Los humanos están en regresión


21 junio 2011 — «Todos somos mutantes», proclamaba un titular enScience Daily. «La primera medición directa del genoma completo predice 60 nuevas mutaciones en cada uno de nosotros». El comunicado de prensa del instituto Wellcome Trust Sanger Institute comunicaba la cantidad de 60 nuevas mutaciones por persona, recibidas de los padres — una «cantidad llamativa», era la calificación que daba este artículo a este «inesperado resultado». Se exploraron los genomas de hijos de dos familias en este examen de mutación generacional, el primero jamás realizado. «Este fascinante resultado no había sido anticipado, y genera tantas preguntas como las que contesta», exclamaba el artículo, sin ofrecer ninguna explicación acerca de cómo la evolución podría afrontar una carga mutacional tan elevada. Véase también el reciente artículo «La entropía genética — confirmada».

Los errores durante los procesos de reproducción humana llevan a nuevas mutaciones que se van acumulando de generación en generación, lo que aumenta la carga genética de la población. Los ritmos de aparición de estas mutaciones en un reciente estudio exhiben una tendencia que supera a las anteriores previsiones. Ilustración cortesía de NIH.

Nota: el Instituto Sanger recibe su nombre por el genetistaFred Sanger, NO por la racista-eugenista Margaret Sanger, fundadora de Paternidad Planificada. Margaret Sanger creía que la eliminación de los inadaptados llevaría a la mejora de la humanidad. Hubiera sido bueno que Sanger, Hitler y otros seguidores de la eugenesia hubieran conocido lo que John Sanford desvela con tanta claridad en su libro Genetic Entropy and the Mystery of the Genome; todos los intentos para refrenar la crecida de las mutaciones son desesperadamente ineficaces. Ni el genocidio más extremo de todos los considerados como inadaptados podría detener la tendencia a la regresión.
Incluso una o dos mutaciones por generación serían un motivo de alarma, ¡cuánto más 60! El libro de John Sanford es imprescindible para comprender dos cosas: (1) La selección natural nunca podrá encontrar suficientes mutaciones beneficiosas para vencer la crecida de las deletéreas, la mayor parte de las cuales son errores casi neutros que se acumulan, al modo de errores tipográficos, y causan el deterioro genético. (2) Los humanos no pudieran haber vivido durante millones de años a este ritmo de degradación mutacional. Esta historia refuerza con sus datos empíricos la inquietud acerca del futuro de nuestra especie que durante largo tiempo han abrigado los genetistas de poblaciones. No estamos en evolución, a pesar de las mejoras en medicina; estamos menos adaptados que los Neandertales y que los antiguos romanos. Aparte de la intervención divina, el genoma humano está condenado. En Romanos 8:18-25 se nos da la razón para la esperanza. Y en el Evangelio de Juan 1:1-18, el fundamento para la misma.

Fuente: Creation·Evolution HeadlinesHumans Are Devolving 21/16/2011
Redacción: David Coppedge © 2011 Creation Safaris - www.creationsafaris.com
Traducción y adaptación: Santiago Escuain — © SEDIN 2011 - www.sedin.org Utilizado con permiso del autor para: www.culturacristiana.org

Comentarios

Entradas populares de este blog

La Reforma Protestante

KGB urdió un complot contra el papa Pío XII