"El sabio puede cambiar de opinión. El necio, nunca" Immanuel Kant

miércoles, 28 de abril de 2010

Exploradores dicen hallar el Arca de Noé

Un grupo de investigadores evangelistas aseguró haber hallado la bíblica Arca de Noé a 4.000 metros de altitud al este de Turquía, según informó la prensa local.

Uno de los exploradores muestra la estructura de madera que,   afirman, es el Arca de Noé
El equipo pertenece a una organización de carácter
religioso dedicada a la búsqueda de la mítica embarcación


El grupo de expertos, de nacionalidad china y turca, localizó bajo la nieve una estructura de madera antigua en el monte Ararat que, afirman, fue construida 2.800 años antes de Cristo, la época en que se presume que el arca habría navegado.

"No es cien por cien seguro que sea el Arca, pero sí pensamos que lo es al 99,9%", explicó uno de los miembros del grupo, Yang Ving Cing, a la agencia turca Anadolu.

"La estructura del barco tiene muchos compartimentos y eso señala que pueden ser los espacios en los que se ubicaron los animales", agregó.

Dios habría desatado el diluvio universal, según la Biblia, para limpiar la tierra de su corrupción y le pidió a Noé que construyera un arca en la que viajaría una pareja de cada una de las especies vivas.

No es cien por cien seguro que sea el Arca, pero sí pensamos que lo es al 99,9 por ciento

Yang Ving Cing, uno de los exploradores

El Viejo Testamento narra que cuando las aguas de la inundación provocada por el diluvio se retiraron, el arca se posó sobre lo alto de una montaña que los investigadores creen que fue el monte Ararat.

Ni madera, ni humanos

El equipo pertenece a una organización internacional de carácter religioso dedicada a la búsqueda de la mítica embarcación y se hace llamar Ministerios Internacionales del Arca de Noé.

Ving informó que ha contactado ya al gobierno turco para pedirle que proteja la zona para poder iniciar las excavaciones y añadió que se solicitará a la Unesco que incluya esta región en su listado de patrimonios de la humanidad.

El grupo argumenta que el descubrimiento de madera en el Ararat apoya su teoría de que se trata del Arca porque los árboles no crecen a esa altura de la montaña y porque nunca se han encontrado restos de presencia humana en esa región a más de 3.500 metros de altura.

Los exploradores han buscado los restos del Arca en el monte Ararat desde hace casi 200 años. El primero que intentó hallar los restos fue el naturista alemán Friedrich Parrot en 1829. Sin embargo, no es la primera vez que grupos de buscadores del Arca aseguran haber localizado la embarcación.

Por ejemplo en Hong Kong se exhibe un pedazo de madera petrificada obtenida durante una expedición hongkonesa al Monte Ararat.

Fuente: BBC Mundo

martes, 27 de abril de 2010

El evangelismo no es un método: Introducción

Los Métodos de Evangelismo

Haya, pues, en vosotros este sentir que hubo también en Cristo Jesús.

Filipenses 2.5

I. Introducción:

¡El Evangelismo no es un Método!

¿Le parece extraña esta frase? Puede ser que sí, especialmente como la introducción a un estudio sobre los métodos de evangelismo. Pero este es el punto más importante de este estudio. ¿Cómo puede ser? Sí, sencillamente porque el evangelismo en su esencia no es un método, sino una pasión del alma del verdadero discípulo de Jesucristo. Claro, hay métodos de evangelismo. De hecho, cualquier evangelismo que se lleva a cabo es mediante algún método. En la Biblia encontramos a Jesús y a sus discípulos evangelizando usando varios métodos.

(Ejemplos: Parábolas: Narración de un suceso inventado de la que se saca una enseñanza moral. Anécdotas: Relato breve de un suceso curioso. Milagros: Suceso inexplicable, extraordinario o maravilloso que se atribuye a intervención divina.)

Pero no es el método lo más importante. Es la condición del corazón. Es decir la situación o circunstancia indispensable para la realizar un objetivo. Algunos, a la verdad, predican a Cristo por envidia y contienda (Disputa, discusión, debate.); pero otros de buena voluntad. Filipenses 1.15

Método: Drae (Modo de decir o hacer con un proceso ordenado)

Esto también es así en cuanto al cumplimiento de la obra de evangelismo. Puede ser que en una iglesia ya se haya desarrollado un programa de entrenamiento y capacitación muy completo sobre cómo evangelizar, pero si la iglesia carece de la visión (como nos visualizamos como iglesia en el futuro) para alcanzar a su comunidad, y si no existe una compasión por los perdidos, no se movilizará. Sin embargo, si una iglesia muy subdesarrollada en cuanto a preparación "formal" en evangelismo tiene un alto nivel de motivación y deseo, la obra difícilmente no se cumplirá.

La misión es lo que se necesita hacer para alcanzar la visión. La convicción de Pablo era: Y ciertamente, aun estimo todas las cosas como pérdida por la excelencia del conocimiento de Cristo Jesús, mi Señor, por amor del cual lo he perdido todo, y lo tengo por basura, para ganar a Cristoº. Filipenses 3.8

(ºPara ganar a cristo: Es una expresión que significa ganar el conocimiento de Cristo, es decir experimentar su comunión, enseñanzas, su naturaleza, y su carácter. Y para ganar ese conocimiento se requiere. Por ejemplo: escuchar su palabra, obedecer, identificarse con sus propósitos)

Visión y Misión de Jesucristo

1) Porque el Hijo del Hombre ha venido para salvar lo que se había perdido.

2) Y les dijo: Así está escrito, y así fue necesario que el Cristo padeciese, y resucitase de los muertos al tercer día; y que se predicase en su nombre el arrepentimiento y el perdón de pecados en todas las naciones, comenzando desde Jerusalén. Mateo 18.11 Lucas 24.46-47

Este mismo factor también afecta el resultado del evangelismo. Puede contarse con un método muy bueno, pero si no existe una correspondencia con la vida, la actitud, la forma de la persona que presenta el evangelio, difícilmente tendrá un impacto positivo. En la misma forma, puede ser que la persona que evangeliza tenga una metodología muy inadecuada, pero su amor y sinceridad resplandecerán a pesar de todo, y habrá un resultado positivo.

¡El evangelismo no es un programa, sino una pasión! (Disposición a padecer por una causa, por un deseo, por alguien o por algo) Ejemplo: La pasión de Pablo: Por amor del cual lo he perdido todo, y lo tengo por basura, para ganar a Cristo. No depende del método, sino de la condición del corazón del evangelista.

A. Características del Evangelismo

El evangelismo verdadero y eficaz reconoce la soberanía (autoridad suprema) de Dios. Primeramente, la reconoce en cuanto a la obediencia. Es decir, el evangelismo es un mandato de Dios a su pueblo. Entonces, como fieles servidores a nuestro Señor, estamos obligados a obedecerlo. No es opcional. Segundo, reconocemos que nosotros no jugamos el papel de Dios en el evangelismo. Él es el único que puede salvar. Nosotros no podemos convertir a nadie. Sencillamente portamos el mensaje. Así que no depende del que quiere, ni del que corre, sino de Dios que tiene misericordia. Romanos 9.16

B. El Trabajo de Evangelismo

El evangelismo es un trabajo que demanda compromiso y esfuerzo. (Obligación contraída. Y El uso de la energía de la fuerza física contra algún impulso o resistencia.) Hoy día contamos demasiado con los métodos tradicionales o institucionales para el cumplimiento de la responsabilidad del evangelismo. El culto evangelístico y la campaña evangelística han reemplazado el trabajo más arduo del evangelismo de ser luz en nuestra familia, vecindario, o trabajo. Muchas iglesias que han sido negligentes en cuanto al evangelismo por mucho tiempo de vez en cuando realizan una campaña con algún evangelista de otro sitio para cumplir con su "ministerio" de evangelismo. Pero la misma iglesia no ha hecho ningún trabajo de evangelismo. Y se ha visto una reducción en la efectividad del evangelismo en general.

Las actividades evangelísticas solo son parte del trabajo evangelístico pero no es todo lo que se necesita para cumplir con la misión.

Visión de la Iglesia

Reconciliar al mundo con Dios, por medio del sacrificio de Jesucristo y su gracia redentora.

Fuente: Y todo esto proviene de Dios, quien nos reconcilió consigo mismo por Cristo, y nos dio el ministerio de la reconciliación; que Dios estaba en Cristo reconciliando consigo al mundo, no tomándoles en cuenta a los hombres sus pecados, y nos encargó a nosotros la palabra de la reconciliación. II Corintios 5.18-19


Misión de la iglesia

Por tanto, id, y haced discípulos (Persona que aprende una doctrina, ciencia o arte bajo la dirección de un maestro.) a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo; enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado; y he aquí yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo. Amén. Mateo 28.19-20


Esta es la parte introductoria del tema metodos de evangelismo


Recopilado y adaptado:
Donowalt Monterroso
Edgar Ramírez


Referencias:

http://www.nuevavida.net/Evangelismo/Metodos%20de%20evangelismo.html


Ejemplos de visiones empresariales que se han cumplido porque no desmayaron en su misión:


Coca Cola

Después de concluida la Segunda Guerra Mundial, Roberto Woodruff, el entonces presidente de Coca-Cola, declaró: "Deseo que en mi generación todo el mundo pruebe una Coca-Cola."


Mac Donalds

Dominar la industria global de servicios alimenticios, a través de la satisfacción del cliente. Ser reconocidos por los empleados, clientes, competidores, proveedores, inversionistas y público en general. Promover la innovación y creatividad. Anticiparse a los cambios del mercado, y a los posibles problemas que pueden generarse.


Google

Ser el motor de búsqueda perfecto.

jueves, 22 de abril de 2010

Dios, la Evolución y el Valor de la Vida Humana

Dios indicó claramente en el primer capítulo de la Biblia que Él creó la vida humana de manera diferente a cualquier otra vida en la Tierra. Después de crear la vida vegetal al tercer día y la vida animal al quinto y sexto día, Dios dijo:

Hagamos al hombre a nuestra imagen, conforme a nuestra semejanza; y señoree en los peces del mar, en las aves de los cielos, en las bestias, en toda la tierra, y en todo animal que se arrastra sobre la tierra. Y creó Dios al hombre a su imagen, a imagen de Dios lo creó; varón y hembra los creó. Y los bendijo Dios, y les dijo: Fructificad y multiplicaos; llenad la tierra, y sojuzgadla, y señoread en los peces del mar, en las aves de los cielos, y en todas las bestias que se mueven sobre la tierra (Génesis 1:26-28).

Dios creó al hombre a Su imagen. Dio al hombre un alma inmortal (Génesis 35:18; Mateo 10:28). Dio al hombre un valor inherentemente mayor que a cualquier otra vida en la Tierra. Desde el mismo principio, Dios esperó que el hombre comiera plantas (Génesis 1:29) y, desde al menos el tiempo de Noé, Dios ha autorizado al hombre a comer animales (Génesis 9:2-3). En realidad, el hombre ha estado matando animales (para sacrificios, vestido, etc.) con la aprobación de Dios desde que el pecado entró al mundo (Génesis 4:4; Hebreos 11:4; Génesis 8:20; cf. Génesis 3:21). Sin embargo, el derramamiento de sangre humana es un asunto completamente diferente. ¿Por qué? Porque “a imagen de Dios es hecho el hombre” (Génesis 9:6).

Mientras que el enfoque cristiano se basa en el valor que Dios dio a la vida humana y la superioridad del hombre sobre el resto de la creación terrenal de Dios (vea Salmos 8:5-8), la evolución ateísta devalúa la vida humana a tal punto que el hombre no tiene más valor que los roedores, las cucarachas y los microbios. Por décadas, los estudiantes en las escuelas públicas de Norteamérica han leído libros de texto que devalúan la vida humana. En la introducción a la unidad sobre el reino animal en el libro de texto de biología de décimo grado de Holt, se le enseña a los estudiantes: “Tú eres un animal, y compartes una herencia con las lombrices...” (Johnson, 1994, p. 453). Un libro de texto de 1989 sobre Ciencia Terrestre que Harcourt, Brace y Jovanovich publicaron, alega que “los humanos probablemente evolucionaron de la bacteria que vivió más de 4 billones de años atrás” (p. 356). En 2006, el ecologista evolucionista, Dr. Eric Pianka, fue nombrado Científico Distinguido del Año en Texas. En su ceremonia de reconocimiento, Pianka condenó la “idea que la humanidad ocupa una posición privilegiada en el Universo...” y “enfatizó su punto al exclamar, ‘¡No somos mejores que la bacteria!’” (Mims, 2006). Recientemente, en un artículo de la revista New Scientist titulado, “Deberíamos Actuar Como los Animales que Somos”, el ambientalista David Suzuki declaró en una entrevista con Jo Merchant: “[D]ebemos reconocer que somos animales.... Nos gusta pensar de nosotros mismos como seres que están por encima de otras criaturas, pero el cuerpo humano evolucionó” (Marchant, 2008, 200[2678]:44).

En realidad, existe un contraste crudo entre el teísmo y la evolución ateísta. El teísmo dice que Dios creó al hombre de una manera especial; el evolucionismo dice que “compartimos una herencia común con las lombrices”. El teísmo dice que el hombre tiene un valor inherentemente mayor que los animales; el evolucionismo dice que “somos animales”. El teísmo dice que el hombre es superior a la bacteria; el evolucionismo dice que “¡No somos mejores que la bacteria!”. Pero si no somos mejores que los microorganismos o la Tierra en la que vivimos, ¿qué debería impedir que la humanidad decida reducir la población humana al 10% del número actual para “salvar a la madre Tierra” de la “superpoblación”? El Dr. Pianka sugirió tal idea durante su ceremonia de reconocimiento de 2006. [NOTA: “Su sugerencia favorita para eliminar el 90% de la población del mundo es el bombardeo aéreo de Ébola..., ya que es muy letal y mata en días en vez de años” (Mims, 2006)]. ¿Cómo pudiéramos justificar comer plantas y animales si nosotros no somos mejores que la bacteria? ¿Cómo pudiéramos justificar andar? Después de todo, pudiéramos pisar y matar a una lombriz o una bacteria. Si nos acostamos, pudiéramos matar a un pequeño insecto en la cama. Aún más, si continuamos respirando, pudiéramos inhalar y destruir a un microbio.

Lo cierto es que cuando la gente abraza la noción atea que declara que la vida humana y todas las formas de vida son iguales, la necedad prevalece. El caos reina el día. No obstante, el enfoque bíblico crea un orden racional adecuado para la existencia humana.

Por Eric Lyons, M.Min. Para: http://www.apologeticspress.org

REFERENCIAS

Ciencia Terrestre [Earth Science](1989), (Nueva York: Harcourt, Brace y Jovanovich).

Johnson, George B. (1994), Biología: La Visualización de la Vida [Biology: Visualizing Life] (Nueva York: Holt, Rinehart y Winston).

Marchant, Jo (2008), “Deberíamos Actuar Como los Animales que Somos” [“We Should Act Like the Animals We Are”], New Scientist, 200[2678]:44-45, 18-24 de octubre.

Mims, Forrest (2006), “Negocios con el Doctor Destino” [“Dealing with Doctor Doom”], The Citizen Scientist,[En-línea], URL: http://www.sas.org/tcs/weeklyIssues_2006/2006-04-07/feature1p/index.html.

lunes, 19 de abril de 2010

Mas evidencia cientifica que fuimos diseñados

Descubrimiento de un subcodigo genetico

18 abril 2010 — Los programadores de ordenadores lo saben todo acerca de las subrutinas. Un programa maestro puede fácilmente lanzar otros programas, que a su vez pueden devolver sus resultados de vuelta al programa maestro. Esto es cosa sabida desde la década de 1960. El actual software modular responde dinámicamente desde fuentes muy diversas y responde a realimentación procedente de activadores integrados. Pueden activar ruinas escritas en otros códigos o lenguajes. Estamos comenzando a descubrir que el código genético es también algo mucho más sofisticado que la imagen que teníamos en la década de 1960 de la secuencia de ADN a ARN a proteína —el Dogma Central, según fue designado. Ahora, investigadores europeos han descubierto «sesgos de secuencias y su función en el control de la expresión genómica».


Información, códigos, subcódigos, supracódigos. Plan, propósito, fin. Nada en biología tiene sentido excepto bajo la luz del poder y la deidad del Creador (Romanos 1:18-22). Crédito imagen: Illustra Media

Science Daily informa acerca de investigaciones en el Departamento de Informática del ETH de Zurich y del SIB (Instituto Suizo de Bioinformática). Investigadores de estas instituciones han estado buscando «posibles subcódigos en la información genómica». Uno de los problemas con el Dogma Central era comprender cómo se regula la traducción. Las células tienen que responder rápidamente a los estímulos y frente a los riesgos. ¿Qué determina cuáles genes se activan y desactivan, y el ritmo al que se producen los productos proteínicos?

Los investigadores de ETH y SIB han identificado ahora un nuevo subcódigo que determina a qué ritmo la célula debe elaborar unos productos determinados. Esta información tiene varias interesantes implicaciones. Primero, proporciona unas nuevas percepciones acerca de cómo funciona la maquinaria de decodificación. Segundo, y de forma más pragmática, hace posible leer información acerca de los ritmos de expresión génica directamente a partir de secuencias genómicas, mientras que hasta ahora esta información sólo podía obtenerse mediante unos laboriosos y costosos métodos experimentales, como los chips (o micromatrices) de ADN. «Una célula ha de responder muy rápidamente a lesiones como daños en el ADN y a tóxicos potentes como el arsénico. El nuevo subcódigo nos posibilita saber qué genes son activados rápidamente después de estas agresiones, y cuáles se expresan mejor con lentitud. Un beneficio de este estudio es que ahora podemos conseguir esta información mediante un único análisis de la secuencia de codificación», decía la Dra. Gina Cannarozzi.

Esta comprensión del nivel adicional de información genética almacenada en subcódigos —dice el artículo—, puede también llevar a una renovada perspectiva del proceso de traducción en el ribosoma. Puede ayudar a los científicos a comprender cómo los ribosomas «saben» a qué ritmo reciclar sus ARNs de transferencia (ARNt) para conseguir unos ritmos óptimos de síntesis de proteínas.

En este artículo no se hace mención alguna de evolución. Tampoco es sorprendente. Si las mutaciones eran sólo marginalmente tolerables en los días del Dogma Central, va a ser ahora mucho más difícil, sabiendo que el sistema de información genética implica códigos dentro de códigos y niveles jerárquicos de información. Los darwinistas tendrán que hacer frente a esto como siempre: cerrándose en banda y negando que todas estas maravillas de almacenamiento, transcripción, traducción y expresión de información mediante códigos, subcódigos y supracódigos sean una refutación de su postura materialista de azar y selección natural. Pero toda la tinta que puedan verter los materialistas para negar lo evidente es sencillamente la tinta del calamar, tratando de encubrir su huida de la realidad. Una vez más llamamos la atención a la sincera confesión del genetista materialista Richard Lewontin:

«... tenemos un compromiso previo, un compromiso con el materialismo. No se trata de que los métodos y las instituciones de la ciencia nos obliguen de alguna manera a aceptar una explicación material del mundo fenomenológico, sino al contrario, que estamos obligados por nuestra adhesión previa a las causas materiales a crear un aparato de investigación y un conjunto de conceptos que produzcan explicaciones materiales, no importa cuán contrarias sean a la intuición, no importa lo extrañas que sean para los no iniciados. Además, este materialismo es absoluto, porque no podemos permitir un Pie Divino en la puerta

Richard Lewontin, en
New York Review of Books
(9 de enero de 1997, p. 31)
.


Fuente: Creation·Evolution HeadlinesGenetic Subcode Discovered 18/04/2010
Redacción: David Coppedge © 2010 Creation Safaris - www.creationsafaris.com
Traducción y adaptación: Santiago Escuain — © SEDIN 2010 - www.sedin.org

viernes, 16 de abril de 2010

¿Imágenes de Dios o monos desarrollados?

Por Jonathan Sarfati, Ph.D., F.M. Creation Ministries

Los humanos son muy diferentes de los animales, especialmente en su capacidad para usar el lenguaje y el razonamiento. En la página 83 del libro Teaching about Evolution and the Nature of Science (Enseñando sobre la evolución y la naturaleza de la ciencia) se destacan varias diferencias entre los humanos y los monos. Pero “Enseñando la Evolución” adoctrina a los lectores inculcándoles la idea de que los humanos han descendido de una simple célula a través de ancestros similares a los monos1. Los argumentos utilizados se basan en los supuestos hombres-mono y en las similitudes en el ADN. En este capítulo se analiza el registro fósil, y también la gran diferencia a nivel de contenido de la información genética entre los simios y los seres humanos.

Hombres-mono fosilizados

El fósil de hombre-mono más conocido es el extinto australopitecos (que significa ‘mono del sur’). En la página 20 del libro Enseñando la evolución se muestra una serie de cinco cráneos: Australopitecos afarensis (“Lucy”), A. africanus, Homo primitivo, H. erectus y H. sapiensA. africanus en una rama lateral que no conduce al hombre2. El Anatomista Charles Oxnard tras un detallado análisis de los diferentes huesos de A. africanus y concluyó que no caminaba erguido como los humanos y se diferencia de los seres humanos y los chimpancés más de lo que se diferencian humanos y chimpancés entre’sí3. Más recientemente, Oxnard ha hecho los siguientes comentarios acerca de los australopitecos, como ‘Lucy’: (hombre moderno). Sin embargo, muchos evolucionistas no están de acuerdo con esta perspectiva. Por ejemplo, Donald Johanson, el descubridor de “Lucy”, sitúa

Ahora se reconoce ampliamente que los australopitecos no son estructuralmente similares al hombre, que deben haber vivido al menos parcialmente en ambientes arbóreos, y que muchos de los especímenes más tardíos fueron contemporáneos [vivieron al mismo tiempo] o casi de los primeros miembros del género Homo4 Oxnard, que es evolucionista, es uno de varios expertos que creen que ninguno de los australopitecos pertenece a la línea humana.

Los humanos siempre han sido humanos

Marvin Lubenow, en su libro Bones of Contention, también muestra que los diversos supuestos hombres-mono no forman ninguna secuencia regular en las “etapas evolutivas”, sino que se solapan considerablemente. También señala que los distintos hallazgos son, o bien diferentes variedades de seres humanos reales (por ejemplo, los neandertales, Homo erectus) o no humanos como los australopitecos, entre los cuales se incluye probablemente al denominado Homo habilis. Hay varias líneas de evidencia para apoyar esta propuesta:

  • El análisis Mitocondrial5 del ADN de un esqueleto de Neandertal muestra que su secuencia difiere de los humanos modernos entre 22 y 36 lugares, mientras que las diferencias entre los seres humanos modernos son de 1 a 24 lugares6. A pesar de algunas afirmaciones, estadísticamente inválidas, de que esto hace que los neandertales sean una especie diferente, las diferencias están dentro del rango de los humanos modernos7. Además, el ADN se descompone rápidamente por la acción del el agua y el oxígeno, por lo que en condiciones favorables, el ADN puede durar un máximo de algunas decenas de miles de años8. Esto plantea serias dudas sobre la validez de los 100.000 años de “edad” que algunos científicos han asignado a este esqueleto.

  • El análisis con rayos X de los canales semicirculares de una serie de cráneos de hombres-mono muestra que los canales de Homo erectus son como los de los humanos modernos, lo que significa que caminaba erguido. Pero los del A. africanus y el A. robustus9. El ‘Homo habilis’ ha resultado ser mucho menos “bi-pedal”que los australopitecos. son como los de los grandes simios. Esto demuestra que no caminaban erguidos como los humanos, sino que probablemente vivían mayoritariamente en los árboles

  • El grosor de la bóveda de los cráneos de los Homo erectus coincide considerablemente con los cráneos del indiscutido Homo sapiens10.

  • Los argumentos a favor del hombre-mono se basan a menudo en restos fragmentarios de especímenes que pueden dar lugar a diferentes interpretaciones, pero cuando se encuentran restos más completos se comprueba si son realmente especímenes humanos o no humanos (como el australopitecino); observándose que ni están en estado de transición ni son ‘mosaicos’. Los análisis de numerosas características demuestran que los H. ergaster, H. erectus, H. heidelbergensis, y H. neandethalensis fueron seguramente variaciones raciales del hombre moderno, mientras que H. rudolfensis y H. habilis solo fueron tipos de australopitecinos11.

¿Similitudes entre el hombre y el mono?

El libro Enseñando la evolución hace hincapié en las similitudes físicas y en especial entre el ADN de los humanos y el de otros organismos vivos, y alega que estas similitudes son evidencias de la evolución. Pero, como en casos anteriores esto no es una constatación directa, sino una interpretación de los datos.

Una interpretación lógica de estos mismos datos sería la existencia de un diseñador común. Un arquitecto suele utilizar los mismos materiales de construcción para edificios diferentes, y un fabricante de automóviles suele utilizar las mismas piezas en modelos distintos. Así que no debería sorprendernos que un Diseñador de la vida utilizara la misma bioquímica y las mismas estructuras en muchas criaturas diferentes. Por el contrario, si todos los organismos vivos fueran radicalmente diferentes, se podría pensar que hubo muchos diseñadores en lugar de uno.

Otra ventaja de poseer una base bioquímica común es que así podemos obtener el alimento de otros seres vivos. Nuestros sistemas digestivos pueden descomponer los alimentos en bloques primarios, que luego el organismo utiliza tanto como combustible como para elementos de construcción.

Dado que el ADN contiene la información necesaria para las estructuras y moléculas bioquímicas, cabría esperar que las criaturas más similares tuvieran el ADN más parecido. Los simios y los seres humanos son ambos mamíferos, tienen formas similares, por lo que tienen un ADN similar. Deberíamos esperar que los seres humanos tuvieran más similitudes con el ADN de otro mamífero como un cerdo que con un reptil como una serpiente de cascabel. Y eso es exactamente lo que sucede. Los seres humanos son muy diferentes de levadura pero tienen en común el mismo substrato bioquímico, por lo que cabría esperar que el ADN humano y el ADN de la levadura tuvieran’sólo ligeras similitudes.

Además, según la teoría de la evolución lo que se hereda son los genes, no las estructuras en’sí. Así que se podría esperar que las similitudes, si fueran el resultado de un antepasado común evolutivo, se hubieran producido por un programa genético común. Pero en muchos casos, vemos claramente que no es así. Por ejemplo, ranas y humanos tenemos cinco dedos pero el embrión humano desarrolla una placa ósea y después el material que hay entre los dedos se disuelve mientras que en las ranas, los dedos crecen hacia fuera a partir de yemas. Esto es una evidencia contundente en contra la hipótesis evolucionista que explica las similitudes en base a una “ascendencia común”.

Así que el esquema general de las similitudes no conduce inequívocamente a una explicación basada en un antepasado evolutivo común. Además, la explicación evolutiva se enfrenta a algunas anomalías desconcertantes, como las similitudes entre organismos que los evolucionistas creen que no tienen ningún parentesco cercano. Por ejemplo, la hemoglobina, una compleja molécula que transporta el oxígeno en la sangre y causa el color rojo de ésta, se encuentra en los vertebrados. Pero también se encuentra en algunos gusanos de tierra, en estrellas de mar, en crustáceos, en moluscos, e incluso en algunas bacterias. Tampoco tiene ninguna lógica afirmar que una molécula tan compleja como la hemoglobina evolucionó independientemente. Existe una proteína receptora de antígeno que tiene la misma estructura inusual de cadena única en camellos y en tiburones, pero esto no puede explicarse aludiendo a un ancestro común de los tiburones y los camellos12.

Frecuentemente se exageran las similitudes entre el ADN humano y el del mono. Las cifras no surgen de una comparación directa de las secuencias. Sino que el estudio original13, infiere un 97 % de similitud entre el ADN humano y el del chimpancé usando una’técnica bastante burda llamada hibridación de ADN. Usando esta’técnica, se combinan ciertas cadenas simples de ADN humano con el ADN de los chimpancés y otros simios. Pero el grado de hibridación se ve afectado por otros factores aparte de la similitud.

Incluso si aceptamos que el grado de hibridación se corresponde exactamente con el grado de similitud, hay dudas persistentes. Al analizar los datos estadísticamente14 se observa que los seres humanos y los chimpancés’sólo tienen una similitud del 96%. Sin embargo, con frecuencia se barajan cifras más altas; ¡la supuesta similitud crece cada vez que se habla de ella! De hecho el genoma del chimpancé es un 12% mayor que el genoma humano.

Un aspecto que a menudo se pasa por alto es la enorme diferencia entre los distintos tipos de criaturas. Todo ser vivo posee una cantidad de información enciclopédica, por lo tanto incluso un pequeño porcentaje de diferencia significa que para convertir un ser en otro se necesita una gran cantidad de información. Teniendo en cuenta que el ser humano tiene una cantidad de información equivalente a 1000 libros de 500 páginas, un 4 % de diferencia equivale a 40 libros grandes (eso incluso si asumimos que los datos de hibridación en realidad se corresponden con la similitud de secuencias de genes).

Es decir, se supone que las mutaciones aleatorias combinadas con la selección natural son capaces de generar la información equivalente a 12 millones de palabras dispuestas en una secuencia que tenga significado. Esta es imposible, incluso si aceptamos los 10 millones de años que proponen los evolucionistas. Los cálculos de genética de poblaciones muestran que los animales que poseen generaciones de alrededor de 20 años comparables al hombre, no pueden sustituir más de 1.700 mutaciones en ese periodo15.

¿Similitudes embrionarias?

Enseñando la evolución dice en la página 1:

Los organismos al crecer de huevos fertilizados a embriones, atraviesan muchas fases similares de desarrollo.

Enseñando la evolución no presenta dibujos de embriones. Sin embargo, muchos libros sobre la evolución incluyen dibujos en los que presuntamente se muestra que los embriones tienen un aspecto muy similar. Se basan en los diagramas de embriones creados por Ernst Haeckel en 1874, Haeckel fue defensor de Darwin en Alemania, y sus ideas evolucionistas fueron instrumentales en el posterior surgimiento del nazismo. Sin embargo, en 1997, un estudio detallado por Mike Richardson y su equipo16, con fotografías reales de un gran número de embriones diferentes, mostró que los embriones de diferentes tipos son muy diferentes.

Haeckel’s drawings of several different  embryos, compared with reality

Fila superior: los dibujos de Haeckel de varios embriones diferentes, mostrando increíble similitud en las etapas del desarrollo de la cola.
Fila inferior:
fotografías de Richardson31 del aspecto que realmente presentan los embriones en la misma etapa. (De izquierda a derecha: Salmo salar, allegheniensis Cryptobranchus, Emys orbicularis, Gallus gallus, Oryctolagus cuniculus, Homo sapiens). Muchos evolucionistas modernos ya no afirman que el embrión humano repite las etapas adultas de sus supuestos antepasados evolutivos, pero usan los dibujos de Haeckel (fila superior) para afirmar que recorre las etapas embrionarias. Sin embargo, incluso esta supuesta prueba de la evolución ha resultado estar basada en dibujos falsos.

Por lo tanto, la única forma que tenía Haeckel de dibujarlos tan parecidos era recurrir al engaño. Este estudio fue difundido ampliamente en las revistas científicas17 y en los medios de comunicación, por lo que un libro publicado en 1998 no tiene excusa para no ser consciente de que la idea de las enormes similitudes embrionarias es obsoleta y se basa en un fraude18.

Más recientemente, Richardson y su equipo confirmaron en una carta a la revista Science que aún creen en la evolución, y que las marcadas diferencias son compatibles con la evolución19. Pero esto contradice las predicciones darwinistas que aparecen en los libros de texto20 normales según las cuales el desarrollo de embriones transcurre por etapas similares tal y como los dibujos falsos de Haeckel ilustran. Si la teoría evolutiva predice tanto similitudes como diferencias, entonces realmente ¡no predice nada! Sobre la base de la carta de Richardson, los evolucionistas han afirmado que él cree realmente que Haeckel estaba “básicamente en lo cierto21”. Pero Richardson confirmó a la revista Science en una carta posterior:

El problema científico básico permanece inalterado: los dibujos de Haeckel de 1874 son esencialmente una falsificación. En apoyo de este punto de vista, yo observo que la más antigua de sus imágenes de “pez” está compuesta por retazos de diferentes animales, algunos de ellos míticos. No es irrazonable calificarlos como una “falsificación”. … Lamentablemente, son estos desacreditados dibujos de 1874 los que se utilizan en la actualidad en muchos libros de texto de biología británicos y estadounidenses22.”

La revista Creación23 ha publicado una detallada explicación de los fraudes de embriones de Haeckel.

Eva Mitocondrial

El libro Enseñando la evolución dice en la página 19:

Según evidencias recientes basadas en la secuenciación del ADN en una parte de la célula humana, llamada mitocondria, se ha propuesto que una población pequeña de humanos modernos evolucionó en África hace aproximadamente 150.000 años y se extendió por todo el mundo, sustituyendo a las poblaciones primitivas de Homo Sapiens.

Esta evidencia surge de la comparación del ADN mitocondrial. Este ADN se hereda’sólo a través de la línea materna. Las similitudes indican que todas las personas en el mundo son descendientes de una hembra humana única. Incluso los evolucionistas la han llamado “Eva Mitocondrial”.

Si bien esto es coherente con el relato bíblico, debemos señalar que no se trata de una prueba. Los evolucionistas afirman que “Eva mitocondrial” era una de las muchas mujeres vivientes. La línea mitocondrial de las otras mujeres se habría extinguido al llegar a una generación que hubiera estado compuesta exclusivamente por varones.

Los evolucionistas creían haber encontrado pruebas claras contra el relato bíblico, ya que “Eva mitocondrial”, supuestamente vivió hace 200.000 años. Sin embargo, las evidencias recientes muestran que el ADN mitocondrial muta mucho más rápido de lo que se pensaba al principio24. Si aplicamos esta nueva evidencia a la “Eva mitocondrial”, obtenemos que debería haber vivido hace’sólo 6,000-6,500 años25. Por supuesto, esto es perfectamente compatible con la edad que la Biblia otorga a la “madre de todos los vivientes» (Génesis 3:20)26 pero plantea un enigma a los que creen en una evolución que tuvo lugar a lo largo de inmensos periodos de tiempo.

Curiosamente, existe un fenómeno paralelo en el género masculino: la evidencia del cromosoma Y es consistente con el principio de que todas las personas descienden de un solo hombre27. Los datos también indican una fecha reciente para este “ Adán cromosoma Y”28

Conclusión

El libro Enseñando la evolución intenta inculcar a los estudiantes la creencia de que son animales evolucionados y que al fin y al cabo son, de hecho, nada más que materia reordenada por puro azar. Un escritor de la revista Scientific American hizo el siguiente comentario:

Sí, todos somos animales, descendientes de un largo linaje de replicadores surgidos de la escoria de un charco primitivo29.

¿A qué nos conduce esto? Veámoslo en este diálogo entre dos evolucionistas. Lanier es un científico informático; y Dawkins es un profesor en Oxford y un ferviente darwinista y ateo:

Jaron Lanier: “Hay un sector de la población que se siente incómodo con la evolución, porque ésta les lleva a lo que ellos perciben como un vacío moral, en el que sus mejores impulsos no tienen ninguna base en la naturaleza.”

Richard Dawkins: “Todo lo que puedo decir es que así es. Tenemos que hacer frente a la verdad.”30

Referencias y notas

  1. Enseñando la evolución hace grandes esfuerzos para ‘investigar la idea errónea de que los seres humanos evolucionaron de los simios", señalando que los evolucionistas creen que los seres humanos y los simios comparten un ancestro común (p. 57, 62, 83). Sin embargo, un destacado paleontólogo evolucionista ateo, G.G. Simpson, llamó a este tipo de pedantería "escurrir el bulto". Él escribió: «De hecho, cualquiera que viera a ese antepasado hoy lo llamaría mono o simio. Dado que mono y simio son’términos definidos por el uso popular, los antepasados del hombre fueron simios o monos (o ambos sucesivamente ). Es pusilánime [mezquino] si no deshonesto que un investigador conocedor del tema diga lo contrario. El mundo al que Darwin nos ha llevado, Science 131:966-969, citado en WR Bird, The Origin of Species: Revisited, vol. 1, (Nashville, TN: Thomas Nelson, 1991), p. 233.
  2. D. Johanson y TD White, Science 203:321, 1979, 207:1104, 1980.
  3. CE Oxnard, Nature 258:389–395, 1975.
  4. CE Oxnard, The Order of Man (New Haven: Yale University Press, 1984).
  5. Las mitocondrias son estructuras dentro de las células que ayudan a producir energía. Las mitocondrias poseen sus propios genes que se transmiten por línea materna produciéndose mutaciones ocasionalmente.
  6. Un grupo dirigido por Svante Pääbo analizó una secuencia de 379 unidades (cf. un total de 16.500 pares de bases en el ADN mitocondrial humano) de un hueso superior del brazo de un esqueleto de Neandertal de supuestamente 30.000–100.000 años de edad. M. Krings, A. Stone, RW Schmitz, H. Krainitzki, M. Stoneking, y S. Pääbo, Neandertal DNA Sequences and the Origin of Modern Humans, Cell 90:19–30, 1997.
  7. M. Lubenow, La Recuperación de ADN mitocondrial de Neandertal: Una evaluación, Journal of Creation 12(1):87–97, de 1998.
  8. T. Lindahl, Inestabilidad y desintegración de la estructura primaria del ADN, Nature 362(6422):709–715, 1993. Pääbo mismo ha observado que los fragmentos de ADN de desintegran pocas horas después de la muerte en las cadenas de 100–200 unidades de longitud, las cuales se descompondrían en 50.000 años por la simple acción del agua, y que la radiación de fondo finalmente eliminaría por completo la información del ADN, incluso en ausencia de agua y oxígeno, Ancient DNA , Scientific American 269(5):60–66, 1993.
  9. F. Spoor, B. Wood, y F. Zonneveld, Implications of Early Hominid Morphology for Evolution of Human Bipedal Locomotion, Nature 369(6482) :645–648, 1994.
  10. J. Woodmorappe, ‘¿Cuál es la diferencia entre el grosor de la bóveda de los cráneos del Homo erectus y el hombre moderno?Journal of Creation 14(1):10–13, 2000.
  11. B. Wood and M. Collard, ‘El género humano, Science 284(5411):65–71, 1999; J. Woodmorappe, ‘Las no-trnsformaciones en la "evolución humana" —en’términos evolutionistas’, Journal of Creation 13(2):10–13, 1999.
  12. Proceedings of the National Academy of Science 95:11, 804, citado en New Scientist 160(2154):23, 3 de Octubre de 1998.
  13. Sibley, CG y JE Ahlquist, DNA Hybridization Evidence of Hominoid Phylogeny: Results from an Expanded Data Set, Journal of Molecular Evolution 26:99–121, 1987.
  14. D. Batten, Similitud del ADN entre Humanos y Chimpancés: ¿Prueba de Relación Evolutiva? Creation 19(1):21–22, Diciembre 1996–Febrero 1997. Este artículo tiene mucha información importante sobre este asunto.
  15. Tratado brevemente en el capítulo 5, para más detalles, véase WJ ReMine, El Mensaje Biótico (St. Paul, MN: St. Paul Ciencias, 1993), capítulo 8.
  16. MK Richardson et al. There Is No Highly Conserved Embryonic Stage in the Vertebrates: Implications for Current Theories of Evolution and Development, Anatomy and Embryology 196(2):91–106, 1997.
  17. E. Pennisi, Los Embriones de Haeckel: Fraude redescubierto, Science 277(5331):1435, 5 de Septiembre de 1997; El fraude embriónico continúa, New Scientist 155(2098): 23, 6 de Septiembre de 1997.
  18. También existe una idea relacionada recapitulación embrionaria, o "la ontogenia recapitula la filogenia", según la cual los embriones supuestament tatraviesan fases de desarrollo que representan su pasado evolutivo Esta idea fue completamente descartada hace décadas, y ningún evolucionista que conozca el tema la utiliza como "prueba". En concreto, no se forman "branquias" en los embriones de los mamíferos, lo que se forman son unas estructuras llamadas arcos faringiales, las cuales no tienen relación alguna con la respiración. Esta idea se basa en otros dibujos fraudulentos de embriones creados por Haeckel.
  19. MK Richardson et al., Haeckel, los embriones, y la evolución, carta a Science 280(5366):983–986, 15 de Mayo de 1998.
  20. B. Alberts et al., Biología molecular de la célula, (New York: Garland, 1994), p. 32–33.
  21. Por ejemplo, el pomposamente llamado Centro Nacional para la Enseñanza de la Ciencia, la organización líder de los EE.UU. dedicada exclusivamente a la promoción de la evolución, NCSE-Reports 17(6):14, Noviembre / Diciembre de 1997.
  22. MK Richardson, Los Embriones de Haeckel, continuación, carta a Science 281(5381):1289, 28 de Agosto de 1998.
  23. R. Grigg, El Fraude Redescubierto, Creation 20(2):49–51, 1998, véase también R. Grigg, Ernst Haeckel: Evangelista de la evolución y apóstol del engaño, Creation 18(2):33–36, de 1996, que presenta documentos de otros conocidos fraudes de Haeckel.
  24. TJ Parsons et al., A High Observed Substitution Rate in the Human Mitochondrial DNA Control Region, Nature Genetics 15:363–368, 1997.
  25. Loewe L. y S. Scherer, Eva mitocondrial: The Plot Thickens, Trends in Ecology and Evolution 12(11):422–423, 1997, A. Gibbons, Calibración del reloj mitocondrial, Science 279(5347):28–29, 1998.
  26. C. Wieland, La fecha de "Eva" se acorta, Journal of Creation 12(1):1–3, 1998.
  27. Dorit RL, Hiroshi Akashi, y W. Gilbert, Absence of Polymorphism at the ZFY Locus on the Human Y-Chromosome, Science 268(5214):1183–85, el 26 de Mayo de 1995; perspectiva en la misma edición de S. Pääbo, El cromosoma-Y y el origen de todos nosotros (los hombres), p. 1141–1142.
  28. DJ Batten, Y-Chromosome Adam? Journal of Creation 9(2):139–140, 1995.
  29. J. Horgan, los nuevos darwinistas sociales, Scientific American 273(4):150–157, Octubre de 1995, cita en p. 151.
  30. Evolution: The Dissent of Darwin, Psychology Today, Enero/Febrero de 1997, p. 62.
  31. Las fotos de embriones utilizados en este artículo fueron cortesmente facilitadas por el Dr. Michael K. Richardson. Se publicaron originalmente en MK Richardson et al., Nota 15, © Springer-Verlag GmbH & Co., Tiergartenstraße, 69121 Heidelberg, Alemania. Reproducido aquí con permiso.

miércoles, 14 de abril de 2010

¿Como sabes que Cristo está en tu vida?

¿Como sabes que Cristo está en tu vida?

¿Recibiste a Cristo en tu vida? De acuerdo con Su promesa en Apocalipsis 3:20, ¿Dónde está Cristo ahora mismo en relación a tu vida? Cristo dijo que entrará en tu vida. ¿Te engañaría El? ¿En qué base a que autoridad sabes que Dios te ha contestado tu oración? (Por la fidelidad de Dios mismo y Su Palabra.)

La Biblia promete vida eterna a todos los que reciben a Cristo
"Y este es el testimonio: que Dios nos ha dado vida eterna; y esta vida está en Su Hijo. El que tiene al Hijo, tiene la vida; el que no tiene al Hijo de Dios no tiene la vida. Estas cosas os he escrito a vosotros que creéis en el nombre del Hijo de Dios, para que sepáis que tenéis vida eterna". (I Juan 5:11-13).

Agrádesele siempre porque Cristo está en tu vida y nunca te abandonará (Hebreos 13:5). Tu puedes estar seguro, en base de Sus promesas, que Cristo vive en ti y de que tienes vida eterna desde el momento en que lo invitaste a entrar en tu vida. El no te engañará

Un importante recordatorio. . .

No dependas de sus sentimientos

La promesa de la Palabra de Dios, la Biblia, y no nuestros sentimientos es nuestra autoridad. El cristiano vive por fe (confianza) en la fidelidad de Dios mismo y Su Palabra. El diagrama del tren ilustra la relación entre el hecho (Dios y Su Palabra), la fe (nuestra confianza en Dios y en Su Palabra) y los sentimientos (el resultado de la fe y la obediencia) (San. Juan 14:21).

El tren corre con o sin el vagón. Sin embargo, sería inútil tratar de que el vagón mueva el tren. Del mismo modo, como cristianos nosotros no dependemos de los sentimientos o emociones, sino que ponemos nuestra fe (confianza) en la fidelidad de Dios y en las promesas de Su Palabra.

Ahora que has recibido a Cristo

En el momento en que tu, en un acto de fe, recibiste a Cristo, mediante un acto de tu voluntad, muchas cosas ocurrieron, incluyendo las siguientes:

  1. Cristo entró en tu vida (Apocalipsis 3:20 y Colosenses 1:27).

  2. Tus pecados te fueron perdonados (Colosenses 1:14).

  3. Tu has llegado a ser Hijo de Dios (San Juan 1:12).

  4. Comenzaste a vivir la gran aventura para la cual Dios te creó (San Juan 10:10, 2 Corintios 5:17 y I Tesalonicenses 5:18).

¿Puedes pensar en algo más extraordinario que te haya ocurrido que el entrar en una relación personal con Cristo? ¿Te gustaría dar gracias a Dios en oración ahora mismo por lo que El ha hecho por ti? Al dar gracias a Dios, tu estás demostrando fe.

Para disfrutar tu nueva vida al máximo. . .

Sugerencias para el crecimiento Cristiano

El crecimiento espiritual es el resultado de confiar en Cristo Jesús. "El justo por la fe vivirá" (Gálatas 3:11). Una vida de fe te capacitará para confiar en Dios cada vez más en todo detalle de tu vida y para practicar lo siguiente:

El compañerismo en una buena iglesia

La palabra de Dios amonesta "no dejando de reunirnos" (Hebreos 10:25). Las brasas de un fuego arden cuando están juntas, pero si tu apartas una, esta se apagará. Así es tu relación con otros cristianos.

Si tu no eres miembro de una iglesia, no esperes a que te inviten a hacerlo. Toma la iniciativa; llama o visita a un ministro de Dios en alguna iglesia cercana donde se exalte a Cristo y se predique Su Palabra. Comienza esta semana, y haz planes de asistir regularmente.

¿Deseas compartir tu descubrimiento?

Si esta información ha tenido significado para ti o te ha ayudado a conocer a Cristo personalmente, por favor avísale a tus familiares y amigos sobre el o léelo a otra persona.

Regresar a las: LAS CUATRO LEYES ESPIRITUALES

Las Cuatro Leyes Espirituales escrito por Dr. Bill Bright. © 1965,1995 de Cruzada Estudiantil para Cristo. Publicado con permiso.

martes, 13 de abril de 2010

¿Otro fósil «antecesor de los humanos»?

8 abril 2010 — Permítame presentarle al Australopithecus sediba – ¿o quizá es el Homo fulanus? Hay un sector de científicos que están ahora discutiendo entre sí acerca de cómo clasificar unos nuevos fósiles descubiertos en una cueva en Malapa, Sudáfrica. Anunciados hoy en Science,1 los fósiles, que se afirma que tienen una edad de poco menos de 2 millones de años, están suscitando una extraña mezcla de esperanzados titulares y de consejos de cautela por parte de expertos.

Australopithecus sediba — Cráneo del holotipo. Crédito de la imagen: Phiston

Como era de esperar, los titulares en la prensa popular incitan a sus lectores con tentadores estímulos: «Esqueletos fósiles de un posible antecesor humano», escribía Charles Q. Choi para Live Science. Ker Than escribía este titular para National Geographic: «Se descubre un antecesor humano ”clave”: Unos fósiles ¿conectan a los simios con los primeros humanos?» Por su parte, Jeff Hecht anunciaba para New Scientist: «Casi humano: se descubre el más cercano primate australopiticino [sic]». Y cualquier cosa que pudiera complacer a Darwin tiene que incluir el eslogan de «arrojar luz»: El largo titular de Science Daily proclamaba: «Un nuevo homínido comparte rasgos con la especie Homo: Un hallazgo fósil arroja luz sobre la transición al género Homo a partir de los homínidos más primitivos». Fiel a su tradición, PhysOrg exhibía obediente la icónica imagen del progreso desde los simios hasta los hombres, completándola con unos rasgos racistas en los colores de la piel y con exhibiciones sexistas únicamente de machos desnudos, con las piernas o brazos derechos ocultando artísticamente sus partes pudendas. Sin embargo, no queda muy claro porqué dejaron al hombre más evolucionado sin barba, a no ser que este gráfico sea lamarckiano, pero entonces lo que falta es un buen indicio de obesidad ...

Sin embargo, un examen detenido de estos artículos revela una gran cantidad de dudas acerca de muchos aspectos de la narrativa:

  • Taxonomía: Los expertos diferían enérgicamente acerca de si estos especímenes debían clasificarse dentro de Australopithecus u Homo. Si se hubiera clasificado dentro de Homo, habría representado un linaje de vía muerta sin consecuencia para la evolución humana. Parece haberse dado una fuerte polémica entre los descubridores y otros expertos acerca de qué taxón emplear.
  • Rasgos: El esqueleto parece exhibir un mosaico de rasgos: extremidades largas y una pequeña capacidad cerebral, pero indicaciones de una postura erguida y dientes de apariencia humana.
  • Procedencia: Los expertos estaban en desacuerdo acerca de si los huesos estaban enterrados juntos, o si cayeron a otros niveles después de su enterramiento.
  • Datación: La datación depende de la procedencia, pero se realizó una medición de materiales por debajo de los huesos mediante datación U-Pb. La asignación de una fecha es crítica para los evolucionistas para su percepción de la relación del espécimen con el linaje humano.
  • Esperanza: Nadie está afirmando que estos fósiles clarifiquen ninguna narrativa de una evolución humana. Esperanzas de que pudiera resultar así se ponen en tiempo futuro: «Esta nueva especie de Australopithecus sediba podría llegar a clarificar este debate, y ayudar a revelar nuestros antecesores humanos directos».
  • Credibilidad: Lee Berger, el principal autor del artículo, ha estado involucrado en duras polémicas con otros paleoantropólogos acerca de qué homínidos son representativos de antecesores humanos. Michael Balter escribía así para Science:2 «Algunas de las otras afirmaciones pasadas de Berger han desencadenado fuertes críticas, incluyendo un informe sumamente propagandizado en 2008 de humanos diminutos en Palau, que Berger creía que podrían arrojar luz sobre los pequeños hobbits de Indonesia. Pero otros investigadores dicen que los huesos de Palau pertenecen a una población humana moderna de dimensiones normales». Berger dio a este nuevo fósil un nombre sugestivo: sediba es un término local para «manantial» —como si su descubrimiento pudiera adquirir sentido sencillamente por designarlo de esta manera.
  • Candidatura: El titular de Michael Balter en Science que acompaña al artículo es más cauto que en la prensa popular: «Candidato a antecesor humano procedente de Sudáfrica provoca elogios y debate».
  • Disputa: Balter citaba la opinión de Tim White: «Dada su edad tardía y su anatomía de grado Australopithecus, contribuye poco a nuestro conocimiento del origen del género Homo».
  • Enterramiento: Las hipótesis de los autores acerca de cómo los huesos quedaron enterrados contienen muchos elementos ad-hoc (véase más abajo).
  • Secuencia: Balter consideraba la opinión de Chris Stringer del Museo de Londres de Historia Natural con este resumen: «No más antiguo que 2 millones de años, A. sediba es más reciente que fósiles de apariencia Homo en otros lugares en África, como un maxilar superior de Etiopía y un maxilar inferior de Malawi, ambos datados en alrededor de 2,3 millones de años».
  • Deflación: Hasta Lee Berger, el descubridor, hace esta admisión: «Berger y sus colaboradores reconocen que los fósiles mismos de Malapa no pueden ser antecesores de Homo, pero sugieren que A. sediba pudiera haber surgido algo antes, y que los homininos de Malapa serían miembros supervivientes tardíos de la especie».
  • Significado: Todo lo que Balter podía decir para concluir es un ejemplo de confusión: «se clasifiquen como se clasifiquen, los descubrimientos de Malapa “son importantes especímenes en la conversación” sobre el origen de nuestro género, dice [Susan] Antón [Universidad de Nueva York], y “se tendrán que considerar en la solución”.» Esta declaración implica que las conversaciones no incluyen soluciones —sólo preguntas.

Un segundo artículo que acompañaba al anuncio del descubrimiento consideraba el contexto geológico de los fósiles.3 Defiende una hipótesis de que los esqueletos fueron enterrados por un corrimiento de tierras en la cueva antes que los carroñeros pudieran acabar con ellos. Pero otros no están tan seguros: «El geoquímico Henry Schwarcz de la Universidad McMaster en Hamilton, Canadá, observa que el equipo sugiere que los cuerpos de los homininos pudieran haber sido desplazados por corrientes fluviales después de caer dentro de la cueva desde orificios en la tierra más arriba», explicaba Michael Balter. «En tal caso, los fósiles podrían no estar estrechamente asociados con los depósitos datados por debajo y por encima de los mismos». Dirks et al ponen esto en tela de juicio, y llaman la atención a que «los cuerpos estaban parcialmente articulados entre sí, lo que implica que quedaron enterrados poco después de morir». Sin embargo, mucha de la interpretación depende de la datación de los sedimentos por encima y por debajo de los huesos. La hipótesis del artículo incluye muchos elementos ad-hoc: hubo carnívoros atraídos a pozos verticales donde animales de presa habían caído y muerto: «Estos factores pudieron haber operado para acumular un diverso conjunto de cadáveres en la cámara inferior, lejos de la actividad de los carnívoros», especulaban los autores. «Los sedimentos implican que una posterior entrada de un gran volumen de agua, quizá resultado de una gran tormenta, causó un movimiento de tierras que transportó los cuerpos todavía parcialmente articulados a mayor profundidad dentro de la cueva, para depositarlos junto a una corriente subterránea». Parece que esta compleja secuencia de sucesos casuales ofuscaría cualquier posible conclusión respecto a datación.

Actualización 09/04/2010: Como es tradicional, no han tardado en surgir voces en contra. «Por favor, ¡no otra vez!», se lamentaba Carl Zimmer en Slate, recordando el bombo acerca de Ida el año pasado. Zimmer acepta la evolución, pero niega (con Berger) que el término «eslabón perdido» tenga validez alguna. En cuanto a este fósil, decía: «Ninguno de los expertos con quienes he hablado esta semana estaban dispuestos a aceptar la hipótesis de Berger acerca del puesto especial de A. sediba’s en el árbol de los homininos». «En realidad podría pertenecer a una rama diferente de la evolución de los homininos, Podría haber evolucionado sus rasgos tipo Homo con independencia de nuestros propios antecesores». Así, parece que su capacidad de iluminar mucho de nada acerca de la historia de la humanidad es más que dudosa. Zimmer citaba a Daniel Lieberman de Harvard admitiendo: «El origen del género Homo permanece tan turbio como siempre».

Y en medio de todo esto, Nature News intervenía para expresarse acerca de la relevancia (o falta de ella) de este fósil. «Las afirmaciones acerca de “un antecesor humano” desatan el escándalo», decía Michael Cherry en el titular: «la sugerencia de los investigadores de que los fósiles representan una especie de transición en la evolución humana, situado entre el Australopithecus y la especie Homo, ha sido objeto de críticas por parte de otros investigadores como una exageración». Tim White (Universidad de California, Berkeley) se manifestó con especial dureza. Decía White que la pretensión del equipo de Berger de que estos esqueletos tuvieran algo que ver con la aparición de Homo es «una especulación exenta de fósiles», añadiendo, con sobretonos referidos al caso Ida: «la obsesión con Homo en su título y texto es difícil de comprender fuera de un contexto de comunicación de masas». Luego decía que los huesos podían representar simplemente una variación dentro de otra especie conocida. Añadía la observación de que el esqueleto más antiguo de Homo predata este hallazgo por medio millón de años. Berger respondía que los fósiles más antiguos son menos completos. Un partidario de la clasificación de Berger puede haber recibido más de lo que había dado al decir: «Los especímenes de Malapa volverán a encender el debate acerca de la validez del taxón Homo habilis, y nos hará contemplar con más cuidado la variabilidad del Australopithecus africanus y de sus especies hermanas.» Cherry acababa su artículo sin un acento de duda: «los últimos descubrimientos suscitan importantes interrogantes acerca del linaje humano». Esta declaración suscita la posibilidad de que el fósil de Berger constituya un paso atrás en el conocimiento.


1. Berger et al, «Australopithecus sediba: A New Species of Homo-Like Australopith from South Africa», Science, 9 abril 2010: Vol. 328. no. 5975, pp. 195-204, DOI: 10.1126/science.1184944.

2. Michael Balter, «Candidate Human Ancestor From South Africa Sparks Praise and Debate», Science, 9 abril 2010: Vol. 328. no. 5975, pp. 154-155, DOI: 10.1126/science.328.5975.154.

3. Dirks et al, «Geological Setting and Age of Australopithecus sediba from Southern Africa», Science, 9 abril 2010: Vol. 328. no. 5975, pp. 205-208, DOI: 10.1126/science.1184950.

Si los narradores no pueden concordar acerca de su propio cuento, ¿por qué debería la audiencia considerar su actuación como una clase de historia en lugar de una comedia? Los huesos son reales; las interpretaciones son sumamente cuestionables y falibles. Con toda probabilidad lo que aquí tenemos es otro simio extinto de entre tantos simios extintos que vivieron no hace tanto tiempo. Los imaginativos paleoantropólogos darwinistas están anhelantes de adivinar atributos humanos en cualquier tipo de huesos que encuentren. Luchan y se pelean sobre dónde estos huesos pertenecen en su imagen mental de cómo los filósofos emergieron a partir de monos chillones en los árboles. ¿Qué caso se les puede hacer? Ya hemos visto este show muchas veces, y sabemos el final. Alguien aparecerá en el escenario con otro hueso, y anunciará: «Todo lo que sabías está equivocado» (véase 23/02/2001, 19/02/2004 —en inglés).


Fuente: Creation·Evolution HeadlinesAnother Fossil “Human Ancestor” Claimed 8/04/2010 Redacción: David Coppedge © 2010 Creation Safaris - www.creationsafaris.com
Traducción y adaptación: Santiago Escuain — © SEDIN 2010 - www.sedin.org

Cultura Cristiana Copyright © 2011 | Template created by O Pregador | Powered by Blogger