sábado, 13 de febrero de 2010

Moscas Mutantes Fastidian a la Evolución

Moscas Mutantes Fastidian a la Evolución
por Kyle Butt, M.A.
[English]

Según la teoría de la evolución, las mutaciones actuaron por medio de la selección natural para producir fuerzas dinámicas naturales que dieron origen a nuevas criaturas. Desde luego, ya que los mecanismos que producen información genética en organismos son remarcablemente eficientes, la modificación genética por medio de las mutaciones es extremadamente rara. Además, la gran mayoría de mutaciones es tan perjudicial para el bienestar del organismo mutante, que el mutante muere o llega a ser víctima de la depredación antes que tenga la habilidad de transmitir sus genes, y por ende la naturaleza elimina la mutación de la fuente genética. Supuestamente, en los casos más raros, una mutación “buena” que otorga una ventaja al organismo se introduce en la fuente genética. Ya que esta mutación “beneficiosa” ayuda a la supervivencia del organismo y a su habilidad de reproducción, se produce más descendencia con esta clase de mutación. Supuestamente, se han acumulado muchos millones de estas clases de mutaciones por medio de las cuales una bacteria unicelular ha evolucionado (durante millones de años) hasta convertirse en un ser humano. Cuando preguntamos por qué no observamos este suceso delante de nuestros ojos, se nos dice que simplemente sucede muy lentamente, muy gradualmente, y no se puede atestiguar en una simple generación humana, o incluso en cientos de años.

¿Qué pasaría si se pudiera acelerar el proceso? ¿Qué pasaría si pudiéramos encontrar una manera de introducir cifras exageradas de mutaciones en la fuente genética de un organismo? ¿Pudiéramos seleccionar las mutaciones “beneficiosas” y crear nuestras propias criaturas evolucionadas? Si la evolución fuera cierta, y pudiéramos encontrar un organismo que pudiera manipularse genéticamente de manera satisfactoria, entonces se debería poder “reproducir” la evolución en un laboratorio.

Considere a la Drosophila melanogaster, también conocida como la mosca de la fruta. La Drosophila tiene varias características que la establecen como el espécimen perfecto para los experimentos de mutación. Primero, la mosca hembra es extremadamente fértil. Potencialmente puede poner 100 huevos al día, hasta 2,000 huevos en su vida (Reeve y Black, 2001, p. 157). Segundo, la Drosophila crece desde un huevo hasta convertirse en un adulto en 10-12 días, por ende produce hasta 30 generaciones por año (p. 157). Debido a estos y otros rasgos ideales, desde 1901 la mosca de la fruta ha sido uno de los organismos más usados (tal vez el más usado) en los experimentos de mutaciones genéticas. Reeve y Black señalaron: “La explotación que hizo de la Drosophila el organismo más importante para la investigación genética fue el hecho que el embriólogo Thomas Hunt Morgan la eligió para sus estudios de mutación...” (p. 157).

Desde comienzos del siglo XX, se ha reproducido millones de generaciones de moscas de la fruta en los laboratorios por todo el mundo. Los científicos que realizan estos experimentos han usado a las moscas de la fruta en varios niveles de mutación e innumerables factores diseñados para producir mutaciones. Sherwin señaló que se ha documentado más de 3,000 mutaciones diferentes en la fuente genética de la mosca de la fruta (s.d.). Estas mutaciones han causado varias características físicas diferentes, como moscas sin ojos, moscas con ojos de colores diferentes, moscas que tienen patas que crecen de sus cabezas, pares adicionales de alas, cuerpos de varios colores, moscas sin alas, moscas con alas inusualmente largas, moscas con alas inútiles, moscas con alas retorcidas, etc. La lista pudiera continuar por cientos de páginas.

Los experimentos en moscas de la fruta han sido tan extensos, que los números de generaciones producidas, y las mutaciones creadas, serían equivalente a millones de años de supuesto tiempo evolutivo. Además, los científicos inteligentes han actuado como los “agentes de selección”, acelerando por ende la acumulación de mutaciones beneficiosas. Si la evolución pudiera ocurrir por medio de la mutación genética, entonces la mosca de la fruta se hubiera mutado en diferentes clases de animales que se divergen hasta convertirse en otros tipos de organismos. Deberíamos ver criaturas que son parte moscas y parte otro tipo de animal.

¿Qué vemos? Moscas de la fruta. Eso es todo lo que vemos. Después de cien años de experimentación, miles de mutaciones provocadas en el laboratorio en moscas de la fruta, y la selección inteligente que actúa en esas mutaciones, las mentes más brillantes del mundo no han podido producir ninguna clase de criaturas diferentes a la Drosophila. En cuanto a la estacia de las moscas de la fruta, el fallecido evolucionista Pierre Grassé declaró: “La mosca de la fruta (Drosophila melanogaster), la favorita mascota insecto de los genetistas, cuyos genitivos biotópicos, urbanos y rurales se conocen muy bien, parece no haber cambiado desde los tiempos más remotos” (citado en Sherwin, s.d.). Norman Macbeth resaltó los pensamientos del fallecido evolucionista Richard Goldschmidt en cuanto a la mosca de la fruta: “Después de observar las mutaciones en las moscas de la fruta por muchos años, Goldschmidt cayó en desesperación. Él se lamentó que los cambios eran tan microscópicamente inútiles que si se combinara mil mutaciones en un espécimen, todavía no existirían especies nuevas” (1971, p. 33). El resultado final es que todos los experimentos que se han realizado con las moscas de la fruta demuestran que estas continúan siendo moscas.

El resultado de tal experimentación se burla de la evolución, pero es exactamente lo que se debería esperar si la historia de la Creación fuera cierta. En Génesis 1, la Biblia declara que Dios hizo todas las criaturas voladoras y de tierra en los días cinco y seis de la Creación. En el modelo de la Creación, la Biblia declara específicamente que todos los organismos deben multiplicarse según su género (Génesis 1:11,21,24,25). Por ende, se esperaría que, a pesar de las mutaciones realizadas y seleccionadas, las moscas de las frutas estuvieran limitadas a reproducir según “su genero”—lo cual es exactamente lo que la investigación de los 100 años pasados ha demostrado. Es interesante la manera amenazadora en que una pequeña mosca puede fastidiar a los que sostienen la evolución.

REFERENCIAS

MacBeth, Norman (1971), Darwin Reprocesado [Darwin Retried] (Boston, MA: Gambit).

Reeve, E.C. y Isobel Black, ed. (2001), Enciclopedia de la Genética [Encyclopedia of Genetics], [En-línea], URL: http://books.google.com/books?id=JjLWYKqehRsC&pg=PA157&lpg= PA157&dq=Drosophila+Fruit+fly+mutations&source=web&ots= V5yPPBPE6h&sig=fOkUS_qLsARelWNDqpe5uhq70mI&hl=en.

Sherwin, Frank (sine data), “Moscas de la Fruta Fastidian a la Macroevolución” [“Fruit Flies in the Face of Macroevolution”], [En-línea], URL: http://www.icr.org/article/2602/.



Derechos de autor © 2009 Apologetics Press, Inc. Todos los derechos están reservados.

Estamos complacidos de conceder permiso para que los artículos en la sección de "Creación vs. Evolución" sean reproducidos en su totalidad, siempre y cuando las siguientes estipulaciones sean observadas: (1) Apologetics Press debe ser designada como la editorial original; (2) la página Web URL específica de Apologetics Press debe ser anotada; (3) el nombre del autor debe permanecer adjunto a los materiales; (4) cualquier referencia, notas al pie de página, o notas finales que acompañan al artículo deben ser incluidas a cualquier reproducción escrita del artículo; (5) las alteraciones de cualquier clase están estrictamente prohibidas (e.g., las fotografías, tablas, gráficos, citas, etc. deben ser reproducidos exactamente como aparecen en el original); (6) la adaptación del material escrito (e.g., publicar un artículo en varias partes) está permitida, siempre y cuando lo completo del material sea hecho disponible, sin editar, en una extensión de tiempo razonable; (7) los artículos, en totalidad o en parte, no deben ser ofrecidos en venta o incluidos en artículos para venta; y (8) los artículos no deben ser reproducidos en forma electrónica para exponerlos en páginas Web (aunque los enlaces a los artículos en la página Web de Apologetics Press están permitidos).

Para catálogos, muestras, o información adicional, contacte:

Apologetics Press
230 Landmark Drive
Montgomery, Alabama 36117
U.S.A.
Phone (334) 272-8558
http://www.apologeticspress.org

0 comentarios:

Publicar un comentario