domingo, 16 de octubre de 2011

La diferencia: Amor verdadero y un capricho


La mejor prueba para saber si el “romance” es amor verdadero o solo un capricho es la prueba del tiempo. Los caprichos normalmente se inician muy rápidamente y hay muchas altas y bajas en la relación. Es como una montaña rusa—el juego es divertido mientras no se acaba, pero pronto llega a su final.

Por otro lado, el amor verdadero se inicia lentamente. Generalmente sólo es una amistad al principio. Pero la amistad crece, y un día descubren otro elemento en la amistad—el elemento del amor romántico. Ambos se dan cuenta que sus corazones se han unido. El amor verdadero crece con el paso del tiempo, pero el capricho se acaba. Por esta razón, el tiempo es tu mejor amigo al decidir si tu “romance” es amor verdadero, o sólo un capricho pasajero. Hablando de manera general, las parejas deben conocerse por lo menos dos años antes de casarse.

Tarde o temprano casi todos se involucran en una experiencia romántica. Si el romance no te ha alcanzado, simplemente sé paciente. ¡Sin duda llegará tu hora! La pregunta es ¿qué harás cuando llegue?

Recuerda, los sentimientos románticos muy fuertes te pueden conducir a dos errores muy grandes. Te pueden conducir al involucramiento sexual que dañará tu vida y reducirá en gran manera tus oportunidades de casarte felizmente.

O bien los sentimientos románticos te pueden llevar a casarte de prisa, formando un matrimonio prematuro que lamentarás el resto de tu vida.

No cometas ninguno de estos dos errores. ¡Guarda tu corazón! Espera a la persona correcta, las circunstancias correctas y el tiempo correcto.

Algunos piensan:

No es malo tener relaciones sexuales con alguien si se aman y tienen una relación buena. Esto es falso porque Dios dice que las relaciones fuera del matrimonio son pecado. Incluso la Biblia dice que la fornicación es uno de los pecados más dañinos que puede cometer una persona (1 Corintios 6:9, 18). El pecado siempre trae malas consecuencias, por eso Dios nos avisa no hacerlo. Nos quiere evitar el dolor igual que los padres advertimos a los hijos.

Tambien piensan:

Lo único que se requiere para tener un buen matrimonio es tener buena relación sexual.

Esto es totalmente falso. Se requiere más que buenas relaciones sexuales para tener un matrimonio feliz. Cada semana tiene 168 horas. El tiempo total que se usa para las relaciones sexuales en un matrimonio promedio es menos de treinta minutos semanales. Si te casas para tener relaciones sexuales, ¿qué harás el resto del tiempo?

Si deseas tener un matrimonio feliz, busca un compañero/a para toda la vida, no solamente un compañero sexual. Necesitas tener amor de amistad además de amor sexual. Necesitan compenetrarse el uno con el otro además de atraerse físicamente.

Fuente: http://logos77.wordpress.com

0 comentarios:

Publicar un comentario