lunes, 30 de noviembre de 2009

Se acabo la fiesta de Ardi

Ardi — se acabó la fiesta


Ardipithecus ramidus (Según Gen Suwa, Berhane Asfaw, Reiko T. Kono, Daisuke Kubo, C. Owen Lovejoy, Tim D. White — 2009).
Imagen: T. Michael Keesey


25 noviembre 2009 — Parece que la algarabía sobre el Ardipithecus (02/10/2009) había sido prematura. A pesar de 600 páginas de materiales sometidos a Science en octubre, persisten muchas dudas y muchos interrogantes acerca de la situación de este hominino, u homínido, o lo que hubiera sido (la nomenclatura es confusa e inconsecuente incluso entre los paleoantropólogos). En un artículo de Katherine Harmon en la revista proevolucionista Scientific American, se hacen patentes tantas dudas que el público debería cuestionarse seriamente si este fósil sugiere nada acerca del origen de la humanidad. A modo de resumen, estas son algunas de las cuestiones clave:

  1. Debate: Ardi ha «ha aguzado más diferencias que las que ha resuelto».
  2. Manipulación: William Jungers (Universidad de Stony Brook) criticaba al equipo de Tim White por exagerar las interpretaciones. «Me parece que algunas de las cosas que han dicho pueden haber sido por efectismo», afirmaba.
  3. Pruebas negativas: Incluso el mismo White no afirma que Ardi demuestre un enlace con los humanos. Harmon escribía: «White y sus coautores no proponen tener una respuesta definitiva, sino que mediante un prolijo análisis de los datos fósiles y de su medio, concluyen en un artículo de grandes líneas que “No hay rasgos evidentes suficientemente excepcionales que justifiquen la conclusión de que Ar. ramidus sea antecesor del Australopithecus”, con lo que proponen que ella podría haber sido desde luego una hominina primitiva (el grupo de clasificación siempre cambiante que generalmente incluye a los humanos existentes y a nuestros parientes cercanos extintos, también designados por White et al. como homínidos —aunque esta última designación actualmente incluye también a los grandes simios).»
  4. Rotación: Un punto clave en la pretensión de que Ardi caminaba erguida es la posición del ilion. El giro del ilio puede llevar a interpretaciones erróneas. Dice Jungers: «Es muy difícil no hacer que parezcan algo que tienes en mente si existe cualquier posibilidad de jugar con ello». Harmon mencionaba que «A pesar de numerosas imágenes y descripciones propuestas por los investigadores, otros son reacios a aceptar estas reconstrucciones sin un grano de sal».
  5. Facultad: Los humanos son bípedos obligados, pero arbóreos facultativos. Si Ardi era una bípeda facultativa y arbórea obligada, como lo indica su pulgar divergente, puede que no haya tenido hábitos de transporte diferente de los que presentan los chimpancés. No se ha encontrado ninguna articulación de la rodilla en los especímenes de Ardipithecus. Esto también confunde la interpretación.
  6. Estudios sociales: White y los proponentes de Ardi argumentan que los dientes exhiben poco dimorfismo sexual. ¿Qué significa esto? Para ellos, significa que los machos no eran de mayor tamaño y más agresivos, lo que significa que pudieron haber ayudado a cuidar de los pequeños, lo que parece ser más bien cercano a los humanos. Este razonamiento es profundamente subjetivo.
  7. La cara es el espejo ...: ¿Qué sentido tendría que el rostro de Ardi no fuese tan saliente como el de los simios? Harmon explica: «Los investigadores externos se centran en la semejanza de tamaño con otros primates no humanos, como los simios extintos del Mioceno».
  8. Plato combinado: Tim White prefiere contemplar la combinación de rasgos que hace que Ardi sea excepcional, en lugar de centrarse en análisis por partes de cada carácter. Pero esto suscita cuestiones acerca del valor de sus propias y prolijas descripciones de dichos rasgos. David Begun (U. de Toronto) opinaba también que podría significar que Ar. ramidus no tuvo nada que ver con ninguna historia evolutiva humana. En Ardi él encuentra «bien poco en la anatomía de este espécimen que lleve directamente al Australopithecus, y luego al Homo sapiens. Bien podría tratarse de una rama lateral».

Casi en lo único en que están de acuerdo es en la cantidad de detalle que el equipo de White aportó en la descripción del fósil como cosa elogiable. Jungers considera su trabajo como un «nuevo estándar» que resulta «verdaderamente extraordinario». Este aspecto, sin embargo, no comporta nada acerca de la interpretación de su puesto en la supuesta evolución humana. Podría sólo servir para elucidar la sofisticación de su subjetividad.

El Partido Darwinista está siempre tocando la misma aburrida tonada. Fueron multitudes los viejos simios y monos que quedaron extintos. ¿A quién le preocupa uno más? Por lo que hace a las rivalidades y ambiciones entre los paleoantropólogos y sus historias constantemente cambiantes, así como el gran margen que hay para la manipulación, este tema no merece más atención, excepto la necesaria para exponer cómo se extravía al público dentro del marco del pensamiento único darwinista que pretende el monopolio de la ciencia.

En apoyo de esta crítica, recordemos las advertencias del mismísimo White acerca de cómo unos huesos distorsionados pueden engañar incluso a los expertos (véase Los huesos del hombre primitivo: La deformación geológica y la variación natural pueden remedar la diversidad). Recordemos también que por su parte Nature denunció las proclividades al cuentismo de Tim White como «más filosofía que fósiles» (véase Las perspectivas acerca de los homínidos — procedentes más de la filosofía que de los fósiles). Recordemos que la variabilidad dentro de los humanos puede anular las interpretaciones de pretendidos rasgos ancestrales (véase —en inglés— 22/07/2007). Y para ver más a fondo la subjetividad de su arte, recordemos cómo Hlusko desacreditaba tres presupuestos comunes que usan los antropólogos al interpretar huesos de pretendidos homínidos (véase —en inglés— 19/02/2004). Si uno sigue estas noticias, debería ser bajo la consideración de deporte o entretenimiento —desde luego no como ciencia.



Lecturas adicionales

Jerry C. Bergman:

Arthur C. Custance:

Frank W. Cousins



Fuente:
Creation·Evolution Headlines - Ardi Party Is Over 25/11/2009
Redacción: David Coppedge © 2009 Creation Safaris - www.creationsafaris.com
Traducción y adaptación: Santiago Escuain — © SEDIN 2009 - www.sedin.org

0 comentarios:

Publicar un comentario