"El sabio puede cambiar de opinión. El necio, nunca" Immanuel Kant

lunes, 27 de abril de 2009

EL SENTIDO DE LA VIDA

¿Por qué estoy aquí? ¿Quién soy? ¿De donde vengo? ¿A dónde voy? Estas preguntas son algunas interrogantes que han rodeado a la existencia de la vida en nuestro planeta, y en particular a la vida del ser humano, la existencia misma de hombres y mujeres. A lo largo de la historia muchos filósofos han tratado de responder a estas interrogantes de una manera satisfactoria; sin embargo nadie ha llegado a exponer respuestas concretas e irrefutables.


Cuando nosotros hacemos un espacio en nuestro tiempo, y pensamos en la razón o sentido de nuestra existencia; creo que nos envolvemos en un pensamiento profundo que nos lleva a dos conclusiones; una de esas conclusiones en algunos casos es: será que la vida; mi existencia y todo lo que me rodea esta enmarcado en un vació creado por la sin razón y la casualidad infinita; o también la conclusión que indica que nuestra existencia se fundamenta en un propósito eterno diseñado por un creador supremo; (pensamiento y fundamento que comparto)


Creo que la vida sin un propósito superior a los que nosotros como humanos consideramos mientras caminamos por los senderos de la vida, hace que nuestra existencia sea vacía y sin razón; sin embargo a lo largo de la historia humana, mucha gente a preferido vivir con la idea que nuestra existencia se deriva de un propósito eterno basado en un Dios; y así han surgido las religiones con sus defectos y cualidades, y en medio de este conglomerado de religiones, ¿Cómo se puede distinguir al Dios correcto?


En este punto no podemos confundirnos, pues la historia nos dice quien ha sido el Dios que ha sobresalido entre los ídolos, y como ese Dios ha tratado de acercarse a la humanidad a través de la manifestación de su gracia en Jesucristo.


Creo que nadie podrá encontrar las respuestas de las preguntas con las que comencé este artículo si no concebimos la existencia de un Dios, reflejado en la identidad del cristianismo. En el mundo siempre habrán religiones, muchas de ellas enlazadas a practicas sin sentido (absurdas); sin embargo el cristianismo en su practica a diferencia de las "otras" religiones, se puede considerar desde el punto de vista estricto de la palabra cristiano; que es un estilo de vida justo y piadoso, es decir una forma de vida que produce ciudadanos valiosos para sus comunidades, gente honesta, respetuosa, responsable, integra, etc. Estos rasgos son parte de la concepción de un cristiano verdadero; claro que en el proceso muchas personas se pueden convertir en fanáticos religiosos, es decir fariseos que tratan de convertir a la gente sin convertirse ellos mismos.


Por otro lado existe algo que complementa este propósito, pero solo se puede entender cuando estamos bajo el conocimiento del propósito eterno de Dios para la humanidad. En pocas palabras la filosofía del cristianismo abarca desde la concepción de un hombre nuevo bajo los valores que le permitan ser una persona de bien, hasta el conocimiento y participación en el propósito de Dios para el género humano.


Si los fundamentos de nuestra existencia estuvieran basados en el vació de la sin razón o la nada, primero deberíamos considerar que el desorden y la casualidad no puede crear un diseño perfecto, inteligencia, menos que la materia tenga conciencia y razón propia, junto con la autonomía (libertad) de desenvolvernos cada uno según nuestras decisiones y consecuencias de ellas, y no según un patrón que siga una línea de acción programada, todos estos atributos hacen que el ser humano se distinga de todo lo que existe;

¿Por qué los otros seres vivos no tienen los mismos atributos?


Solo el conocimiento de la existencia de Dios, y el entendimiento de ÉL; a través de los cimientos de la fé en Cristo, pueden enriquecer el valor que le damos a la vida; una vida asentada en un fundamento vacío es una vida muerta, pero una vida asentada en el propósito eterno de Dios en cristo, es una vida inmortal.

domingo, 26 de abril de 2009

La verdadera piedad

Llamo piedad a una reverencia unida al amor de
Dios, que el conocimiento de Dios produce. Porque
mientras que los hombres no tengan impreso en el
corazón que deben a Dios todo cuanto son, que son
alimentados con el cuidado paternal que de ellos
tiene, que Él es el autor de todos los bienes, de
suerte que ninguna cosa se debe buscar fuera de Él,
nunca jamás de corazón y con deseo de servirle se
someterán a Él. Y más aún, sino colocan en Él toda
su felicidad, nunca de veras y con todo el corazón se
acercarán a Él.

martes, 21 de abril de 2009

Mi última conversación con un ateo ilustrado

Hace algunos días me encontré con un usuario de Youtube; al que le note por su información en su perfil que era sumamente intelectual y también ateo; le lance una afirmación del cristianismo y esto sucedió.


Nota: la conversación es tal y como la sostuvimos y si hay alguna falta de ortografía en el texto es por esa razón; además que su nombre real no lo usare por ética; pero si el pseudónimo de Juan, la conversación se sostuvo por un par de días por mensajes; si me notan un ligero cambio en mi manera de escribir, es porque estaba tratando con una persona extremadamente preparada, por cierto es mexicano.


Edgar:

Una mentira no se puede sostener por dos mil años, muchos menos si tomamos en cuenta que los seguidores cristianos del primer siglo como los subsiguientes no fueron ni son ningunos estupidos e irracionales, sin sentido comun, ya que por la historia nos damos cuenta que nos es asi, pues muchos de esos seguidores fueron personas intelectuales, muy ilustradas, y a mi juicio muy superiores a muchos pseudo intelectuales de hoy en día llenos de ideas preconcebidas, que han creado posturas fundamentadas por un sesgo anticristiano y ateo, las cuales se pueden refutar muy fácilmente, no siendo eruditos en teología o doctos en las materias y ciencias auxiliares de la teología.


Juan:

Una mentira se puede sostener por más de 2,200 años como ocurrió con el concepto generalmente aceptado de que la tierra era plana, hablo desde Sumeria, hasta la edad Media.
Y lo sostuvieron grandes "teólogos" y "científicos".

O sea, que no pruebas nada.


Edgar:

Antes de comentar mi respuesta del comentario de hice que me hicieras, quiero contarte que primeramente, no soy fanático religioso, segundo que solo quiero exponer mis fundamentos, por lo que en ningún momento te voy a hostigar en creas en un Dios, aunque sin soy cristiano, pero no religioso hay después te explico esta aparente incongruencia

En primer lugar para que se diera esa inmensa equivocación (mentira) no se trato por un lado de la teología, ya que los teólogos de la edad media estaban basando sus conclusiones en un criterio obscurecido por los prejuicios del vaticano, los cuales apuntaban a aceptar lo que ellos creían del particular, y no exactamente lo que dice la Biblia:

Isaías 40.22 El está sentado sobre el círculo de la tierra, cuyos moradores son como langostas; él extiende los cielos como una cortina, los despliega como una tienda para morar.

Job 1.7 Y dijo Jehová a Satanás: ¿De dónde vienes? Respondiendo Satanás a Jehová, dijo: De rodear la tierra y de andar por ella.

Y estos textos son un pequeño ejemplo; supongo que son claros.

Por lo tanto esas conclusiones no eran correctas desde el punto de vista teológico.

Por otro lado considero que los científicos de esa época limitaban sus propias conclusiones, y a pesar que la ciencia es infinita, ellos; o mas bien la mayoría no tenían una percepción amplia, como hoy la tienen; y en eso considero que se debía a que no podían probar irrefutablemente que la tierra fuera redonda, aunque el primero en tener esas ideas fue Galileo Galilei, pero de todas maneras la Biblia mucho antes ya lo decía.

Pero a pesar que fue esencialmente importante despejar esas especulaciones que hicieron que por un tiempo fuera un error (mentira) pensar que la tierra era plana, aunque rebatido hasta encontrarle una respuesta irrefutable, este argumento doctrinal no tiene el inmenso peso que tiene el cristianismo en la humanidad, con todo y sus fundamentos nadie lo ha podido desvanecer, aunque en sus inicios existían muchas personas interesadas en destruirlo; y si se hubiera dado una oportunidad para desvirtuarlo desde el principio lo habrían hecho; creo que sin duda alguna que existían personas con el suficiente uso de razón; que no solamente lo habrían destruido con argumentos reales irrefutables, sino también con argumentos religiosos, ya que en esa época muchos de los detractores, eran judíos y de otras religiones, y en medio de ellos también pensadores como por ejemplo Celso al que refuto Orígenes en el siglo II, y no fue el único contrario al cristianismo y tampoco hasta en el siglo II existieron intelectuales contrarios; porque en primero existieron muchos, incluso algunos como saulo (Pablo) que aunque era fariseo, y de la clase ilustrada judía, un día tubo una experiencia que le cambio la vida con el mismo Jesús resucitado, y a pesar que fue uno de los mas radicales contrarios, después se convirtió en uno de los mayores misioneros cristianos, e incluso algunos piensan que sin él, el cristianismo no se hubiera extendido tan fuertemente desde sus inicios.

Por lo anterior dicho considero que no solamente existen argumentos religiosos, sino también históricos y en algún momento todos los argumentos arqueológicos del mismo, apuntan a que la fe cristiana, no se basa en supersticiones o conjeturas sin sentido, sino que se basa además de la fé, en hechos reales y muchos de ellos comprobables.

Esta es mi opinión en cuanto a tu comentario, que me parece bastante inquietante

Con estos comentarios no busco que creas que existe un Dios, porque no se trata de creer que exista, sino en entenderlo y conocer la manera de cómo a través de este conocimiento podemos enriquecer la razón de nuestra existencia; y de esta manera tener una vida fundamentada en un propósito, mas allá de vivir, porque de lo contrario la vida es vacía.

Espero que podamos seguir dialogando como personas abiertas al pensamiento, y en algún momento tener pleno conocimiento de ambos criterios; pues entiendo que la filosofía no es cerrada; sin embargo la filosofía no explica lo siguiente: ¿Ha existido siempre el universo? ¿No hubo un momento en el que todo surgió? Sin duda debe haber existido un comienzo. Pero ¿Cuando pudo haber sido? ¿Cómo pudo haber sucedido todo? ¿Qué lo hizo suceder? ¿Con que propósito si lo hubo sucedió? ¿Quién soy yo? ¿De donde vengo? ¿Por qué estoy aquí?

Todo esto solo se puede explicar si concibes la existencia de un Dios y claro no lo digo solo para tener un punto de vista amplio de estas interrogantes y sus respuestas en Dios; porque creo que el conocimiento de su gracia es mucho mas grande que el de explicar conceptos filosóficos.

Bendiciones y feliz día...


Juan:

Mucho lirlili y poco lerele.

De tus citas bíblicas, rebuscadísmas y empleadas desesperadamente por cuanto cristiano conozco para mantener sus absurdos, sólo te diré 2 cosas.
1) Un círculo no es lo mismo que una esfera. Es más son figuras Geométricas diferentes.
2) Rodear o recorrer un círculo, no implica que la tierra sea redonda.

Podemos discutir sobre Geometría analítica y sobre Hebreo, ya que las palabras empleadas en la Torah, son indudablemente traducidas como "superficies planas circulares", la noción Sumeria que se tenía de la tierra.

Si esperas respuesta de mi parte, no me pregones 300 líneas de argumentación circular redundante, que sólo expresan tu vacío intelectual.
Y abstente de citas bíblicas.
Luego.. quizás me de la gana responderte.


Edgar:

Pensé que no eras un intelectual cerrado, pero al notar tus expresiones me doy cuenta que eres como cualquier ateo que profesa sus argumentos sin escuchar a los demás; el pensamiento intelectual es abierto y sin prejuicios, sino pregúntale a Blaise Pascal, si juzgas inclinado por una ideología, nunca te darás cuenta de la realidad aunque la tengas en tus narices.

No tendrías que molestarte por lo que dices que no existe, pero al ver tu respuesta me doy cuenta que Juan Calvino tenia razón al decir que en el alma del ser humano esta esculpido un sentimiento de la Divinidad, el cual de ningún modo se puede destruir; Y de que esta persuasión está casi como vinculada a la médula misma de los huesos, la contumacia y rebeldía de los impíos es suficiente testimonio, y por eso tu reacción.

No quiero atormentarte con citas bíblicas, sin embargo te voy a mostrar al menos dos que contienen argumentos precisos tomando en cuenta la ciencia, ya que te cierras a no pensar más allá de los conceptos de las palabras.

Job 26.7
El extiende el norte sobre vacío, Cuelga la tierra sobre nada.

Job 37.12
Asimismo por sus designios giran las nubes en derredor, Para hacer sobre la faz del mundo, En la tierra, lo que él les mande.

Solo recuerda que hasta el DRAE esta en constante actualización de los conceptos (acepciones), porque en algún momento algunas verdades absolutas, no son exactamente como las creemos, por lo tanto no creas que tienes la verdad absoluta, porque el pensamiento no es estático.

Creo que es tiempo que cuestiones tus paradigmas filosóficos y entiendas que al ser intelectual y creer tener el conocimiento absoluto del particular. ¡No te das cuenta que ni los más prominentes pensadores lo dijeron!

”Yo solo se que no se nada” Sócrates

Nota: y los versos usados no son parte de la torá, y Job es el libro mas antiguo de la Biblia y además no son citas rebuscadas, sino fueras tan cerrado te mostrara aun mas.

"Ponderemos los riesgos de quien toma el partido de creer en la existencia de Dios. Si gana, lo gana todo. Si pierde, no pierde nada" Blaise Pascal


Juan:

La apuesta de Pascal, es de lo más absurdo que existe en la mente del creyente.

Fue tu placer charlar conmigo.
Mío, no.

Despídete de cualquier vestigio de dignidad que pudiese suscitarse en ti.
Tus argumentos además de ser dogmáticos, circulares, ufanos y sumamente extensos, conllevan a una conclusión mediocre.

Me entretiene más la televisión, y eso que jamás la prendo.

Te voy a bloquear.

Nos vemos en el infierno.

domingo, 19 de abril de 2009

EL SEPULCRO OLVIDADO DE JESUS Y LA HISTORIA: CONCLUSION FINAL

Este documento es la parte final de mi exposición en contra del argumento surgido por un documental en el que se presenta el hallazgo de una tumba judía aparentemente del siglo I y que por las inscripciones en los osarios perteneció supuestamente a Jesucristo y a sus familiares entre ellos un hijo de el con Maria Magdalena, y su hermano Jacobo (santiago)


EL SEPULCRO OLVIDADO DE JESUS Y LA HISTORIA: CONCLUSION FINAL


El cristianismo es una fé exteriorizada en un estilo de vida fundamentada en los valores y enseñanzas de cristo; además asentada en cimientos que no se construyeron únicamente en actos constituidos por puras creencias dogmáticas de personas religiosas, sino que el sentido común y la razón son fundamentos que permitieron el nacimiento del cristianismo a través de pruebas que nos permiten concebir una fé fundamenta también en hechos reales, históricos y arqueológicos.


Por lo que cualquier argumento que trate de menoscabar los fundamentos esenciales del cristianismo, debe pensar inicialmente que no se enfrenta a simples supersticiones o conjeturas sin sentido; los escritos de la Biblia y de los historiadores cristianos y no cristianos antiguos y modernos nos confirman los hechos; y la arqueología coloca el sello, para que hoy en día podamos contar no únicamente con argumentos religiosos para demostrar la veracidad de nuestra fé, sino también existen pruebas irrefutables que nos permiten visualizar un cristianismo que concuerda entre lo que se dice de él, desde sus fundamentos, y los hechos que demuestran la realidad (verdad).


Por lo tanto, después de escribir una serie de cuestiones concernientes a puntos de vista en cuanto y en contra a un argumento que dice que Jesús nunca resucito y que además de esto formo una familia con la que fue sepultado. Creo que las pruebas que he presentado y también comentado, son únicamente una pequeña prueba razonable, para poder contradecir las herejías que intentan destruir una fé de más de dos mil años.


Como decía Gamaliel el intelectual, fariseo y doctor de la ley judía y contrario al cristianismo del siglo I, al referirse a los apóstoles y predicadores de Cristo;


Apartaos de estos hombres, y dejadlos; porque si este consejo o esta obra es de los hombres, se desvanecerá; mas si es de Dios, no la podréis destruir; no seáis tal vez hallados luchando contra Dios.


Una mentira no se puede sostener por dos mil años, muchos menos si tomamos en cuenta que los seguidores cristianos del primer siglo como los subsiguientes no fueron ni son ningunos estupidos e irracionales, sin sentido comun, ya que por la historia nos damos cuenta que nos es asi, pues muchos de esos seguidores fueron personas intelectuales, muy ilustradas, y a mi juicio muy superiores a muchos pseudo intelectuales de hoy en día llenos de ideas preconcebidas, que han creado posturas fundamentadas por un sesgo anticristiano y ateo, las cuales se pueden refutar muy fácilmente, no siendo eruditos en teología o doctos en las materias y ciencias auxiliares de la teología.


Para terminar este documento quiero comentar algo que considero importante para cuando queramos dar algo a conocer un punto de vista o una conclusión doctrinal, no lleguemos a ella, si utilizamos un criterio oscurecido por un sesgo personal; porque de ser así no seremos imparciales y siempre llegaremos a las conclusiones que nos satisfagan y no por la realidad, que aunque la tengamos enfrente de nuestras narices no la podremos ver; todo lo que he comentado lo he hecho a raíz de hechos históricos, tomando en cuenta a historiadores cristianos y a no cristianos, para tener un criterio imparcial; por todo lo anterior comentado puedo estar seguro que no me dejo guiar por el pensamiento cristiano; aunque soy cristiano pero soy realista, con sentido común, y con uso de razón para entender que mis conclusiones no se basan en prejuicios sino en la verdad de las cosas.


NOTA:

Todo el documento donde expongo toda la argumentación se encuentra en fase de revisión, a un paso de ser publicado; por el momento solo quiero dejar el deseo de poderlo leer despues cuando lo publique completo.


AUTOR: EDGAR RAMIREZ

De dónde procede la negación de Dios

En cuanto a lo que dice David (Sal. 14, 1) que los impíos e insensatos sienten en sus corazones que no hay Dios, en primer lugar se debe aplicar sólo a aquellos que, habiendo apagado la luz natural, se embrutecen a sabiendas, como en seguida veremos otra vez. De hecho se encuentra a muchos que después de endurecerse con su atrevimiento y costumbre de pecar, arrojan de sí furiosamente todo recuerdo de Dios, el cual, sin embargo, por un sentimiento natural permanece dentro de ellos y no cesa de instarles desde allí. Y para hacer su furor más detestable, dice David que explícitamente niegan que haya Dios; no porque le priven de su esencia, sino porque despojándole de su oficio de juez y proveedor de todas las cosas lo encierran en el cielo, como si no se preocupara de nada.

Porque, como no hay cosa que menos convenga a Dios que quitarle el gobierno del mundo y dejarlo todo al azar, y hacer que ni oiga ni vea, para que los hombres pequen a rienda suelta, cualquiera que dejando a un lado todo temor del juicio de Dios tranquilamente hace lo que se le antoja, este tal niega que haya Dios.

Y es justo castigo de Dios, que el corazón de los impíos de tal manera se endurezca que, cerrando los ojos, viendo no vean (Sal. 10, ll); y el mismo David (Sal. 36, 2), que expone muy bien su intención, en otro lugar dice que no hay temor de Dios delante de los ojos de los impíos. Y también, que ellos con gran orgullo se alaban cuando pecan, porque están persuadidos de que Dios no ve. Y aunque se ven forzados a reconocer que hay Dios, con todo, lo despojan de su gloria, quitándole su potencia.

Porque así como - según dice san Pablo (2 Tim. 2,13) - Dios no se puede negar a sí mismo, porque siempre permanece en la misma condición y naturaleza, así estas personas, al pretender que es un idolo muerto y sin virtud alguna, son justamente acusados de negar a Dios. Además de esto, hay que notar que, aunque ellos luchen contra sus mismos sentimientos, y deseen no solamente arrojar a Dios de ellos sino también destruirlo en el cielo mismo, nunca empero llegará a tanto su necedad, que algunas veces Dios no los lleve a la fuerza ante su tribunal.

Mas porque no hay temor que los detenga de arremeter contra Dios impetuosamente, mientras permanecen así arrebatados de ciego furor, es evidente que se han olvidado de Dios y que reina en ellos el hombre animal.

Juan Calvino

La religión no es un medio de oprimir al pueblo

Por tanto, es del todo gratuito lo que algunos dicen: que la religión ha sido inventada por la astucia y agudeza de ciertos hombres sutiles para de este modo tener a raya al pueblo sencillo y hacerle cumplir su deber, siendo así - como ellos dicen - que ni los mismos que enseñaban a los otros a servir a Dios creían en su existencia. Es verdad, lo confieso, que muchísimos hombres astutos e ingeniosos han inventado muchas cosas en la religión para mantener al pueblo en una devoción e infundirles miedo, a fin de poderlos tener más obedientes; pero nunca jamás se les hubiera ocurrido, si el entendimiento de los hombres no estuviera dispuesto y firmemente persuadido a adorar a Dios, lo cual era una semilla para inclinarlos a la religión.

Así mismo no es creíble que aquellos que astutamente engañaban a la gente ignorante y sencilla, con titulo de religión, no tuviesen algún residuo de religión, sino que careciesen del todo de ella. Porque, aunque antiguamente surgieron algunos, y aún hoy en día surgen no pocos que niegan que haya Dios, sin embargo, mal de su grado, quieran o no, sienten lo que no querrían saber.

Juan Calvino 1,536

No basta conocer que hay un Dios, sino quién es Dios, y lo que es para nosotros

Por tanto, los que quieren disputar qué cosa es Dios, no hacen más que fantasear con vanas especulaciones, porque más nos conviene saber cómo es, y lo que pertenece a su naturaleza. Porque ¿qué aprovecha confesar, como Epicuro, que hay un Dios que, dejando a un lado el cuidado del mundo, vive en el ocio y el 'placer? ¿Y de qué sirve conocer a un Dios con el que no tuviéramos que ver? Más bien, el conocimiento que de Él tenemos nos debe primeramente instruir en su temor y reverencia', y después nos debe enseñar y encaminar a obtener de Él todos los bienes, y darle las gracias por ellos.

Porque ¿cómo podremos pensar en Dios sin que al mismo tiempo pensemos que, pues somos hechura de sus manos, por derecho natural y de creación estamos sometidos a su imperio; que le debemos nuestra vida, que todo cuanto emprendemos o hacemos lo debemos referir a Él? Puesto que esto es así, síguese como cosa cierta que nuestra vida está miserablemente corrompida, si no la ordenamos a su servicio, puesto que su voluntad debe servimos de regla y ley de vida. Por otra parte, es imposible ver claramente a Dios, sin que lo reconozcamos como fuente y manantial de todos los bienes. Con esto nos moveríamos a acercarnos a Él y a poner toda nuestra confianza en Él, si nuestra malicia natural no apartase nuestro entendimiento de investigar lo que es bueno.

Porque, en primer lugar, un alma temerosa de Dios no se imagina un tal Dios, sino que pone sus ojos solamente en Aquél que es único y verdadero Dios; después, no se lo figura cual se le antoja, sino que se contenta con tenerlo como Él se le ha manifestado, y con grandísima diligencia se guarda de salir temerariamente de la voluntad de Dios, vagando de un lado para otro.


sábado, 18 de abril de 2009

Todos tienen conciencia de que existe un Dios

Esto, pues, deberán tener por seguro todos aquellos que juzgan rectamente: que está esculpido en el alma de cada hombre un sentimiento de la Divinidad, el cual de ningún modo se puede destruir; y que naturalmente está arraigada en todos esta convicción: que hay un Dios.

Y de que esta persuasión está casi como vinculada a la médula misma de los huesos, la contumacia y rebeldía de los impíos es suficiente testimonio; los cuales, esforzándose y luchando furiosamente por desentenderse de temor de Dios, nunca, sin embargo, logran salirse con la suya.

Aunque Diágoras y otros como él, hagan escarnio de cuantas religiones ha habido en el mundo; aunque Dionisio, tirano de Sicilia, robando los templos haga burla de los castigos de Dios, sin embargo, esta risa es fingida y no pasa de los labios adentro; porque por dentro les roe el gusano de la conciencia, el cual es causa más dolor que cualquier cauterio. No intento decir lo que afirma Cicerón: que los errores se desvanecen con el tiempo, y que la religión de día en día crece más y se 'perfecciona; porque el mundo, como luego veremos, procura y se esfuerza cuanto puede en apartar de sí toda idea de Dios y corromper por todos los medios posibles el culto divino.

Únicamente digo esto: que aunque la dureza y aturdimiento, que los impíos muy de corazón buscan para no hacer caso de Dios, se corrompa en sus corazones, sin embargo aquel sentimiento que tienen de Dios, el cual ellos en gran manera querrían que muriese y fuera destruido, permanece siempre vivo y real. De donde concluyo, que ésta no es una doctrina que se aprenda en la escuela, sino que cada uno desde el seno de su madre debe ser para sí mismo maestro de ella, y de la cual la misma naturaleza no permite que ninguno se olvide, aunque muchos hay que ponen todo su empeño en ello. Por tanto, si todos los hombres nacen y viven con esta disposición de conocer a Dios, y el conocimiento de Dios, si no llega hasta donde he dicho, es caduco y vano, es claro que todos aquellos que no dirigen cuanto piensan y hacen a este blanco, degeneran y se apartan del fin para el que fueron creados.

Lo cual, los mismos filósofos no lo ignoraron. Porque no quiso decir otra cosa Platón, cuando tantas veces enseñó que el sumo bien y felicidad del alma es ser semejante a Dios, cuando después de haberle conocido, se transforma toda en Él. Por eso Plutarco introduce a un cierto Grifo, el cual muy a propósito disputa afirmando que los hombres, si no tuviesen religión, no sólo no aventajarían a las bestias salvajes, sino que serían mucho más desventurados que ellas, pues estando sujetos a tantas clases de miserias viven perpetuamente una vida tan llena de inquietud y dificultades. De donde concluye que sólo la religión nos hace más excelentes que ellas, viendo que por ella solamente y por ningún otro medio se nos abre el camino para ser inmortales.


Fuente: Institución de la religion cristiana escrita por Juan Calvino, en 1,536. tomado de su libro I capitulo 3



viernes, 17 de abril de 2009

Descubren evidencia de los Israelitas durante el éxodo

Un arqueólogo de la Universidad de Haifa afirma haber descubierto las estructuras con forma de pies humanos que parecen huellas y fueron dejadas por los israelitas cuando pisaron por primera vez la tierra de Canaán.







Según informa el diario Haaretz, los restos arqueológicos que se descubrieron en el valle del Jordán, evidencian las primeras construcciones levantadas por los israelitas al entrar en Canaán.

El equipo de excavación, liderado por Zertal, encontró cinco evidencias arqueológicas en un lugar considerado como el Gilgal bíblico. El descubrimiento más importante de Zertal, son rastros arqueológicos en el Monte Ebal y por los cuales el científico indica, “fue el lugar donde se celebró el pacto relatado en el Libro de Josué”.

El científico Zertal es uno de los pocos arqueólogos que han encontrado evidencias que demuestran la entrada a Canaán del pueblo de Israel, y ha manifestado que las piezas con forma de pies humanos fueron utilizadas durante las ceremonias tras la entrada en la tierra de Canaán.

Fuente: http://valorescristianos.net/

miércoles, 15 de abril de 2009

INCENDIO DEL TEMPLO DE JERUSALEN DE AÑO SETENTA

Este es un fragmento del la narrativa del historiador judío Flavio Josefo, en su obra LAS GUERRAS DE LOS JUDIOS escrita muy probablemente en el año 77 d.C. En este fragmento narra parte de la destrucción del templo en Jerusalén en el año 70 d.C., después de una revuelta judía. Este es un fragmento copiado literalmente de la obra antes mencionada, al final del artículo se encuentra la bibliografía.


INCENDIO DEL TEMPLO DE JERUSALEN DE AÑO SETENTA


Tito se retiro entonces a la torre Antonia con la intención de atacar durante la siguiente madrugada con toda su fuerza y abrumar a los defensores del templo. Pero aquel día -el décimo de Lous (30 de agosto)- el edificio estaba sentenciado; era el mismo día en que el templo anterior había sido destruido por el rey de Babilonia.

Cuando Tito se retiro, los rebeldes volvieron a cargar contra los romanos, y se dio un conflicto entre los guardas judíos del santuario y las tropas romanas que estaban tratando de apagar las llamas en el atrio interior. Los judíos fueron dispersados y perseguidos adentro del santuario. En este momento un soldado, sin esperar órdenes ni deteniéndose ante una acción tan terrible, tomo un ascua ardiendo. Levantado por uno de sus camaradas arrojo el ascua ardiendo a través de una pequeña puerta dorada del lado norte que daba acceso a las cámaras que rodeaban el santuario. Al prender las llamas broto un clamor terrible de los judíos, que se precipitaron al rescate sin preocuparse por sus vidas.


Tito estaba descansando en su tienda cuando un mensajero se precipito allí con las noticias. Saltando tal como estaba corrió al templo para apagar las llamas. Pero había tal ruido y confusión que los soldados no podían o no querían oír las ordenes de su general, ni obedecer a sus ademanes. Nada podía detener la furia de sus tropas, y muchos fueron atropellados por sus camaradas en las entradas. Cayendo entre las ruinas llameantes compartían la suerte de sus enemigos.

Enloquecidos de ira y pretendiendo no oír las ordenes de su general, los soldados seguían corriendo, lanzando sus antorchas dentro del santuario. Los rebeldes eran ahora impotentes y no hicieron ningún intento para defenderse, porque por todos lados había degollina y huida, siendo los no combatientes las principales victimas de la matanza. Alrededor del altar había montones de cadáveres, mientras que arroyos de sangre corrían por las escalinatas del santuario.

Al ver Cesar que no podía refrenar la furia de sus soldados, el y sus generales entraron en el edificio y contemplaron el lugar santo del santuario y todos los esplendores que contenía. Por cuanto las llamas no habían llegado aun al interior, sino que estaban aun consumiendo las cámaras que rodeaban el templo, Tito hizo un último esfuerzo por salvarlo. Precipitándose fuera ordeno a sus tropas que apagaran el fuego, mandando a uno de sus centuriones que diera muerte a garrotazos a quien desobedeciera sus órdenes. Pero el respeto hacia su general, y el temor al castigo habían quedado desbordados por su odio desenfrenado contra los judíos y por la esperanza del botín. Viendo que todo lo que les rodeaba estaba hecho de oro supusieron que el interior contendría unos inmensos tesoros. Y cuando Tito corrió fuera para refrenar a las tropas, uno de los que habían entrado con el hecho un ascua a los goznes de la puerta (del templo interior), y las llamas prendieron en el interior. Cesar y sus generales se retiraron, y así, contra sus deseos, fue quemado el santuario.

Mientras el templo ardía los vencedores robaron todo aquello sobre lo que pudieron echar las manos, y degollaron a todos los que encontraron. No se mostró compasión para nadie, ni por edad ni por distinción, viejos o niños, los laicos o sacerdotes: todos fueron muertos. Mientras rugían las llamas, y por cuanto el templo estaba sobre un monte, parecía como si toda la ciudad estuviera ardiendo. El fragor era ensordecedor, con los gritos de guerra de las legiones, los aullidos de los rebeldes rodeados de fuego y espadas, y los chillidos de la gente. La tierra estaba tapada por los cadáveres, y los soldados tenían que trepar sobre los montones de cuerpos en su persecución de los fugitivos. Los bandidos judíos se abrieron paso a través de los romanos hacia el patio exterior del templo, y luego a la ciudad. Algunos de los sacerdotes tomaron al principio picas del santuario y las arrojaron a los romanos, pero después, alejándose de las llamas, se retiraron a la muralla.


Fuente: JOSEFO LAS OBRAS ESCENCIALES Pág. 370-372
Trabajo de traducción y edición del historiador Paul L. Maier, 1994 por kregel publications, Gran Rapids, Michigan; Editorial Portavoz.
Traducción al castellano: Santiago Escuain y R. mercedes de la Rosa.

Para más información del autor JOSEFO hacer clic aquí; y del historiador Paul L. Maier clic aquí.

sábado, 11 de abril de 2009

Toma control de tus pensamientos

El campo de batalla es nuestra mente. Satanás, nuestro enemigo, sabe que si él puede ganar en el área de nuestros pensamientos, nos tiene cautivos. Pero podemos tomar control y rechazar en el Nombre de Jesús todo pensamiento que nos va a ensuciar. A lo mejor has oído el dicho.
"No puedes evitar que un pájaro vuele sobre tu cabeza pero si puedes evitar que haga nido allí". Ten cuidado con lo que ves, a través de la televisión, las películas, videos, revistas, etc. y así evitaras muchas de las batallas en tu mente.

La decisión firme de no cometer fornicación, ni otro pecado sexual, tiene que ser hecha ANTES de estar en el calor o en la tentación. Si no has hecho una decisión antes en tu mente y con tu voluntad, pero para un joven que desea honrar a Dios es lo opuesto: su voluntad controla a sus emociones.

Hay una promesa maravillosa de Dios en el área de nuestros pensamientos.
"Las armas de nuestra milicia no son carnales, sino poderosas en Dios para la destrucción de fortalezas… llevando cautivo todo pensamiento a la obediencia a Cristo". (2 co. 10:4,5)

Escucha estos cuatro pasos:

SIEMBRA UN PENSAMIENTO, COSECHA UN ACTO.
SIEMBRA UN ACTO, COSECHA UN HABITO.
SIEMBRA UN HABITO, COSECHA UN ESTILO DE VIDA.
SIEMBRA UN ESTILO DE VIDA, COSECHA UN DESTINO.

Estos pasos funcionan para bien o para mal.

Siembra un pensamiento sano, cosecha un acto sano.
Siembra un acto sano, cosecha un habito sano.
Siembra un hábito sano cosecha un estilo de vida sano.
Siembra un estilo de vida sano, cosecha un destino Santo.

Tu, joven, has sido llamado a un destino alto, un destino de hacer grandes cosas en el Reino de Dios. No has sido llamado a la mediocridad, sino a la excelencia. Y esto empieza con tus pensamientos.

Lecciones del joven José

José, un joven en el libro de génesis, es un buen ejemplo de un verdadero hombre. El capitulo 39 registra la historia de cuando él estaba en la tierra de Egipto, lejos de su familia y lejos de sus amigos.

José era un esclavo en la casa de Potifar, un oficial del gobierno. Dice la Biblia "y que todo lo que él (José) hacia, Jehová lo hacia prosperar en su mano" (vs. 3) Versículo 6 relata que José era " de hermoso semblante y bella apariencia". Una versión dice que José era guapo y fornido.
Podemos imaginar que Potifar era un señor grande y muy ocupado en sus negocios, tan ocupado que no prestaba mucha atención a su esposa, quien probablemente era mucho mas joven que él.

La Biblia es bien franca y dice; "Aconteció después de esto, que la mujer de su amo puso sus Ojos en José, y dijo: Duerme conmigo". (vs. 7) El la rechazo, pero ella no se daba por vencida fácilmente. Versículo 10, nos cuenta que "día tras día ella le habló" ¡Qué presión y que tentación para un empleado resistir a su patrona rica e indudablemente bonita! Pero quiero que te fijes en la contestación de José. ¿Cómo puedo pecar contra mi Dios? Dios era más importante para el que su trabajo o un placer momentáneo. En este momento, José huyó. La palabra de Dios a ti Joven y a todos nosotros es: "Huid también de la fornicación". (1 co. 6:18) y "huye también de las pasiones juveniles" (2: Ti 2:22 No es cobardía ni señal de debilidad correr de una situación de tentación, es SABIDURIA.

La decisión de José le costo, porque cuando Potifar llego a la casa, su esposa le contó que José había tratado de violarla y como prueba, ella tuvo en sus manos el saco del Joven. El viejito furioso, mandó a José a prisión. Por haber dicho " No" José cayo en la cárcel, pero a la vez, Dios le bendijo. “Jehová estaba con José, y lo que él hacia, Jehová estaba con José, y lo que él hacia, Jehová lo prosperaba."

Un firme compromiso con tu Dios es la única cosa que te dará la fuerza de decir "NO" cuando enfrentas a la tentación sexual cara a cara. ¡Por hacer decisiones difíciles hoy, mañana tendrás una bendición de Dios sobre tu matrimonio!
Había otro hombre en el antiguo testamento que no sabia decir "NO".
Encontramos a Sansón diciendo "Sí" a la tentación sexual cuatro veces.
Ambos José y Sansón, cayeron en la prisión, pero José fue de la prisión al palacio y Sansón fue de la prisión al panteón.

Él murió en manos de sus enemigos. No sea como Sansón y permitirás a tu carne llevarte ala prisión del pecado y después al panteón espiritual.
"No quiero, Hermanos, que ignoréis que vuestros padres todos estuvieron bajo la nube y todos pasaron el mar; y todos en Moisés fueron bautizados en la nube y en la mar, pero de los mas de ellos no se agradó Dios; por lo cual quedaron postrados en el desierto.

Mas estas cosas sucedieron como ejemplos para nosotros, para que no codiciemos cosas malas, como ellos codiciaron. Ni forniquemos, con algunos de ellos fornicaron, y cayeron en un día veintitrés mil". (1co. 10:1, 5, 6, 8) Los hijos de Israel no entraron en la tierra de Canaan por su pecado sexual, entre otras cosas. Y tú serás robado de entrar en tu herencia total, en tu Canaan, que es la vida de victoria y abundancia, si no tienes tu sexualidad bajo el control del Espíritu Santo.

ESCRITO POR: CALVIN GEORGE

Cultura Cristiana Copyright © 2011 | Template created by O Pregador | Powered by Blogger