sábado, 7 de noviembre de 2009

Padres Jóvenes

Padres Jóvenes

Desde hace algunos años para este tiempo se han incrementado dramáticamente los casos en los cuales vemos en las calles a niños ya con hijos, por lo tanto “padres” en medio, muchas veces de situaciones difíciles y traumáticas, sin embargo rodeados de una responsabilidad enorme que para empezar nunca conocieron de sus padres, por lo tanto inexistente en ellos por obvias razones, y con un destino incierto tanto para su futura formación como personas, y no digamos para el fruto de su falta de formación en cuanto a lo que es la vida, lo que significa y la responsabilidad que conlleva tener un hijo, y formarlo como hombre o mujer de bien; todas la veces que miro estos casos de padres de doce, dieciséis o diecisiete años; casi siempre ligados a hogares desprovistos de una madre y padre que les orienten según una educación apropiada, me entristece saber que interpretando este tipo casos cada día mas frecuentes en la sociedad, de ninguna manera se puede esperar que le pueda resplandecer un futuro mejor para nuestra sociedad.


Lamentablemente muchos de estos hijos nacidos cuando sus padres todavía son niños, terminan siendo parte de un destino incierto; pues como es de esperar un hijo en esas condiciones, no le resta mas que un pseudo hogar, en el que si tiene la suerte de tener, nunca sabrá lo que una formación que le permita tener un desarrollo de persona bien, casi siempre ellos terminan siendo, parte de grupos antisociales; en donde encuentran según su concepción lo que no encontraron en sus hogares; es lamentable que por la irresponsabilidad de padres a los que no les importo nunca la formación de sus hijos en todos los sentidos, ahora muchos de esos niños, enfrenten las consecuencias de no haber tenido un padre o madre que se haya preocupado en su educación; algunas personas con una mentalidad absurda piensan que las escuelas son las responsables de una educación integral y preparación moral para sus hijos; cuando la función de estas instituciones se limita a proporcionar conocimiento académico; y de ninguna manera se concibe que la instituciones académicas ocupen el lugar de un padre. Un padre es aquel que se preocupa por sus hijos, es aquel que da la vida por que sus hijos puedan ser personas de bien, personas que la sociedad las pueda ver como ejemplos.


Lastimosamente en muchos hogares “cristianos” aun no tiene claro lo que signifique ser padre; y talvez sea porque ellos tampoco tuvieron padres en toda la extensión de la palabra, muchas veces he escuchado que niños de doce o trece años ya son “padres” y también son hijos de una flamante familia "cristiana"; yo pienso que creer ser cristiano, no es lo que nos va a ser los mejores padres del mundo; muchos creen que al afiliarse a una iglesia eso los hará ser todo lo bueno que piensan ser; sin embargo muchos de ellos ni siquiera saben lo que implica y significa ser cristiano, y creen serlo; y se les olvida que profesar esta convicción se evidencia incluso en nuestra forma de hablar, no digamos en los aspectos mas importantes de la vida.


Un hogar cristiano


Creo importante que podamos evaluar nuestra vida, lo que aspiramos ser, nuestros valores; y el legado que queremos dejar; pienso que los hijos son la marca de lo que son los padres, no podemos dejar por un lado la formación de ellos, la biblia dice que son la herencia de Dios; por lo tanto debemos de cuidar a esa herencia, tratar de conducirlos por el camino que los llevara a ser personas de valor.


Los responsables de educar y conducir al éxito a los hijos, son sus padres; nadie mas puede pretender tomar ese lugar; únicamente resta considerar que clase de formación se les dará; cuando vamos a estar preparados para hacerlo; y con toda responsabilidad tomar nuestro puesto que Dios nos ha dado, y por medio de los principios y valores que encontramos en toda nuestra cultura cristiana poder administrar lo que Dios no ha dado; desde luego eso no quiere decir que este tipo de educación sea infalible, porque depende de muchos factores para que pueda ser lo que esperamos.


La responsabilidad de ser padre no se limita a proveer alimentación, techo, vestuario, u otros elementos fundamentales; lo más importante es lo que queremos hacer de las vidas que tengamos a nuestro cargo; Dios nunca quisiera que esas vidas se vean perdidas por la irresponsabilidad.


Únicamente si cada uno de nosotros tomamos el rol que nos correspondemos podemos hacer de las futuras generaciones, ejemplos sociales cimentadas en principios cristianos. Si las generaciones anteriores hubieran pensado en esto, hoy no tuviéramos demasiados niños, cuidando futuros delincuentes, hogares destruidos, grupos aprovechadose de esta situación etc. etc.


Espero que cada día reflexionemos en este tema; yo no soy padre de familia sin embargo ya me estoy comenzando a preocupar en lo que quiero que sean mis hijos.


©Edgar Ramírez

Maestro de Educación Cristiana

0 comentarios:

Publicar un comentario