martes, 20 de septiembre de 2011

Los medios de comunicación y el último «hombre-simio»


8 septiembre 2011 — Podemos enunciar una nueva ley de la naturaleza: La Ley de las Reacciones Previsibles de los Medios de Comunicación ante Anuncios de Eslabones Perdidos. Una vez más los medios de noticias de ciencia se vuelven de cabeza ante la última historia de huesecitos procedente de la industria de la paleoantropología. En la mejor línea tradicional, los informadores están diciendo que esto «reescribirá las etapas de nuestra evolución». Y una vez más un contendiente recibe sus 15 minutos de fama, rodeado de bombo publicitario. Si la LdRP se mantiene, podemos esperar que estas pretensiones queden desacreditadas cuando le llegue el turno al nuevo contendiente.

Cráneo del homínido de Malapa 1 (MH1) de Sudáfrica, conocido como «Karabo». Los restos fósiles combinados de este macho joven se consideran como el holotipo para el Australopithecus sediba. Ilustración: Brett Eloff. Cortesía Profberger y Wits University.

Por ahora, le toca a Lee Berger estar en las candilejas, acompañado de su mono mascota, el Australopithecus sediba. Pero ... ¡un momento! ¿No se trata de un recocido? (véase la entrada de 8 de abril de 2010, Anuncian otro fósil antecesor de los humanos). Bien, Lee parece haber conseguido otra oportunidad. Michael Balter, en la revista Science, daba un perfil de Berger con este titular: «Un paleoantropólogo, sobre la cresta de una elevada ola fósil». Ann Gibbons, escribiendo en Science, publicaba además una fotografía de Lee en las excavaciones con su hijo Matthew y su perro Tau. Otros contendientes saben el protocolo de mantenerse discretos hasta que les toque su vez, no sea que unas excesivas peleas entre ellos confundan al público. Saben que la mayor parte de la masa lectora habrá olvidado a Berger cuando le llegue el turno de las candilejas al nuevo contendiente. (Michael Balter daba en Science un atisbo de uno de los que están esperando su turno: Ron Clarke, que puede que exiba su mono mascota «Little Foot» dentro de un par de meses.)
La revista Science dedica su cubierta a Au. sediba, con tres sueltos en News Focus en el interior, y cinco artículos científicos en los que se analizan el cráneo, la pelvis y la mano de este «homínido» (simio), suscitando unas tentadoras especulaciones acerca de que esta criatura estaba de camino hacia la condición humana. Cosa predecible, los medios de comunicación se lanzaron a esta noticia. No es posible dar una relación de los apasionados titulares que este anuncio originó: una búsqueda en Goggle para «sediba» daba 285.000 resultados. Aquí damos unas pocas muestras:
  • El antecesor más próximo de los humanos puede reescribir las etapas de nuestra evolución (Live Science)
  • Fósiles sudafricanos a mitad de camino entre los simios y los humanos (New Scientist)
  • Descubrimiento fósil respalda el vínculo evolutivo entre Australopithecus y Homo (PhysOrg)
  • Antecesor humano puede dar un giro a la historia de los orígenes, según se desprende de unos nuevos estudios (National Geographic)
  • Cómo unos fósiles africanos imponen un nuevo sesgo sobre la historia de los orígenes humanos (BBC News)
  • Fósiles prehumanos considerados como un cambio en las reglas de juego de la evolución (Associated Press víaMSNBC)
El hecho de que todos los informadores tuvieran ya listas las representaciones artísticas y el texto modelo el mismo día en queScience colgó su informe en línea demuestra que habían sido informados por adelantado —otra práctica estándar de la industria de la paleoantropología. Los gemidos de Carl Zimmer del año pasado: «Oh, no, no otro eslabón perdido», quedaron ahogados en medio de todo este fragor. Pero sí que se hicieron algunas concesiones. El informador de AP, Randolph Smith, fue lo suficientemente reflexivo para recordar a los lectores, en un recóndito rincón de su artículo, que los científicos procuran mayormente evitar el término «eslabón perdido», prefiriendo en su lugar los términos de «forma de transición», o «forma intermediaria» ... como si esto significase alguna diferencia.
Problema: Todos los informes dicen que este mono lo está echando todo a rodar. Antes, los paleoantropólogos tenían la expectativa de que el tamaño del cerebro aumentaría con los otros rasgos humanoides, como pequeños cambios en los pies que pudieran dar apoyo a la andadura sobre la tierra, ligeros cambios en las manos quepudieran ser capaces de hacer herramientas (no se encontraron ningunas herramientas), y una pelvis ligeramente mayor que pudieraindicar que las señoras Sedibas estaban comenzando a sentir los dolores del parto. El problema es que Sediba seguía teniendo un cerebro pequeño.
Pero este es un punto de poca importancia, porque la ley LdRP tiene un corolario: el nuevo descubrimiento tiene que ser pasmoso. Tiene que haber sorpresas. Estas sorpresas tienen que forzar a los científicos a reevaluar todo lo que creían que sabían (excepto, claro, la evolución misma). Schmid se toma el cuidado de citar a un «científico» que mantiene la autorizada opinión de que este fósil «fuerza un replanteamiento de cómo los rasgos se yuxtaponen entre sí en la evolución humana». Otros reporteros coreaban este tema en sus propias palabras: National Geographic se refería a «cuestiones duras» procedentes de unos aspectos «completamente inesperados» del fósil. Ann Gibbons, en Science, se regodeaba en el «Exquisito Paleo-Puzzle» que se plantea en estos huesos. «Estos nuevos hallazgos podrían reescribir teorías de larga vigencia», escribía Charles Q. Choi para Live Science.
Este lenguaje sigue una práctica estándar. Sin embargo, nunca hace peligrar la tesis de Darwin, porque otra misión de la LdRP es tranquilizar a los lectores en el sentido de que, sean cuales sean las perplejidades, se ha realizado un avance acerca de la evolución humana. Michael Marshall demuestra en New Scientist cómo transformar un enigma en un punto de apoyo: «Berger dice que no es sorprendente que el fósil sea una mezcla desconcertante, y observa que esto es exactamente lo que sería de esperar en un fósil de transición». National Geographic citaba estas palabras de un miembro del gremio de los paleontólogos: «Estos son unos fósiles que se tienen que confrontar, y esto no es nada malo en absoluto». ¡Claro, claro! Sería una tragedia que los fósiles fuesen tan claros que dejasen a los miembros del gremio en el paro.
La demostración de la existencia de esta ley LdRP se encuentra en los 11 años de cobertura de estos reportajes en Creation-Evolution Headlines en inglés, así como en toda una selección de artículos aparecidos en castellano en este blog de Notas y Reseñas, que se pueden seguir bajo la etiqueta antropología física y eslabón perdido.
Un excelente ejemplo de toda una maquinaria de propaganda para mantener el mito de una descendencia animal del hombre por todos los medios de prensa, radio y propaganda del movimiento darwinista. Una maquinaria que está ahora preparando nuevos materiales gráficos con los que introducir nuevas revoluciones paleoantropológicas para mantener el bombo publicitario materialista y deshumanizador de nuestra sociedad.

Fuente: Creation·Evolution Headlines – Media Respond Predictably to Latest Ape-Man  8/09/2011
Redacción: David Coppedge © 2011 Creation Safaris - 
www.creationsafaris.com
Traducción y adaptación: Santiago Escuain — © SEDIN 2011 - www.sedin.org Usado con permiso para: www.culturacristiana.org

0 comentarios:

Publicar un comentario