miércoles, 23 de marzo de 2011

¿De dónde provino la vida?

¿El ADN apunta hacia la evolución o a un diseño inteligente?
por Charles Colson


En 1967 los astrónomos estaban alarmados por haber descubierto ondas de radio provenientes de espacio. Nuestro primer pensamiento, dijeron ellos, era que ésta era otra raza inteligente intentando comunicarse con nosotros. Le pusieron por nombre a las señales PHV que significa pequeños hombres verdes.
Pero resultó que habían descubierto una pulsar, una estrella que gira que imita una señal de radio.


¿Cómo pueden los científicos definir si algo proviene de una fuente natural o una fuente inteligente? Cuando piensas al respecto, ésta es la pregunta medular en el debate de la creación - VS - evolución: ¿Cómo podemos saber si la vida se originó por causas naturales o fue creada por un ser inteligente?
Piensa por un momento en algunas analogías comunes. Imagina que estamos viajando por Dakota del Sur y vemos una montaña con los rostros de cuatro presidentes de los Estados Unidos tallados en la roca. Inmediatamente reconocemos el trabajo de un agente inteligente. Nadie confundiría el Monte Rushmore con un fenómeno natural. O imagina que encuentras la punta de una flecha al lado de un arroyo. Nadie se atribuiría forma a la erosión del agua.


Esta capacidad para distinguir el trabajo humano de los productos de la naturaleza es crucial en la arqueología. Excavando entre el polvo en Mesopotamia, el arqueólogo tiene que decidir si lo que encontró es un trozo de roca o un pedazo de una vasija rota. Es verdad que el mundo físico puede producir un patrón regular - como las ondas en la arena de una playa. O como los impulsos de radio que engañaron a los astrónomos y los hicieron pensar que habían encontrado pequeños hombres verdes. Pero lo que la naturaleza no puede producir es la complejidad.


Imagina que estás caminando por la playa y de repente te encuentras con unas palabras escritas en la arena Juan ama a Maria. Inmediatamente reconocemos un nivel de orden diferente de las demás ondas alrededor. - esto es a lo que los científicos llaman complejidad. O imagina que estás viendo el cielo y de repente ves algo que parece blanco y esponjado como una nube, pero que se leen las palabras Toma Coca-Cola. Sin lugar a dudas concluimos que no es una nube normal y comenzamos a buscar alrededor por un piloto que esté escribiendo en el cielo.


Ya ves, la experiencia común de todos los días nos da una buena idea de las cosas que la naturaleza es capaz de crear por si misma - y de las cosas que sólo pueden ser creadas por una fuente inteligente.
Así que, ¿Qué nos dice esto del origen de la vida?


En el núcleo de la vida está el ADN. Los genetistas nos dicen que la estructura del ADN es idéntica a un idioma. Actúa como un código - un sistema de comunicación molecular dentro de la célula.
En otras palabras, cuando los genetistas probaron la existencia del núcleo de la célula se encontraron con algo equivalente a Juan ama a Maria o Tome Coca-Cola.


Por supuesto, que el ADN contiene mucho más información que estas simples frases. La molécula promedio de ADN contiene tanta información como la biblioteca de una ciudad. Así que, si Juan ama Maria tuvo que ser escrito por un ser inteligente, ¿cuánto y más el código del ADN?


No tienes que poseer conocimientos tan sofisticados de química o genética para responder a los desafíos de la evolución. Basado en la experiencia diaria - y después de todo, si la ciencia se supone está basada en la experiencia - tú puedes argumentar lógicamente que la vida fue creada por un agente inteligente.


Tomado Breakpoint, 9-6-99, Copyright © 1999, reprinted with permission of Prison Fellowship Ministries, P.O. Box 17500, Washington, D.C., 20041-0500.

1 comentarios:

  1. felicitaciones!
    me gusta lo ke escriben, sacar ej de la vida diaria, cosas sencillas pero es donde esta la complejidad como los fractales ke pueden ser expresados matematicamente.

    ResponderEliminar