que es momento de evaluar lo que significa hacer ministerio; por experiencia puedo decir que hacer ministerio significa, caminar diez kilómetros o mas evangelizando puerta a puerta al día, exponerse al peligro que significa hacerlo en aldeas apartadas de las carreteras, sufrir desprecios, exponerse a asaltos, a ser expulsados por religiosos radicales; desde pueblitos sumamente apartados, hasta los lugares urbanizados; todo por llevar el evangelio a las personas que no lo han escuchado o solamente con el objetivo de comunicarles a quienes no han querido escuchar el mensaje de salvación. Hacer ministerio es una tarea ardua, lo que me interesa es que seamos concientes que ir con aquel que ya ha sido salvado por la sangre de cristo, con el animo de sacarlo y llevarlo a otras iglesias, no es correcto; la biblia nos invita a sufrir si es necesario por la causa del evangelio (Cristo), por lo tanto sí queremos hacer un ministerio correcto debemos asumir seriamente la responsabilidad de lo que significa practicar el ministerio evangelistico.


© Edgar Ramírez, 2009
www.chais1984.blogspot.com

1 comentarios:

  1. Es muy cierto lo que expresa hermano. Y pasa no solo en su país; me atrevo a decir casi en todos los países. Y lo que menciona sobre los pioneros(as)evangelizadores en su país. Cumplir la gran comisión debería ser el mayor interés todo el tiempo, hasta que Jesús venga por su iglesia; pero hoy muchos han tergiversado. Y van en busca de los miembros de otras iglesias; a donde llegan los hipnotizan;los cautivan hacia sus "ministerios" y se hacen de la congregación, propiedades y todo. Hacen trabajo del enemigo de la iglesia. Tiempos de apostasía.
    Gracias,
    César,

    ResponderEliminar